A lo largo de los años 60 y los años 70, la normativa conocida como Fórmula 5000 reservada para monoplazas de 5000 centímetros cúbicos nació y creció en popularidad hasta cotas nunca antes vistas, llegando a tener campeonatos en Europa, América y Oceanía. En un momento dado en los años 70, había más competiciones y más monoplazas de Fórmula 5000 por el mundo que de Fórmula 1, gracias a su precio reducido y su buen rendimiento en pista. Además, lo espectacular de su pilotaje y su sonido los hacía muy populares. Durante varios años, las carreras no puntuables de Fórmula 1 permitieron la participación de los coches de F5000 para rellenar parrillas. En especial, la Race of Champions y el BRDC International Trophy solían invitar a los mejores pilotos de las carreras disputadas el día antes al evento principal para darle un punto más atractivo al fin de semana con un duelo entre F1 y F5000. Entre todas estas ocasiones, solo en una logró ganar la Fórmula 5000; fue en Brands Hatch con motivo de la Race of Champions de 1973, con Peter Gethin y su Chevron oficial imponiéndose a la Fórmula 1 en 'su casa'.

Continuar leyendo »

El nombre de James Hunt es a menudo recordado por sus duelos con Niki Lauda durante las temporadas de 1975, 1976 y 1977 de Fórmula 1. Un tiempo muy corto en el que dos pilotos tan distintos conectaron fuera de la pista y pelearon dentro de ella, llevándose mucho mejor que lo que la película "Rush" muestra. A menudo se menciona el argumento de lo sobrevalorado del británico, un piloto agresivo y con talento pero que apenas estuvo en lo más alto unos pocos años. En ese sentido, el film sí acierta en que Hunt no fue competitivo más tiempo por una falta absoluta de disciplina. Pero quienes no vivieron la época, a menudo no son conscientes de que el talento de James Hunt se había notado mucho antes de llegar a McLaren, siendo considerado como una estrella en ciernes. Una de las primeras instancias fue fuera del mundial, en un BRDC International Trophy de Silverstone en 1974, en el que al volante de un Hesketh logró su primer éxito en un Fórmula 1.

Continuar leyendo »

Si hay un piloto claramente dominador del extraño mundo de las carreras no puntuables en los años 70, este es sin duda James Hunt. El piloto británico disputó un total de 11 sobre las 31 carreras no puntuables disputadas entre 1970 y 1979, siendo 11 sobre 15 en la época en la que el campeón estuvo en activo. Con un total de cuatro victorias, solo Emerson Fittipaldi le iguala en triunfos fuera de campeonato en esa época... aunque el brasileño disputaría un total de 21 carreras de este tipo, logrando un porcentaje algo peor. Más remarcable aún, Hunt logró todos estos éxitos en un solo país, Gran Bretaña, situándole como uno de los pilotos con más éxitos en carreras de Fórmula 1 en casa. En la edición de 1976 de la Race of Champions en el desafiante circuito de Brands Hatch, James Hunt logró su primera victoria con McLaren, iniciando una temporada que resultaría histórica por muchos motivos entre los que acabaría destacando el primer y único título del controvertido pero popular as de Belmont, en los suburbios de Londres.

Continuar leyendo »

Más allá de su popularidad fruto de su carácter genuíno aunque especialmente difícil, James Hunt se ganó los corazones de sus compatriotas por ser uno de los pilotos con más victorias en un Fórmula 1 en el Reino Unido. Aunque 'solo' ganó el Gran Premio de Gran Bretaña en 1977 en el año de defensa de su título, Hunt se impuso hasta en cuatro ocasiones en carreras no puntuables de Fórmula 1. La tercera de ellas fue en el circuito de Silverstone, casi un mes de su primer triunfo al volante de un McLaren en otra carrera no puntuable. En el BRDC International Trophy de 1976, la única visita de la categoría reina al trazado donde el Mundial empezó en 1950, James Hunt se llevó la victoria en un fin de semana marcado por varias curiosidades históricas. Una de las curiosas innovaciones del fin de semana fue la del "Pit Walk"; los espectadores podían pasearse por el carril de boxes durante un tiempo limitado para ver de cerca los monoplazas. Con el tiempo, esto se ha convertido en una costumbre que desafortunadamente ha quedado limitada para los VIP's. En aquel entonces, cualquier espectador podía acercarse para ver los espectaculares coches.

