Mi coche no arranca: ¿qué avería puede tener?

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Coche No Arranca Averia Capo

Una de las peores sensaciones que puede experimentar cualquier conductor es introducir al llave en el clausor, girarla, y... ¡voilà!: el coche no arranca. A continuación ya llegan los desajustes, pues siempre ocurre en el peor momento posible, tener que llamar a la grúa, quedarte sin coche una semana, en fin. Sin embargo, algunas veces la solución a ese problema es más simple de lo que parece, y tú mismo puedes solucionarlo en cinco minutos. Sea como fuere, a continuación te contamos las causas más típicas por las que tu coche puede no arrancar.

 

Batería con baja carga

Coche No Arranca Averia Cambio Bateria
El fallo más común cuando un coche no arranca es una batería sin carga, cuya solucuón pasa irremediablemente por sustituirla. La forma más fácil de comprobar si esto es así es utilizar un polímetro o multímetro, colocando las sondas en los bornes de la batería y leyendo el voltaje: debe de ser igual o superior a 12 V. Si no dispones de un polímetro a mano, unas luces de cortesía muy atenuadas o que el mando a distancia no funcione son síntomas de que la batería está agotada.

Como ya decíamos la solución pasa por sustituirla, aunque si tienes un cargador de batería y no es muy vieja, puedes intentar cargarla y ver qué ocurre. De forma provisional para poder utilizar el coche puedes servirte de unas pinzas o arrancador portátil, y no trates de arrancar tu coche empujándolo si es posterior a los 2000 - 2005, ya que podrás provocar alguna avería mayor o sufrir algún susto (recuerda que mientras el motor esté parado no tendrás dirección asistida ni servofreno).

Un consejo, si al comprobar el voltaje de la batería es correcto, pero percibes esos indicios de luces atenuadas, revisa que los los bornes no presenten suciedad y están bien conectados apretándolos con la llave correspondiente (suele ser una 10 mm), puesto que cualquier holgura, por mínima que sea, puede provocar este tipo de fallo.

 

Motor de arranque

Coche No Arranca Averia Motor Arranque Alternador
El segundo gran clásico por el que un coche no arranca es el propio motor de arranque. Este elemento es un pequeño motor eléctrico que cuenta con un piñón que ataca directamente al volante de inercia, de forma que en el momento de arrancar se acopla al dicho volante y suministra al motor "ese primer empujón".

El fallo más típico es que los rodamientos sobre los que gira el rotor se desgasten y quede adherido al estátor, oyéndose un típico "clac". De nuevo, la solución es cambiar ese motor de arranque, o al menos los rodamientos si tenemos suerte de que exista despiece, algo muy poco habitual en los vehículos de nueva factura. No obstante, si presenta buen acceso y lo golpeas (con cuidado) puedes soltar el rotor y tratar de arrancarlo.

 

Problemas en el sistema de combustible e inyección

Null Null
Si no llega combustible a los cilindros es imposible que pueda arrancar un motor, así pues, cualquier anomalía en el sistema de alimentación puede provocar que tu coche no arranque. Lo más obvio pasa por comprobar que tengas combustible en el depósito (existe la posibilidad de que el indicador de cuadro marque que hay, pero si el aforador está roto su lectura será errónea) o que no existen fugas en ninguna conducción, además de que el filtro de combustible no esté obstruido.

Una vez con esos tres básicos descartados, el origen del problema puede darse en la bomba de combustible (al poner el contacto deberías oír un zumbido, señal que indica que funciona y está cebando el circuito), o algún sello defectuoso en los inyectores o la bomba de alta presión en los propulsores diésel common rail, ya que si el gasóleo no alcanza la presión de inyección necesaria no arrancará. Si en el vano motor percibes un fuerte olor a diésel o gasolina, ahí tiene el origen del problema.

 

Bujías de precalentamiento o calentadores en mal estado

Coche No Arranca Averia Combustion Diesel Calentadores
En un motor diésel, a diferencia de uno de gasolina, el encendido es por compresión, es decir, se comprime aire, aumentando su presión y temperatura, y unos instantes antes de que alcance su volumen mínimo se inyecta gasóleo finamente pulverizado a alta presión (del orden de los 1.500 a 2.000 bares), lo que produce un deflagración de la mezcla. Así, en épocas con muy bajas temperaturas exteriores, las llamadas bujías de precalentamiento, o simplemente calentadores, son esenciales para arrancar tu motor diésel: proporcionan la temperatura necesaria al aire en los momentos iniciales para que se produzca esa deflagración. Así pues, si los calentadores están en mal estado (en el cuadro de instrumentos aparecerá una luz naranja en forma de muelle), es posible que no arranque el motor, o que lo haga con mucho esfuerzo.

Igualmente, pero en menor medida, unas bujías defectuosas provocan dificultad al arrancar en los motores de gasolina, pero estos, por debido a su principio de funcionamiento, no son tan sensibles.

 

Inmovilizador electrónico y otros sistemas antirrobo

Null Null
Desde hace ya unos cuantos años, bastantes, los coches equipan en sus llaves un pequeño chip (transpondedor o transponder) que cuando se introduce el espadín en el clausor y se gira para arrancar el vehículo es detectado por una "antena" y en caso de no llegar la lectura correcta el coche no arrancará. En principio esta es una medida antirrobo, pero que también puede no funcionar adecuadamente y da lugar a este tipo de averías.

Si al tratar de arrancar el coche, no hay señales de batería en mal estado, ni de otro tipo y simplemente no hace nada, como si no girases la llave, podemos estar ante la posibilidad de un fallo en el inmovilizador electrónico. Utiliza el juego de llaves de repuesto, y si consigues poner en marcha el motor ahí tienes la fuente del problema. Otra posibilidad es que el fallo esté en ese lector o en el clausor, entonces usar el segundo juego de llaves no solucionará la avería.

 

Fusibles y relés

Coche No Arranca Averia Fusibles Reles 04
Como bien sabes, la electricidad es parte esencial de nuestro coche, por esa maraña de cables que puedes encontrar en todos sus rincones circulan los electrones necesarios para controlar y hacer funcionar todos sus elementos, desde la radio o la luz de cortesía, hasta el propio motor de arranque o la bomba de combustible. Así, es posible que se haya fundido un fusible que proteja el circuito de alguno de lo elementos esenciales para poner en marcha el motor.

La solución pasa, en primer lugar, por comprobar los fusibles pertenecientes a esos circuitos esenciales (motor de arranque, bomba de gasolina, inmovilizador...) con la ayuda del manual de instrucciones para identificarlos. No obstante, y dado que es una labor que no te llevará mucho tiempo, comprobarlos todos no está de más, ya que esa información que aparece en el manual de usuario es en líneas generales, y no sabemos a ciencia cierta cómo es el conexionado interno.

Finalmente, tampoco nos debemos olvidar de sus compañeros de baile: los relés. Un relé es básicamente un interruptor, que cuando recibe una corriente de baja intensidad activa un circuito secundario donde la intensidad es mayor, siendo este segundo circuito el que alimenta componentes como la bomba de gasolina, entre otros, de forma que si no escuchas el característico zumbido de esta bomba al poner el contacto, un relé defectuoso puede ser el origen del problema. A diferencia de los fusibles, es menos habitual contar con relés de repuesto, así que antes de acudir al taller puedes pedir a alguien que trate de poner en marcha el motor mientras te sitúas junto al relé e intentes percibir un "clac", ruido que emite al altivar ese segundo circuito de mayor intensidad.

 

Sensores de posición del embrague, freno y selector de la palanca de cambios

Volvo S40/v40
Prácticamente todos los coches modernos con arranque por botón exigen pisar el pedal de embrague a fondo, por lo que si el sensor (fintarruptor final de carrera) que posee dicho pedal no funciona adecuadamente no podrás poner en marcha el motor. Igualmente, los vehículos automáticos de nueva factura obligan a pisar el freno a fondo. Por otro lado, esos coches equipados con cambio automático también requieren que su palanca esté situada en la posición P o N, por lo que si el sensor de selector del cambio no detecta esos dos posiciones tampoco arrancará.

 

Otras causas menos frecuentes

Coche No Arranca Averia Ferrari Taller
Son muchas las posibles causas de que tu coche no pueda arrancar, hasta ahora hemos expuesto las siete más comunes. Sin embargo, hay otras menos frecuentes pero que también son posibles. Por ejemplo, un fallo en la mariposa de admisión o un filtro de aire muy obstruido impide que llegue la suficiente cantidad de oxígeno a los cilindros, por lo que no podría ponerse marcha. Una baja compresión, provocada por un desgaste en los segmentos o en los asientos de válvulas, también son causa de que no pueda arrancar, aunque en este caso deberías de haber experimentado un mal funcionamiento del propulsor anteriormente y de forma muy acusada.

 

Más guías sobre averías en Diariomotor:

- Mi diésel expulsa humo blanco, ¿es síntoma de una avería? ¿qué avería?
- 9 síntomas de averías en tu coche que detectas por el aspecto de las bujías
- Averías diésel: cómo puedes reconocer los síntomas de un turbo que está en las últimas
- 10 malos hábitos que pueden destrozar tu coche (las averías que a veces provoca el conductor)
- Cómo prevenir averías en el turbo de tu coche diésel
- Cómo saber si los inyectores de mi coche están sucios o averiados

Ver todos los comentarios 0