9 detalles por los que, si te gustan las motos personalizadas, te enamoraras de la BMW R nineT Scrambler

 |  @HerraizM  | 

BMW se ha propuesto sacar al refinado aventurero que llevas dentro y ha dado forma a una BMW R nineT preparada para ir, con mucha clase, más allá del asfalto. Como no podía ser de otra forma la ha llamado BMW R nineT Scrambler y uno de sus principales encantos reside en el alto grado de personalización que ofrece.

Las preparaciones de motos están de moda y llegan al público general:

No cabe la menor duda de que existe un auténtico gran movimiento de personalización de motos. Las cafe racer están más vivas que nunca y con ellas han arrastrado a otros estilos, como las Brat o las Scrambler. Las firmas no se han querido quedar fuera de este movimiento y ahí tenemos a Ducati resucitando a la Scrambler, a Yamaha con su programa Yard Built y la Yamaha XSR o a BMW, que ya dejó claras sus intenciones con la BMW R nineT y que las confirma ahora con esta BMW R nineT Scrambler.

Breve repaso, ¿qué nos ofrece mecánicamente la BMW R NineT Scrambler?

El apartado mecánico de la BMW R NineT Scrambler queda en manos de un bicilíndrico bóxer refigerado por aire/aceite que con un cubicaje de 1.170cc desarrolla una potencia de 110 caballos con un par de 116 Nm. La parte ciclo ha sido adaptada a esa cierta vocación offroad con una nueva horquilla delantera y unas llantas de 19 y 17 pulgadas (delantera/trasera) que pueden equipar de serie neumáticos de tierra.

Preparada para ser personalizada:

De serie la BMW R nineT Scrambler cuenta con una buena serie de detalles pensados por y para su personalización:

1.- Mazos de cables separados: BMW ha facilitado la modificación de los elementos que interfieren con el apartado eléctrico de la moto ofreciéndonos dos mazos de cables bien diferenciados: uno para el apartado mecánico y otro para periféricos como la luz delantera, los intermitentes… facilitando así el trabajo a la hora de cambiar estos elementos.

2.- Anclajes para cambiar de posición la matrícula: es habitual ver preparaciones, sobre todo en cruisers, donde la matrícula ha sido realojada en el lateral. BMW ha pensado en ello y facilita la tarea con una serie de anclajes donde también pode ubicar la correspondiente iluminación.

3.- Un depósito en aluminio opcional sin tratar: además del depósito de acero pintado original la R nineT Scrambler cuenta con la posibilidad de recurrir a un depósito de aluminio donde las soldaduras están a la vista o bien lijadas, ofreciéndonos así desde la propia marca una de las soluciones más habitúales cuando se busca darle cierto toque “rat” a nuestra preparación.

4.- Dorsales y una cúpula clásica: entre los accesorios oficiales lanzados por BMW para la Scrambler nos encontramos con los tradicionales dorsales portanúmeros y una nueva y comedida cúpula que le sienta fenomenal.

5.- Solo o acompañado, tu decides: al igual que la nineT “normal” la Scrambler ofrece la posibilidad de prescindir del subchasis trasero… y con el de la plaza posterior.

6.- Una rejilla para su faro: este accesorio le sienta realmente bien y ensalza a la perfección su lado offroad… a pesar de que tiene un “pero”, no es legal utilizarlo en la vía pública. “Ouch”.

7.- Banda sonora Akrapovic: la Scrambler recurre a un sistema de escape de diseño alto con doble salida por el lateral. Si la melodía de serie no te gusta Akrapovic tiene la solución desde el propio catálogo de BMW.

8.- Una colección de ropa “vintage”: además de personalizar la moto también nos encontramos con un catálogo de ropa en BMW que casa a la perfección con el enfoque de esta moto. Una colección BMW Motorrad Style Vintage que además podemos complementar con el casco Legend o una chaqueta de cuero.

9.- Seguro que BMW nos tiene preparada alguna sorpresa con preparadores de primer nivel: con la BMW R nineT la firma germana ya nos sorprendió acudiendo a alguno de los mejores preparadores del mundo para presentarnos diferentes perspectivas de la roadster, una idea que seguro vuelven a repetir con la Scrambler.



Lee a continuación: BMW R nineT Scrambler: la nineT se vuelve (más) aventurera