Cuando la publicidad se disfraza de seguridad vial y responsabilidad social corporativa

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días recordaba, gracias a Menéame, una acción publicitaria apoyada por la Dirección General de Tráfico. Una campaña en la que se animaba a parar cada dos horas, o 200 kilómetros en trayectos largos (hasta aquí genial), para tomar un refresco. Fue entonces cuando recordé que hace varios años – según Tráfico, la campaña comenzó hace ahora 11 años exactamente – ya habíamos recibido las respectivas notas de prensa de la DGT avisándonos de la campaña, e incluso la correspondiente convocatoria de la presentación de esta acción. Y prácticamente de inmediato recordé, una vez más, por qué jamás nos hicimos eco de esta acción en Diariomotor.

La primera razón por la cual jamás publicamos esta acción no fue otra que percatarnos de que, tras la fachada de una acción loable, y necesaria, en pos de la seguridad vial, de una “campaña de verano para prevenir la fatiga al volante”, se escondiera el trabajo de la Asociación de Bebidas Refrescantes (cuenta entre sus asociados con las marcas más importantes de refrescos y bebidas azucaradas de nuestro país) para recomendarnos tomar un refresco en nuestras paradas.

No nos sorprendió, en absoluto, que la asociación, y los fabricantes pertenecientes a ella, hubieran sido capaces de hilar de manera tan elocuente sus intereses con la seguridad vial. Lo que sí nos sorprendió más, e incluso nos defraudó, fue el apoyo de la Dirección General de Tráfico, especialmente con un tema tan delicado, que tantos fallecidos genera en nuestro país, el de la fatiga, y por ende los despistes en carretera.

Desde su blog, y desde su visión como nutricionista, Juan Revenga ya alertaba estos días del uso inadecuado que se estaba realizando de algo tan importante como la seguridad vial, oculta bajo la fachada de la responsabilidad social corporativa, para perpetuar malos hábitos alimenticios, que generan graves problemas de salud en nuestro país. Esa bien podría ser una razón más para criticar a esta acción, pero nosotros iremos directamente a la segunda razón que encontramos cuando conocimos esta campaña. ¿De verdad son estos consejos válidos para vencer a la fatiga?

Insistimos en que parar cada dos horas, o 200 kilómetros, estirar las piernas y los brazos, y tomar el aire, no son solo consejos recomendables, sino un hábito que deberíamos considerar como imprescindible a la hora de realizar un viaje, especialmente en verano. La falta de hidratación también contribuye, junto a otros factores varios, como la falta de ventilación en el vehículo, y una temperatura muy elevada a bordo, en la aparición del cansancio.

Con lo cual parece razonable que viajar con una botella de agua a bordo sea un hábito recomendable, saciar la sed.

El problema lo encontramos en el momento en que se intenta hilar esa necesidad por hidratarse, con el hecho de parar en un área de servicio a tomar refrescos azucarados, carbonatados, y/o energizantes, o refrescos de cola con cafeína. Basta un vistazo al vídeo promocional de la campaña, el mismo que podemos ver sobre estas líneas. ¿Hasta qué punto contribuyen estas bebidas a hidratarnos y mitigar la fatiga?

La cafeína, en cantidades moderadas, es un estimulante que contribuye a mantenernos concentrados, y disminuye la somnolencia. Pero incluso la DGT, en sus acciones de concienciación (ver consejos “Comer bien y conducir mejor” y dossier sobre la fatiga), se muestra cauta aconsejando el café en dosis muy pequeñas, o incluso omite aconsejar utilizar el café, y las bebidas con cafeína, como soluciones para vencer y evitar la fatiga.

De hecho en su dossier “Comer bien y conducir mejor” ya desaconsejaban el consumo de café, bebidas con cafeína y bebidas gaseosas, por contribuir en la generación de problemas estomacales, como la acidez y, como consecuencia de ello, molestias que pueden hacer más tedioso nuestro viaje.

De manera que tras este análisis quizás ya seamos capaces de responder con rotundidad a esta pregunta: ¿debería apoyar Tráfico estas campañas publicitarias? No, no debería.

Lee a continuación: Dimite María Seguí: las cifras tras el mayor escándalo en la DGT

  • Leonmafioso

    Cuando priman los intereses de algunos a las entidades no les importa romper sus propias reglas.

  • Arcest

    Tomamos una bebida azucarada cada 2 horas y de paso nos volvemos diabéticos y dañamos el esmalte de los dientes.

  • emjpshyco

    Qué raro, la DGT nunca se ha caracterizado por tener instinto recaudador ni por contradecirse…

  • Miguel

    A ver si nos enteramos, patrocina el RACE, no la DGT

  • Miguel

    ¿Qué interés tiene el autor del artículo en hacer campaña contra la DGT, que ni pincha ni corta en este corto? ¿Por qué no dirige su ataque contra el RACE?