Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

McLaren salva la papeleta y recibirá de nuevo el apoyo económico del Reino de Bahréin

Coge aire, McLaren Racing y en general, el Grupo McLaren, se habían encontrado durante unos meses frente al peligro. A pesar de que habían solicitado apoyo gubernamental a través de una inyección económica, la firma británica tenía que explorar alternativas con el objetivo de encontrar ese aporte financiero que les permitiera la crisis actual con una mayor solidez.

A pesar de que se plantearon una venta de un número de vehículos históricos y de instalaciones para poder aportar algo de liquidez a la estructura, un grupo de acreedores se negó a ello, bloqueando la operación y poniendo al McLaren Group en una posición muy delicada. Ahora la propuesta ha llegado mucho antes de lo que se esperaba, después de que el Banco Nacional de Bahréin confirmara el lunes en documentos oficiales que "se habían proporcionado todos los procesos necesarios en relación con un acuerdo de financiación de 150 millones de libras esterlinas" para McLaren.

Por lo tanto, el Banco Nacional de Bahréin, el cual a su vez pertenece en un 44% al fondo soberano Mumtalakat de Bahréin (accionista del 56% del Grupo McLaren), por lo que el dinero proviene de la misma fuente de la que ya dependen los de Woking, los cuales se vieron obligados a recortar parte de la plantilla durante el mes pasado debido a la gran bajada en el número de ventas que se había producido durante los primeros meses del año.

La cifra acordada, que al cambio serían unos 163 millones de euros, ayudará por tanto a hacer frente esta segunda fases de la crisis derivada del coronavirus, por lo que, en principio, los programas de competición no se deberán ver afectador, siendo mañana el día elegido a su vez para presentar los colores del monoplaza que empleará Fernando Alonso el próximo mes de agosto para disputar su tercera edición de las 500 Millas de Indianápolis.

A su vez, Carlos Sainz Jr. y Lando Norris también retomarán la actividad competitiva este fin de semana, con ambos disputando el Gran Premio de Austria, primera carrera de la temporada del Mundial de Fórmula 1, después de un periodo que para el dúo de McLaren excede los cuatro meses sin sentarse en un monoplaza de la máxima categoría. Ahora al menos podrán afrontar este regreso a la competición (también hay IndyCar) con ciertas garantías de haber superado ese peligro de insolvencia que se planteaba si de llegar a la fecha del 17 de julio no se alcanzaba una suma de 280 millones de libras.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable