ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

3 MIN

La nueva S5000 australiana se estrena en Sandown con victorias de Tim Macrow y James Golding

El pasado fin de semana dio comienzo por fin y tras tres años de culebrón la nueva S5000 australiana, el campeonato resultante del anhelo ‘aussie’ por revivir el concepto de la Fórmula 5000. Esta historia pasó por los conceptos de la Fórmula Thunder 5000 y la Super 5000, llegando incluso a enfrentarse antes de tener ninguna carrera en marcha. Al final se impuso el sentido común, aunando fuerzas y consiguiendo llevar el campeonato a buen puerto. De esta forma, el pasado sábado y domingo se disputaron en Sandown las primeras carreras de un corto campeonato de tan solo dos rondas en las que Tim Macrow y James Golding fueron los ganadores. No fueron los únicos protagonistas ya que destacó también el expiloto de Fórmula 1 Rubens Barrichello, tentado para participar en la cita inaugural (y posiblemente la próxima) de este campeonato.

Lo más atractivo de la nueva S5000 australiana es quizás la combinación técnica que hace que veamos en pista unos Onroak-Ligier JS F3 modificados con un nuevo kit aerodinámico más sobredimensionado y unos considerablemente grandes neumáticos Hoosier que se encargan de transmitir a la pista toda la potencia de los motores Ford Coyote V8 de 560 caballos. Se trata de un número considerable que además de entregar un par que desafía a los pilotos, trae consigo también un sonido espectacular, como si se estuviera escuchando a varios espíritus de Supercar encerrados en ágiles monoplazas. Claro que estos lo son un poco menos por el meso de los motores V8 de 5.000 centímetros cúbicos que montan en la parte trasera. En cualquier caso, un campeonato que pretende ocupar en Australia la posición de la IndyCar en Estados Unidos y la Super Fórmula en Japón.

En el lado deportivo, las victorias en las carreras clasificatorias fueron para Tim Macrow y James Golding. Para entender el concepto de las carreras clasificatorias, hay que explicar que la S5000 usa un sistema de fin de semana híbrido a medio camino entre el motocross y el karting. De esta forma, se disputa una sesión clasificatoria (en este caso la pole fue para John Martin) que permite a los pilotos elegir su posición de partida al 75% más rápido. El orden resultante para la primera carrera queda revertido de cara a la segunda, de manera que entra en juego la estrategia de decidir si es mejor salir muy arriba en una carrera y muy abajo en otra u optar por posiciones medias en ambas. Tanto la sesión clasificatoria como las carreras clasificatorias suman puntos para el campeonato y en base a esos puntos, se forma la parrilla de salida para la carrera final.

En este caso, la última carrera del fin de semana confirmó su buen funcionamiento al tener una parrilla de salida con los pilotos que mejor habían rendido en la parte alta. Al final, la victoria fue para James Golding con Rubens Barrichello segundo y John Martin tercero, pero desafortunadamente no se pudo ver el desarrollo de una carrera algo más larga que las dos clasificatorias ya que un fuerte accidente (afortunadamente sin consecuencias físicas para el piloto) de Alex Davison obligó a terminar la prueba antes de tiempo. Tras una primera carrera considerada como un éxito tanto a nivel organizativo como de espectáculo, la segunda llegará el día 17 de noviembre en el espectacular circuito de The Bend, donde terminará la corta primera temporada de la S5000.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Àlex Garcia

Cargando...