ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

3 MIN

El gran salto de la Fórmula E

Este fin de semana en Arabia Saudí arranca una nueva era para la Fórmula E. El certamen de monoplazas eléctricos se hace mayor y con su segunda generación dice adiós a los cambios de coche. Así, tendremos carreras más tradicionales por mucho que sea una incógnita hasta qué punto veremos trenecitos por miedo a quedarse sin energía… Sin embargo cuando hablamos del gran salto de la Fórmula E no queríamos referirnos a esto, sino al aspecto financiero.

Al acudir invitados por Michelin al test oficial celebrado en Cheste hace algo más de un mes, tuvimos la oportunidad de hablar con dos de los españoles más involucrados en el aspecto competitivo de la Fórmula E: Adrián Campos y Pedro de la Rosa. Ambos dejaron claro que el campeonato vive una revolución y ello se evidencia tanto a nivel logístico como presupuestario.

De la Rosa, como asesor técnico de Techeetah, ha vivido al igual que su equipo una pretemporada movida. El equipo de bandera china pasa de equipo privado con motor Renault a ser el equipo de fábrica de DS. Así, han pasado de Inglaterra (en los orígenes del campeonato todas las escuderías tenían su base en Donington Park) a Francia, situándose junto a las instalaciones de los departamentos de competición de PSA en Versalles.

El caso de Campos Racing y Mahindra es más particular. La estructura española fue contratada por el fabricante indio tras el éxito cosechado con China Racing en la primera temporada, pero poco a poco Mahindra Racing va tomando más responsabilidad y el propio Adrián Campos no descartaba que al final se independicen del todo. A medida que entran fabricantes queda menos espacio para los independientes, que aún así pueden hacer negocio al tener garantizado su sitio: el que quiera entrar debe asociarse o comprar su plaza.

En todo caso el meollo de la cuestión es la pasta. Y Adrián Campos fue muy explícito al hablar de cifras. La Fórmula E es de los pocos campeonatos hoy por hoy donde todos los pilotos cobran sin aportar patrocinadores o maletines y el valenciano compartió con nosotros una horquilla de entre 250.000 euros y 1,8 millones más premios que explica por qué cada vez más pilotos de Fórmula 1 optan por este campeonato en lugar de irse a Estados Unidos o la resistencia. Pero es que los salarios han aumentado en consonancia con los presupuestos generales de los equipos. Los 1,5 millones con los que afrontaron la primera campaña ahora suenan a broma y aunque nadie quiere desvelar sus cartas, se habla ya de más de 30 millones de euros. Y la contención de gastos suena quimérica ahora que vienen Mercedes y Porsche…

Foto | FIA Formula E

Cargando...