Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Curiosidades F1: El último coche de Fórmula 1 que no lo era

Desde que lo que hoy conocemos como Fórmula 1 comenzó en 1950, las normativas han sufrido infinidad de cambios. Con ello, durante muchos años fue posible ver varias máquinas en competición que no habían sido fabricadas con la Fórmula 1 en mente. Coches de sport y monoplazas de Fórmula 2 fueron los más populares fuera de la categoría reina, sobre todo en los años 50 y 60. Este tipo de circunstancias se dieron durante años hasta llegar al último Fórmula 1 que no lo era.

La historia comienza con un equipo fundado a principios de los años 80 por el magnate italiano del acero Giuseppe Lucchini. El nombre de la escuadra es conocido y sobrevive al paso del tiempo, ya que hablamos de la BMS Scuderia Italia -significando las siglas Brixia Motor Sport- que inició su andadura en los rallyes y en la primera edición del WTCC en 1987. Para 1988, Lucchini decidió llevar el desafío al siguiente nivel y entrar en la Fórmula 1.

Evidentemente, la BMS Scuderia Italia no tenía los medios para construir ellos mismos un coche así que recurrieron a Dallara para que les fabricara un monoplaza con el que competir. Desafortunadamente, el coche no estuvo listo para la primera carrera de la temporada y de cara al Gran Premio de Brasil de 1988, la escudería se presentó en el circuito de Jacarepacuá con el último coche en inscribirse para una carrera de Fórmula 1 sin ser un coche de tal categoría.

Puesto que Dallara era quien se encargaba del F188 que acabó estando listo para la segunda carrera, ellos mismos proporcionaron un reemplazo con el que inscribirse en Brasil y cumplir con la normativa que exigía que estuvieran en todas las carreras. El Dallara 3087 era el monoplaza de Fórmula 3000 que Forti Corse había usado el año anterior y teniendo en cuenta que había sido poco competitivo en su categoría, no tenía esperanzas en la Fórmula 1. Usaba el motor de 3.000 centímetros cúbicos de su categoría y aunque sin limitador, fue inapelablemente lento.

El mejor tiempo que firmó el pobre Alex Caffi estuvo a dieciocho segundos de la pole position -los Fórmula 3000 más rápidos estarían a doce o trece segundos por lo menos- y evidentemente no se le permitió tomar la salida aunque no por ser lento sino por terminar en trigésimo primera y última posición. De hecho, Caffi fue el único coche en no pasar la sesión de preclasificación -añadidar al haber más de 30 coches-. Aunque cabe preguntarse si alguien en BMS Scuderia Italia esperaba entrar realmente en la carrera... seguramente no.