Mi coche no acelera y pierde fuerza, ¿qué avería puede tener?

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Coche No Acelera Pierde Fuerza Combustion Diesel Calentadores

Puede que en alguna ocasión hayas notado que tu coche no acelera como debiera y que le falta fuerza o potencia, más allá de que te hayas acostumbrado a su caballaje (al principio 200, 250 o 300 cv pueden parecer muchos, pero luego...). Son muchas las causas o posibles averías que puede tener además del irremediable paso del tiempo, algunas de la cuales te contamos a continuación.

 

1. Sistema de sobrealimentación

Coche No Acelera Pierde Fuerza Turbo Porsche

El déficit de potencia más notable se produce cuando hay algún tipo de avería en el sistema de sobrealimentación, ya sea mediante turbocompresor o compresor volumétrico. En los motores turbos el problema más frecuente es una fuga de aire en algún manguito rajado o una abrazadera floja, y es que debido a la presión del aire tras pasar por el turbocompresor (más del doble de la presión atmosférica) un pequeño agujero es suficiente para perder todo el aire (y oxígeno) que necesita nuestro motor. Otro problema, relativamente menos frecuente, sucede cuando se traban los álabes móviles y orientables en los turbos de geometría variable (turbo muy frecuente en propulsores diésel modernos). Una pérdida de potencia a determinados regímenes de giro son un síntoma evidente de ese mal funcionamiento de la geometría variable del turbo. Por último, no demos olvidar que componentes como la válvula de descarga o el accionador neumático de los álabes móviles en los primeros turbos de geometría variable son accionados mediante vacío, y una fisura en esas conducciones hará que entre aire (muy fácilmente, ya que el vacío de dentro lo ayuda) y no trabajen como deben.

Fugas en los manguitos de admisión o conducciones de vacío son dos de las causas más frecuentes de pérdida de potencia relacionadas con el turbocompresor.

En cuanto a los compresores volumétricos, como ya os contamos en Diariomtoor, giran accionados mediante una correa impulsada por el cigüeñal, de la misma forma que lo hace otro elemento auxiliar como el alternador o el compresor del aire acondicionado. Además del propio desgaste interno, como el de los lóbulos, que da lugar a una pérdida de estanquidad y menor compresión de los gases, si la correa que lo impulsa está destensada, o la polea del mismo trabada, son causa de una pérdida de potencia, pues el compresor recibe menos energía de la necesaria, y por tanto, entregará menos potencia de la esperada.

 

2. Sistema de encendido (motores gasolina)

Coche No Acelera Pierde Fuerza Bujias

El sistema de encendido es el responsable de producir la chispa en el momento adecuado que genera la explosión de la mezcla aire-gasolina en los propulsores que trabajan bajo el ciclo Otto, y si esa chispa no es la adecuada, ni por calidad ni por tiempo, es causa de una pérdida de potencia. El problema más usual, y también uno de los más económico (unos 10 €/bujía), radica en unas bujías en mal estado y que necesitan ser cambiadas (ojo, dependiendo de su aspecto la avería puede tener su origen en otro problema). Siguiendo con el sistema de encendido, y asumiendo que todos los elementos como cables o conectores están bien conectados, unos cables de bujía en mal estado (estamos hablando de coches ya entrados en años, que son los que los equipaban) son otro de los grandes clásicos en un encendido deficiente, y de nuevo se trata de otro de los problemas más económicos.

Sustituir unas bujías viejas o sus cables no suponen un gran desembolso económico y sí una gran mejora.

Si continuamos recorriendo los elementos que componen el sistema de encendido llegamos a las bobinas en los vehículos más modernos y a los distribuidores en los clásicos y youngtimers. Estos elementos son los que, básicamente, elevan el voltaje desde los 12 V hasta los 10.000 V necesarios para ionizar el aire y que se produzca la chispa entre los dos electrodos de la bujía. En cuanto a las boninas, en algunas ocasiones el fallo no es especialmente notable y solo saldremos de dudas mediante una diagnosis. Más miga tienen los distribuidores de esos coches clásicos, donde las principales fuentes de avería nos las podemos encontrar desde la llamada tapa del delco, fabricada en baquelita, y que con el tiempo y las altas temperaturas suele romperse, hasta el ruptor o platinos que requieren ser limpiados periódicamente.

 

3. Sistema de inyección

Null Null

Si esa falta de potencia que experimentas en tu coche viene asociada con ciertos tirones es muy posible que ese problema sea debido a una avería en el sistema de inyección. Podemos encontrarnos ante un inyector defectuoso u obstruido, o que por el paso del tiempo, si se trata de inyectores mecánicos, la aguja no cierre correctamente, además de alguna fuga en algún retén. Otro elemento que es susceptible de fallo y provocar esa pérdida de fuerza es el sensor de presión puesto que si éste arroja un valor erróneo, el combustible no entrará a los cilindros con la presión adecuada.

En menor medida, una bomba de combustible, ya sea de alta presión en los turbodiésel modernos con sistema common rail, o la bomba de baja presión que se encarga de impulsar el combustible desde el depósito, así como un filtro de combustible obstruido, también podrían ser responsables, ya que impiden que llegue la gasolina o el gasoil necesario al motor.

