CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

6 MIN

Bloc de notas desde Sugo: Fórmula 3 japonesa

Àlex Garcia | 1 Oct 2018
sugopuentedunlop2018f3-mdmc
sugopuentedunlop2018f3-mdmc

Por primera vez, Diariomotor Competición está en Japón para un fin de semana de carreras. Esta vez, nos espera la Fórmula 3 japonesa en un evento en el que son protagonistas por encima de categorías menores. Junto a esta categoría está uno de los varios certámenes de Fórmula 4 en Japón, además de una competición de Mazda MX-5, otra de Honda N-ONE y otra de Honda Fit (conocidos en Europa como Jazz). De esta forma, en Diariomotor Competición hemos querido seguir con una nueva edición de nuestro Bloc de notas, en esta ocasión desde el circuito de Sugo. Se trata del lugar más lejano desde el que hemos reportado carreras y así, queremos repasar algunas de las cosas más curiosas e interesantes del fin de semana de la Fórmula 3 japonesa el ratonero circuito de Sugo.

- Me dirigí al circuito en uno de los famosos taxis japoneses, con la conducción más fina que haya visto en un taxista. Una vez en el circuito, el personal es amable y me ayuda a dirigirme al lugar donde me acreditan... ¡previo pago! Diferencias culturales...

- La vista del circuito de Sugo es espectacular. Una de las carreteras de acceso (dentro del circuito) discurre a escasos metros de la pista, con la impresión que ello supone. El paddock y buena parte del trazado están en una especie de anfiteatro que hace que visualmente resulte muy espectacular. Aunque no sea uno de los trazados menos conocidos por detrás de Suzuka y Fuji e incluso Motegi y Okayama, ¡es digno de ver!

- Los Fórmula 3 no son coches especialmente veloces, dentro de la pirámide de los monoplazas, superados por los Fórmula 2, Super Fórmula, IndyCar, Fórmula 1... pero también la extinta Fórmula Renault 3.5. Aún así, dan la impresión de ser muy rápidos en un circuito estrecho (entre 10 y 12 metros) y revirado. ¡Lo que debe ser ver a los Dallara SF14 o SF19 del próximo año, aquí!

- La sala de prensa no está, como es habitual, en el edificio de boxes. En Sugo está reservado para los garajes y la torre de control, de manera que la sala de prensa está en otro edificio detrás del paddock. Lo bueno es que está situado en un punto que permite muy buena visibilidad de todo el primer tercio del circuito. ¡Un lugar bastante idóneo!

- El ambiente del fin de semana estuvo a medio camino entre relajado y 'racing'. Todos los presentes en el paddock estaban allí para correr, fuera en categorías de más alcance como la Fórmula 3 japonesa o en clases menores como la Fórmula 4 del Este de Japón (no FIA) o clases de coches de calle adaptados para circuito como la N-ONE Owner's Cup para los Honda N-ONE.

- Por la mañana tuve la suerte de subirme a dos de los coches de seguridad del circuito de Sugo con su piloto habitual, Koji Obara. Tras dos vueltas de locura con el Nissan GT-R NISMO, exploramos el circuito a una velocidad algo más tranquila (muy relativo) con un Honda Civic Type-R. La experiencia, absolutamente espectacular.

- Imagen curiosa, la de ver a Ukyo Sasahara, piloto del equipo Threebond en el que militaba Álex Palou la pasada temporada, con una botella para su bebida con los logos de Solan de Cabras. De hecho, el logo está también en el monoplaza del Japonés. ¿El motivo? Threebond Trading es distribuidora de Solan de Cabras en Japón. ¡Qué cosas!

- La mañana del domingo amaneció con una lluvia terrible... y ¿qué mejor para abrir el apetito de carreras que dar algunas vueltas en un Toyota 86 bajo un torrente de agua? Pocas cosas, desde luego. Así que me subo al coche rojo y a disfrutar de las pérdidas de agarre y demás vistas curiosas. ¡Fácil acostumbrarse a esto!

- ¡Sin miedo! En Japón no hay agobios por el clima. ¿Que hay un tifón previsto para la tarde-noche? Pues se adelanta el programa todo lo posible y se acortan los eventos. Así funcionan por aquí.

- ¿Churros? Churros. Aunque esta comida es de lo más español que hay, en Japón (como en tantos otros lugares del mundo) también tienen. Eso sí, encontrarlos en el circuito de Sugo con un propietario al que le hace una gracia tremenda la idea de servirle churros a alguien del lugar de origen del plato no era algo que estuviera en los planes.

Foto | Àlex Garcia