Craig Lowndes anuncia su retirada de la competición a tiempo completo

 | 

La noticia bomba en el paddock de los famosos V8 Supercars en 2018 que ha explotado esta madrugada. Craig Lowndes, leyenda en el automovilismo de Australia, ha anunciado su retirada a tiempo completo de los V8 a final de 2018. El alumno del querido y añorado Peter Brock, colgará el casco.

“Siempre he dicho que hay dos factores que han hecho que continuase compitiendo: la motivación de hacer lo que más me gusta y la competitividad. De hecho, no ha cambiado nada al respecto. Simplemente quiero que mi última temporada completa sea de buenos resultados. Después de ver como fue el año pasado, tanto Roland Dane como yo hemos decidido que esta será mi última temporada a tiempo completo", ha expresado Lowndes en rueda de prensa.

Para que los lectores comprendan el impacto del anuncio, Lowndes es como Fernando Alonso para Australia. No a nivel F1, obviamente, pero sí dentro del ecosistema propio de los V8 Supercars. Adorado, estimado y odiado; Lowndes ha dejado marca en la categoría. Recibió amenazas cuando dejó Holden por Ford a principios de milenio, en uno de los fichajes más controvertidos de la historia. Ese movimiento fue fichar por el eterno rival. Y fue perdonado.

La victoria más importante de su trayectoria, hasta el momento, fue en 2006. Consiguió su segunda Bathurst 1000, pero esa fue especial. Ganó semanas después de que Peter Brock perdiese la vida en un rally en Tasmania. Ese fue el momento en el que se reunió de nuevo con los fans de Holden. Ese 8 de octubre, Lowndes se puso en un lugar al que nadie ha conseguido llegar. Y ese 'status' es lo que da la importancia a esta noticia.

"De parte de todo Holden, nos gustaría dar la enhorabuena a Craig Lowndes por su tremenda trayectoria en los Supercars y el en Campeonato Australiano de Turismos. Debutaste a tiempo completo en 1996, y te has convertido en uno de los campeones más queridos en la historia del deporte australiano", ha comunicado Holden. "Tus récords son extremadamente remarcables. Hasta la fecha has competido en 652 carreras en los Supercars, conseguido 106 victorias, seis Bathurst 1000, cinco Sandown 500 y eres el ejemplo de liderazgo con tres campeonatos totales".

Más allá de los números, Lowndes será recordado también por ser el rival de Mark Skaife. La pugna entre ambos será tratada y rememorada como una de las rivalidades más duras dentro de los V8. Para llegar a comparar, fue como un Hamilton vs Alonso... ¡pero durante tres años! Todo empezó cuando Lowndes volvió a los Supercars tras un paso bastante horroroso por la F3000.

Holden apoyó a Lowndes en el salto a los monoplazas, pero un tal Juan Pablo Montoya le pasó por encima. Lowndes casi ni puntuó (un cuarto puesto en Enna Pergusa), mientras Montoya peleó con Ricardo Zonta por el título. Curiosamente, tanto el colombiano como el aussie fueron pupilos de Helmut Marko. 16 años después, Lowndes sí compitió bajo colores de Red Bull en el Red Bull Racing Team -Triple Eight Race Engineering para los amigos-.

Por esa época, Lowndes ya había sorprendido al mundo de los V8. Que Holden respaldase su regreso a la categoría y le diese un volante oficial fue el resultado de una trayectoria, hasta el momento, impoluta. En 1996 consiguió el título de la categoría y ganó las dos citas más importantes (Bathurst y Sandown) junto a Greg Murphy. Esa fue la temporada de confirmación de lo que Peter Brock advirtió cuando lo puso debajo de su ala.

Un par de años atrás, Lowndes debutó en Bathurst. Venía de competir en la Fórmula Holden, y era un proyecto a largo plazo para la marca. Nadie esperó que ese día Lowndes pusiese el alma en la pista y adelantase, por fuera en la curva 2 de Bathurst (Griffins' Bend) a John Bowe, una de las estrellas del campeonato. Hace unos años, Lowndes me reveló que se pasó de frenada... ¡Y aún así consiguió ganar la posición!

Este año se retirará a tiempo completo uno de los pilotos que ha dado forma a los V8 Supercars. El único superviviente de esa primera temporada como V8 Supercars en 1996, cambio realizado para lavar la cara de un ATCC que dejaba de ser un campeonato puro de turismos. Un hombre que, pese a que su último título fue hace casi 20 años, siempre entra en los favoritos y en las quinielas. Una sonrisa que es y será eterna. Una leyenda cuelga el casco a tiempo completo -no se descarta que participe en las carreras de resistencia de los V8 en futuras temporadas, tampoco se descarta Le Mans-, pero su legado será eterno. Thank you, Craig Lowndes.

 

 

FOTOS | AME Management Pty

Lee a continuación: Las estrellas de Ducati en Moto GP ya saben las sensaciones que produce el Cupra TCR