CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

2 MIN

Atravesar zonas inundadas a toda velocidad es un gran error, y este vídeo lo demuestra

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 30 Sept 2022
Cruzar Zona Inundada
Cruzar Zona Inundada

Llega el otoño, y con el otoño suelen llegar las lluvias. Aunque ahora mismo no llueva en tu localidad, es posible que se produzcan lluvias muy considerables e incluso inundaciones durante los próximos meses, como ya han advertido algunos meteorólogos. Cuando las carreteras se inundan o un gran cauce de agua las cubre, se han de extremar las precauciones. Nunca debemos cruzar una carretera inundada si no estamos seguros de lo que estamos haciendo o es estrictamente necesario. Y el vídeo que acompaña este artículo nos lo demuestra clarísimamente.

El vídeo en cuestión ha sido grabado por un británico llamado Tom Sunderland, que filma habitualmente el Rufford Ford. Una pequeña sección de carretera que se inunda cuando llueve de forma intensa. Este tipo de travesías no son demasiado frecuentes, pero incluso existen en España. En el caso de Rufford, incluso existe un sistema para medir la profundidad de las aguas, y ver si es seguro cruzarlas. Aunque no existe un caudal que pudiera mover un coche - un peligro en sí mismo - la profundidad de las aguas puede superar un metro en ocasiones.

Con un caudal rápido y abundante incluso corremos peligro de que el coche sea llevado por la corriente.

Incluso cuando la profundidad del agua es modesta y un coche podría vadearlo con cautela, atravesarlo a alta velocidad es una terrible idea. Tan mala como atravesar agua de un metro de profundidad. El desplazamiento del agua provoca una subida del nivel que llega a superar el capó de los coches, introduciendo agua en la admisión de los motores. El agua no se puede comprimir en el interior de un motor, y no solo los cala e inmoviliza el coche, si no que puede provocar daños permanentes en el motor en casos graves.

En el vídeo podemos ver varios coches que han sufrido este problema, incluso todoterrenos con su admisión de aire situada muy por encima de la de un turismo convencional. Ante la duda, da un rodeo y busca otro camino, pero si es estrictamente necesario vadear el agua estancada, hazlo con tiento y a poca velocidad.