 

4. Sistemas anticontaminación: EGR y FAP

Audi S8

La válvula EGR y el filtro antipartículas son dos verdaderos clásicos en todas las listas de averías, así que no podrían ser menos en este artículo. Una EGR obstruida, la cual no cierre de forma adecuada, estaría recirculando los gases de escape en todas las situación, en las que debe y en las que no debe. Por tanto, son en esas segundas situaciones, como una aceleración a fondo a plena carga, en las que podremos sentir esa merma de potencia. Este mal funcionamiento viene acompañado de otros síntomas, como tirones o un aumento del humo de escape (en color negro o grisáceo oscuro).

Circular a bajas revoluciones o por ciudad de forma muy frecuente son dos de las conductas típicas que obstruyen el filtro antipartículas, ya que se producen más residuos en la combustión y no se alcanza la temperatura necesaria para incinerarlos y eliminarlos. Así, un FAP obstruido hará que nuestro coche entre en "modo protección" y se limite la potencia, acompañando normalmente esta situación del correspondiente testigo de advertencia en el cuadro de instrumentos.

 

5. Sistema de admisión

Coche No Acelera Pierde Fuerza Vw Tdi Taller

Ya lo hemos dejado ver en el primer punto: el aire es un componente clave para el funcionamiento del motor. Junto a esos manguitos de la impulsión del turbo rajados, un caudalímetro dañado son las dos grandes causas de la pérdida de potencia en un motor. El caudalímetro es el encargado de medir cuánto aire entra a los cilindros, por lo que si su lectura no es correcta, la cantidad de combustible inyectado no será la apropiada. Para medir ese aire dispone de un filamento de material conductor, de forma que en función de cuánto aire pase su temperatura variará unos grados arriba o abajo, traduciéndose esta variación de temperatura en una variación de la resistencia eléctrica, y por tanto, en un voltaje que interpreta la ECU. Un ralentí inestable o acelerado son síntomas asociados a ese caudalímetro averiado.

El caudalímetro y las fugas de aire en los manguitos del turbo son las dos principales causas de pérdida de potencia.

Además del caudalímetro, una mariposa que no abra o cierre correctamente, así como las válvulas de una admisión variable (las llamadas "palomillas" de los motores BMW), causan esa pérdida de fuerza al no introducir la cantidad de oxígeno necesaria en los cilindros. Tampoco debes olvidar que un filtro de aire sucio provocará, además de esa pérdida de rendimiento, un aumento del consumo de combustible.

 

6. Desgaste propio del motor

Coche No Acelera Pierde Fuerza Bmw Motor

El motor de un coche está compuesto por un conjunto de piezas de acero y otras aleaciones que se desplazan unas sobre otras, produciendo una serie de rozamiento y desgastes en las mismas, que dan lugar una pérdida de compresión: paredes de los cilindros, segmentos, asientos de válvulas, levas... No obstante, este desgaste es fruto de un proceso muy gradual, y no debería dar lugar a pérdidas de potencia notables y repentinas hasta que se alcance ciertos límites.

En esta misma línea, y en propulsores más antiguos, puede darse el caso que las válvulas no cierren herméticamente o no alcancen la alzada máxima, situaciones que también llevan acarreadas ese déficit y que son fácilmente corregibles mediante un reglaje de válvulas.

 

7. Otras causas: electrónica, rozamientos y modificaciones

Coche No Acelera Pierde Fuerza Llantas Bme M5

Finalmente nos podemos encontrar con otros causantes de una menor potencia que no están tan estrechamente ligados con el motor o sus elementos y sistema auxiliares. Uno de ellos es la electrónica, que de igual manera a lo subrayado en el caso del FAP, por cualquier otro motivo es posible que nuestro coche entre en modo emergencia o protección y se limite la potencia entregada.

También cabe la posibilidad que un freno de mano demasiado tensado, unas pastillas que rocen en exceso con el disco en su estado de reposo, así como algún rodamiento de las ruedas en mal estado, estén lastrando el avance del coche. Una forma para descartarlo es poner punto muerto y observar si el vehículo disminuye su velocidad considerablemente.

Ciertas modificaciones como unas llantas de mayor tamaño restan potencia al motor.

Por último, y aunque este párrafo daría para más de un artículo, cualquier modificación realizada bajo un criterio erróneo corre el riesgo de disminuir la potencia de nuestro coche (o necesitar más para ofrecer un mismo resultado). Por ejemplo, unas llantas de mayor diámetro suponen más masa y mayor inercia, las cuales, además de empeorar la dinámica de conducción por ese incremento de la masa no suspendida, también ocasionarán un aumento del tiempo de aceleración. Otro clásico es incorporar filtros de aire directos o modificaciones en la admisión, cosa que si no se hace correctamente y se reconfigura la centralita con los nuevos parámetros, también será contraproducente.

Más guías en Diariomotor sobre averías:

- Problemas comunes de un diésel: cómo prevenir averías en la geometría variable del turbo
- 9 síntomas de averías en tu coche que detectas por el aspecto de las bujías
- Cómo detectar que mi coche tiene problemas de culata
- Cómo saber si el alternador de mi coche está averiado
- 5 síntomas de que tu turbo está a punto de romperse: ¿qué puedes hacer?
- 5 síntomas de que la suspensión de tu coche está en mal estado
- Cómo saber si los inyectores de mi coche están sucios o averiados
- Síntomas de que la EGR de tu coche diésel está obstruida o averiada
- Mi diésel expulsa humo blanco, ¿es síntoma de una avería? ¿qué avería?
- La carbonilla está poniendo en peligro el motor de tu coche diésel: cómo evitar averías y reducirla

Ver todos los comentarios 0