Leonel Pernía gana contundentemente los 200 km de Buenos Aires, remontada de campeón de Matías Rossi

 | 

Los 200 kilómetros de Buenos Aires son la cita más importante y cotizada del Súper TC2000 y su edición de 2019 no necesitó los habituales problemas mecánicos para dar acción. Disputados a 60 vueltas sobre el Circuito nº 9 del Autódromo Óscar y Juan Gálvez con una puntuación especial (incluyendo 30 puntos en lugar de 20 por la victoria), Leonel Pernía obtuvo (junto a Damián Fineschi) su primera victoria desde abril pero el posible recorte de puntos quedó en poca ganancia debido a la remontada magistral de Matías Rossi, que sacó un podio de la nada para mantenerse como líder del campeonato a falta de las dos citas finales en Río Cuarto y Neuquén.

Gabriel Ponce de León se quedó detenido desde la pole position como compañero de Facundo Ardusso y Pernía se puso líder, escapándose de su compañero Matías Milla y de Franco Girolami (copiloto de Agustín Canapino). Mariano Werner (de noveno a quinto), Matías Muñoz Marchesi (de 11º a 7º) y Ricardo Risatti (15º a 10º) fueron los que más progresaron en la arrancada, llegando el ex GP2 Risatti a adelantar al bicampeón Néstor Girolami, invitado de Honda. José Manuel Urcera rompió el embrague en la primera vuelta y Julián Santero realizó un tapón con su Toyota al grupo de Fiat y Citroën de Werner, Marcelo Ciarrocchi, Muñoz Marchesi y Facundo Chapur.

Santiago Urrutia salió en el lugar de Rossi y perdió cuatro posiciones (8º a 12º) en la salida, viéndose atacado más tarde por Ponce de León. Ambos se tocaron y se pasaron en la entrada a los Mixtos, la zona interior del circuito porteño, cayendo Urrutia al 14º puesto y complicándole la existencia a Rossi en la pelea por el campeonato. Ponce de León siguió ascendiendo y no tardó en alcanzar el top 10 en una remontada valiosa para un poderoso equipo Renault. Pernía mantenía su dominio y llegó a sacarle 13 segundos a Milla antes de que diera comienzo la ventana de paradas, establecida entre las vueltas 25 y 35.

Damián Fineschi se subió en el lugar de Pernía cuando se abrió la ventana, dejando sorprendentemente pronto su puesto el líder de carrera. Canapino relevó a Franco Girolami y pasó en boxes a Franco Vivian, sustituto de Milla, por la segunda posición. Rossi sustituyó a Urrutia, Emiliano Spataro a Santero, Juan Ángel Rosso entró por un Néstor Girolami que hizo lo que pudo (todos en la 27ª vuelta) y Ardusso tuvo un susto por la hierba tras entrar en el sitio de Ponce de León en el 29º giro. Werner derrapó con gomas gastadas antes de ceder su Fiat a Mauricio Lambiris en la vuelta 32.

Rossi fue rapidísimo y una gran parada de Toyota le ayudó a subir de la 14ª a la sexta posición, beneficiándose de la lentitud de los pilotos invitados y de la estrategia adecuada. Werner pinchó después de varios toques con los rivales y Canapino rompió el motor de su Chevrolet cuando iba segundo, habiendo recortado de trece a siete segundos la diferencia con el líder Fineschi. El top 5 estaba monopolizado por Renault y Toyota, marcas protagonistas del campeonato con sus respectivos mejores coches y pilotos: Fineschi lideró el trío de invitados sobre Vivian y Spataro y sacaba casi 20 segundos a los titulares Ardusso y Rossi.

La parte final de la zona de puntos era también territorio conflictivo, como demostró la batalla entre Mariano Altuna, Martín Chialvo (compañero de Risatti) y Antonino García (con Tomás Gagliardi Genné) por el noveno puesto. Altuna llegó a echar en la horquilla a Chialvo y el de Toyota aflojó para evitar ser penalizado. Pernía se mostró preocupado a pesar del dominio de Fineschi en su Renault y llegó a decirle a su copiloto por la radio que levantase el pie para cuidar el motor del Fluence. Rossi no aflojaba y acortó los tres segundos que tenía de desventaja respecto a Ardusso, luchando ambos pluricampeones por la cuarta posición intensamente.

Ardusso alargaba las trazadas para evitar que Rossi se le pusiera en paralelo en una carrera que volvería a acabar por tiempo en lugar de por distancia a pesar de no necesitar ningún coche de seguridad. Rossi llegó a tirarse en la horquilla de entrada a meta y empotró a Ardusso en la frenada, pero ambos cayeron rectos y siguieron su camino. Evitó Rossi pasar por el rebufo de Ardusso en meta, cortando hacia el interior cuando Ardusso pasó de dentro a fuera y pasando de forma magistral al vigente campeón. Spataro levantó y cumplió con las órdenes de equipo, cediendo a Rossi el podio en una remontada espectacular y necesaria para el piloto de Toyota.

Fineschi y Pernía dominaron el evento y se apuntaron una victoria importante para las opciones del eterno subcampeón. Milla y Vivian mantuvieron el doblete (y tercera victoria seguida en los 200 km) de Renault y Rossi cerró el podio en una actuación para el recuerdo junto a Urrutia. Santero y Spataro fueron cuartos, por delante de Ardusso y Ponce de León. Ciarrocchi y José Manuel Sapag lograron un excelente sexto con el Citroën, completando los puntos el Chevrolet de Bernardo Llaver y Lucas Colombo Russell, el Fiat de Muñoz Marchesi y Juan Cruz Álvarez, el Chevy de Gagliardi Genné y García y el Toyota de Altuna y Manuel Luque; Risatti y Chapur cayeron en picado, con dificultades para Rosso, los Conta y el pinchado Werner.

Clasificación tras los 200 km de Buenos Aires

Posición Piloto Equipo Puntos
1 Matías Rossi Toyota Gazoo Racing YPF Infinia 155
2 Leonel Pernía Renault Sport 150
3 Facundo Ardusso Renault Sport 117
4 Julián Santero Toyota Gazoo Racing YPF Infinia 103
5 Matías Milla Renault Sport 103
6 Agustín Canapino Chevrolet YPF 81
7 Mariano Werner Fiat Racing Team 53
8 Bernardo Llaver Chevrolet YPF 44
9 Mariano Altuna Toyota Gazoo Racing YPF Infinia 35
10 Facundo Chapur Citroën Total Racing 30

Lee a continuación: Agustín Canapino y Chevrolet se reivindican en un Súper TC2000 dónde Matías Rossi se afianza como líder

  • Ariel Guzman

    EN ESTOS MOMENTOS FERNANDO ALONSO ESTA PROBANDO EL TOYOTA COROLLA DE MATIAS ROSSI DEL SUPER TC 200O EN BUENOS AIRES

    • Héctor Sagués

      Atento a esta web los próximos minutos 😉