Continuar leyendo »

A lo largo de los años 70, la curiosa normativa de la Fórmula 1 que permitía una carrera por país en el Campeonato del Mundo tenía un efecto singular en Gran Bretaña, con citas no puntuables anualmente. Estas siempre atraían a equipos locales que no podían clasificarse para el mundial pero sí en pruebas menos concurridas. A pesar de todo y con algunos resultados inusuales, también había carreras con ganadores más habituales. Fue el caso de la Race of Champions de 1977, en la que James Hunt logró la victoria para lucir el dorsal número 1 que le acreditaba como campeón de la temporada anterior. El británico se encargó de liderar una armada de pilotos locales que coparon el top 10, con alguna limitada excepción.

Continuar leyendo »

La temporada de 1976 de Fórmula 1 es una de esas que generan afición. Un duelo entre dos pilotos con mentalidades y formas de trabajo distintas, dos equipos en la zona alta peleando por el título combinados con la presencia de varias estructuras de menor calibre que lograban mezclarse en la lucha por la victoria ocasionalmente, un grave accidente de un Niki Lauda que era el campeón en título, una recuperación milagrosa... y solo dos carreras perdidas. James Hunt, que estaba por detrás en la clasificación general, lo tenía ahora todo de cara para recortar la ventaja de su rival, pero aún tenía todo el trabajo por hacer cuando el mundial llegó a Canadá para la antepenúltima carrera del año. Fue una carrera en la que James Hunt volvió a demostrar cuánto quería el título de campeón, además de cuán capaz era de lograrlo.

Continuar leyendo »

Hay eventos en la historia del automovilismo que resultan claves para el desarrollo de la misma por motivos deportivos, técnicos o incluso políticos. En el caso del Gran Premio de Gran Bretaña de 1977, la carrera en Silverstone tuvo todo lo que puede quererse de una prueba que deba pasar a la historia, incluyendo una victoria mágica, dos debuts que marcarían el devenir de la Fórmula 1 en años venideros y el accidente más fuerte que un piloto de la categoría reina ha sobrevivido jamás. Todo ello, en medio de un campeonato que hasta ese momento había estado igualado y un Niki Lauda que estaba a punto de comenzar un majestuoso vuelo hacia la consecución de su segundo título de campeón del mundo de Fórmula 1.

Continuar leyendo »

Hoy se cumplen 35 años desde que falleció Gilles Villeneuve en Zolder, un fatídico 8 de mayo. Son 35 años sin uno de los pilotos con más talento puro que la Fórmula 1 ha visto en toda su historia pero también tres décadas y media sin uno de los hombres más genuinos y apreciados de su época. Sus historias han sido contadas tantas veces que son casi un poema épico. Por no volvernos redundantes en recordar un personaje que a pesar de todo lo merece, revisamos cinco anécdotas sobre su carrera deportiva que son menos conocidas que sus duelos con René Arnoux y Alan Jones o sus gloriosas victorias en Mónaco y el Jarama en 1981.

Continuar leyendo »

El piloto inglés volverá a ponerse detrás del volante del McLaren M23 para una exhibición, la Rolex Monterey Motorsport, que se realizará del 17 al 20 de agosto en Laguna Seca. Previamente Button tuvo la oportunidad de pilotar el coche, con el que Emerson Fittipaldi alcanzó el título de 1974, durante una serie de eventos promocionales en el año 2013, con motivo del estreno de la película Rush.

Continuar leyendo »

La historia de McLaren y Marlboro comenzó en 1974 y finalizó en 1996, llegando en ocasiones a perseguir opciones un tanto inusuales a la hora de promocionar sus productos. Pero no en todas las carreras fue la tabacalera el patrocinador principal del equipo ya que entre 1978 y 1979, en tres grandes premios McLaren lució mayoritariamente los colores de la marca de cerveza alemana Löwenbräu.

Continuar leyendo »