General Motors dibuja el futuro de la industria: estos serán los 10 trabajos más demandados en 2025

 |  @davidvillarreal  | 

En General Motors han querido reflexionar acerca de un tema que, lo creas o no, ya se está notando en los talleres. La evolución del automóvil está llevando a que el conocimiento técnico de un automóvil se dirija cada vez más al ámbito eléctrico y tecnológico. Tanto es así, que en General Motors ya están pensando en las que serán las profesiones más demandadas en la industria del automóvil dentro de una década, en 2025. ¿Habrá menos ingenieros expertos en mecánica? ¿Habrá más expertos en electricidad, software, tecnología y sostenibilidad? Eso parece. Estas serán las 10 profesiones más demandadas en la industria del automóvil en 2025.

En diez años no va a desaparecer el motor de combustión, pero si es cierto que el porcentaje de vehículos con algún tipo de solución eléctrica o híbrida va a aumentar considerablemente.

1. Ingenieros eléctricos. Para entonces, y según General Motors, los sistemas híbridos y eléctricos, las baterías y la electricidad se habrán convertido prácticamente en un estándar de los automóviles modernos. El motor de combustión seguirá satisfaciendo a la mayoría de los automóviles, pero es de suponer que el grueso de la comercialización contará con algún tipo de electrificación, desde sistemas híbridos completos y enchufables, hasta soluciones micro-híbridas de muy diversa índole, sistemas de recuperación de energía, sobrealimentación eléctrica, etcétera.

2. Expertos en analítica. No solo serán importantes en 2025, ya lo son en cualquier ámbito de la empresa. Lo interesante es la línea de trabajo hacia la que apunta General Motors, el análisis del big data, de la información que recopile nuestro coche de nosotros para estudiar estrategias con las que perfeccionar, poco a poco, nuestra eficiencia.

Ingenieros de software, desarrolladores web, de aplicaciones, e interfaces, serán perfiles cada vez más demandados en la industria del automóvil. Que se lo digan si no a Tesla Motors, que para muchos está más próxima a una tecnológica pura y dura que a una marca de automóviles.

3. Diseñadores de interfaces. Si muchas marcas hubieran puesto más hincapié en este punto, especialmente en lo que concierne a equipos de entretenimiento y navegación, no nos encontraríamos con que el diseño y la accesibilidad y facilidad de manejo de cualquier tablet moderno es mejor incluso que el ofrecido por un buen sistema de entretenimiento. El reto de la próxima década será que el conductor pueda lidiar con cada vez más información, de manera más segura, sin desviar la mirada de la carretera, ni las manos del volante.

4. Programadores web. La conectividad entre automóviles y dispositivos portátiles, como tu móvil o tu tablet, nos invita a pensar que las marcas necesitarán cada vez más programadores, no solo responsables de gestionar la parte técnica que intermedia entre tu coche y la “nube” a la que te conectas, sino también de diseñar la interacción con los sistemas de a bordo y las aplicaciones móviles.

Habrá coches que conducirán solos, pero también necesitaremos a ingenieros que, de alguna forma, les “enseñen” a conducir.

5. Ingenieros en conducción autónoma. Hoy mismo os hablábamos de un futuro de camiones autónomos, sin camioneros. ¿Qué sucederá con esos trabajos? No parece que las máquinas vayan a sustituirnos como conductores, ni a corto, ni a medio plazo. Pero sí sabemos que esas máquinas tendrán que “aprender” a conducir, adquirir técnicas para ser cada vez más seguras. Y eso únicamente lo podemos conseguir – de momento – nosotros, humildes humanos. También se requerirán expertos en todas y cada una de las tecnologías involucradas, desde la inteligencia artificial, hasta el uso de radares, sensores y controles automáticos.

6. Atención al cliente. Aunque – imaginemos por un casual – los coches del futuro sean cada vez más fiables, lo cual es mucho decir, puesto que por mucho que avance la calidad de la producción y se garantice que los sistemas y piezas sean más fiables, el aumento del número de estos, definitivamente, hará que un coche siga siendo propenso a sufrir fallos, probablemente fallos que hasta ahora desconocíamos. Por eso en General Motors creen que la interacción con el cliente aumentará, buscando canales más directos, como las redes sociales. Es probable que estén pensando en el asunto de las llamadas a revisión o incluso en sistemas de diagnóstico que serán capaces de predecir averías, y que todo ello esté supervisado por una red de atención al cliente con más personal y mayor preparación.

7. Expertos en sostenibilidad. Más allá de mejorar la eficiencia de sus motores, que importar importa, en General Motors estarían pensando en la evolución que demandan sus factorías, en un uso más eficiente y responsable de la energía, en fuentes renovables, en la reducción de los deshechos, etcétera.

El futuro requerirá de expertos en impresión 3D. ¿Imaginas que cualquier repuesto pudiera fabricarse en unos minutos en el taller? Sin stocks, sin pedidos a fábrica, almacenes…

8. Ingenieros industriales. Seguirán siendo indispensables. Aunque algunos piensen que las fábricas necesitarán cada vez menos trabajadores “humanos”, lo cual es cierto, la labor de construcción de un automóvil exigirá cada vez más un personal formado que se encargue del perfecto funcionamiento de la maquinaria y los robots que ya casi nos han sustituido en las líneas de producción.

9. Ingenieros en impresión 3D. Según General Motors, la revolución de la impresión 3D solo acaba de empezar. En el futuro muchas piezas de nuestros automóviles serán construidas mediante impresión tridimensional, de manera que estas técnicas llegarán a ser indispensables para mejorar la sostenibilidad y la eficiencia del proceso de ensamblado. Por no hablar de una cuestión muy curiosa e interesante. Si el número de piezas impresas, o susceptibles de ser impresas en tres dimensiones, aumenta, muchos talleres podrán sustituir sus stocks, sus pedidos a fábrica o al almacén, por una máquina que en unos minutos creará las piezas que sus clientes requieran.

10. Propulsión alternativa. La industria ha de seguir perfeccionando la técnica e investigando en soluciones como el almacenamiento energético, ya sea en baterías o pilas de combustible.

Fuente: General Motors
En Diariomotor: Prueba del Renault Eolab: viajé al futuro, me gustó y regresé para contaros cómo será el Renault de la próxima década

Lee a continuación: eCall obligatoria en 2018: la llamada de emergencia que podría salvarte la vida, en 10 preguntas y respuestas