Marrón. El color es marrón. Seguramente estemos siendo un poco malos con Haas y Rich Energy pero el color elegido para su nueva asociación no hace más que demostrar dos cosas que se dan en este joven equipo. La primera es la falta de conocimiento del concepto de mercadotecnia. La segunda, una enorme arrogancia por parte de un equipo que ni se informó ni cree necesario un cambio. Justo es reconocer que quizás el resultado obtenido es exactamente el deseado... pero me cuesta de imaginar que sea así. Cuando el nuevo Haas se presentó entre tanta fanfarria, algunos quisieron ver en los colores de la bebida energética Rich Energy (¡la probamos!) un guiño a la mítica decoración de John Player Special de la antigua Lotus. Negro y dorado; sin duda una combinación evocadora incluso si no hubieran existido los Lotus JPS. Pero, ¿por qué era evocador el resultado y por qué no lo es tanto el actual? Lotus tiene la respuesta... por partida doble.

Continuar leyendo »

Que el circuito de Vallelunga (conocido bajo el nombre de Piero Taruffi) es uno de los más conocidos de Italia, lo sabe todo el mundo. A pesar de su larga historia en las dos ruedas, las cuatro también han tenido buena y bonita presencia en el trazado romano... pero si nos fijamos en la categoría reina, su presencia es especialmente limitada. En años recientes, equipos como Ferrari y Minardi habían realizado algunas pruebas allí, pero carreras solo se disputó una en toda su historia. Estamos hablando del Gran Premio della Republica Italiana, una cita que tuvo lugar en Vallelunga en 1972 en medio de una batalla dialéctica entre Ferrari y las autoridades italianas y que resultó en un evento bastante pobre a nivel de inscripción. Ello no impidió que tomara parte en la carrera un Emerson Fittipaldi que tiene el honor de ser el último ganador de una carrera de Fórmula 1 en Vallelunga. El brasileño se impuso en esta prueba a una parrilla poco concurrida y poco competitiva aunque los aficionados disfrutaron por lo inusual de ver a los coches allí.

Continuar leyendo »

Técnicamente y si nos ceñimos a nuestros análisis de las carreras no puntuables de Fórmula 1, el resumen de la Rothmans 50.000 debería quedar fuera de lugar. La cita, organizada por la tabacalera Rothmans y con una cantidad de dinero descomunal en cuanto a premios y patrocinio para la época, pretendía ser la gran carrera para acabar con todas las demás. En otras palabras, una prueba organizada bajo normativa de Fórmula Libre que habría permitido que compitiera cualquier coche que así lo quisiera. Algunos de estos coches fueron monoplazas de Fórmula 1 y la victoria de Emerson Fittipaldi justifica que esta carrera sea relatada. Incluso en algunos círculos, se considera a esta cita como una carrera no puntuable de Fórmula 1 más, aunque a título personal me cuesta pensar que sea así al ser normativa abierta y contar con tan pocos coches de este tipo. Pero, con nuestro afán de dar la información completa, relatamos una historia de lo más peculiar con multitud de tipos distintos de coches y una rencilla entre tabacaleras, con tractores Ford como estrellas invitadas.

Continuar leyendo »

En temporadas recientes hubo un auténtico movimiento a menudo de queja y en otros casos de mofa con respecto al lío del nombre Lotus y su vuelta a la categoría reina en 2010 de la mano del equipo de Tony Fernandes y la estructura de Renault en Enstone. De esta forma, de un año para otro el nombre de Lotus se asoció con dos estructuras distintas a través de dos canales distintos: el de Team Lotus comprado por el propio Fernandes y Lotus Cars, marca hoy en día propiedad de Proton. Casualidad, entonces, que ambos venían de Malasia.

Continuar leyendo »

Aunque un piloto sea velocísimo, necesita una buena máquina. Es una creencia generalmente aceptada y mirando año por año lo que dio de sí la Fórmula 1 parece confirmarse. De ahí que el equipo del campeón del mundo suela tener a segundos pilotos que también están arriba, ya sea en liza por el título u ocupando un puesto de espectador privilegiado. Pero a veces también existen los desastres y en algún caso es algo dramático.

Continuar leyendo »

En 1966, Mike Spence tomó parte en un Gran Premio de Fórmula 1 con un Lotus de color rojo. No era un coche oficial sino una máquina del equipo de Reg Parnell. Once años más tarde sí hubo un Lotus oficial del equipo de Colin Chapman pintado en el siempre estridente color rojo. No fue esta vez el color Rosso Corsa sino otro algo distinto, relacionado con su patrocinador, uno de los más famosos de la historia del automovilismo.

Continuar leyendo »

Que un equipo se mantenga fiel a unos colores muy particulares es algo que pasa poco en la historia del automovilismo y en todo caso suele ir ligado a la presencia de un patrocinador. Aún así y a pesar de su historia con el verde y amarillo por una parte y el negro y dorado por otra, Lotus ha tenido presencia del color rojo en varias ocasiones. Pero hubo una en la que uno de sus coches compitió pintado en Rosso Corsa.

Continuar leyendo »

A estas alturas, el piloto italiano ha iniciado una querella legal contra su ex jefe por irrespetar el acuerdo contractual pactado en 2010. Trulli había firmado por tres temporadas con la escudería Team Lotus, que posteriormente sería renombrada Caterham, pero fue sustituido por Vitaly Petrov en 2012. Al parecer, Fernandes incumplió con la compensación a Trulli y de allí el movimiento hacia los tribunales.

Continuar leyendo »