No, la carretera no es un circuito y este vídeo de un Ford Focus RS y un Renault Mégane RS es la perfecta excusa para recordarlo. Foto 1 de 3.