Problemas con el filtro de partículas de un coche diésel: ¿qué alternativas de reparación tengo?

El filtro de partículas de un coche diésel es un elemento clave en su sistema anticontaminación. Este filtro retiene el hollín generado por la combustión del gasóleo y evita que el coche emita nocivas partículas en suspensión. Es un elemento ubicuo en coches diésel Euro 4 y superior, por lo que llevan con nosotros más de una década. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre los filtros de partículas. En este artículo te contaremos qué hacer ante una avería en el filtro de partículas. Te explicaremos qué alternativas de reparación o regeneración tienes... siempre que no sea demasiado tarde.

Regenerar el filtro conduciendo a alto régimen

Si el coche tironea, emite humo de color negro o en la ITV te han tirado atrás a causa de gases, es muy posible que tengas una excesiva acumulación de carbonilla en la EGR y/o filtro de partículas. Sobre la EGR y sus averías te hemos hablado largo y tendido en este artículo, que te conminamos a leer. Si el filtro de partículas tiene una saturación demasiado alta de hollín, el coche tratará de regenerarlo, mediante la aplicación de un aditivo catalizador o mediante una quema a alta temperatura. El problema es que esta regeneración solo se da en unas condiciones concretas de circulación.

La regeneración del FAP es un proceso mediante el cual se quema el hollín acumulado en su interior. Se produce de forma automática, y el conductor no tiene control sobre este.

Honda Civic Diesel 2019 Prueba 18

La correcta regeneración del FAP se da en una circulación a régimen constante, normalmente superior a las 2.000 rpm. El motor debe estar a temperatura de servicio, para que los gases de escape estén a una alta temperatura. Estas condiciones se cumplen en una circulación por autopista, sin ir más lejos. Sin embargo, si conducimos abusando de las marchas largas, o nuestro coche solo hace desplazamientos cortos por ciudad, además de no darse las condiciones óptimas para la regeneración del FAP... estaremos provocando que nuestro motor genere mucho más hollín de la cuenta.

Dicho sea esto, si nuestro coche presenta un cuadro de "FAP en apuros", una buena forma de forzar la regeneración del FAP - y algo positivo para el resto de elementos del motor susceptibles de acumular restos de la combustión - es conducir a un régimen elevado y una velocidad constante. Por ejemplo, podemos circular durante una media hora a 120 km/h, en cuarta marcha. El motor girará a unas 3.000 rpm y consumirá algo más de combustible, pero con toda seguridad tu filtro de partículas se regenerará. Ahora bien, puede que esté demasiado obstruido y el problema persista. Pero existen aún soluciones.

Existen aditivos líquidos para limpiar el FAP, añadidos al combustible del coche. Pueden funcionar en caso de obstrucciones no demasiado pertinaces.

 title=

Regeneración forzada en taller

Es una regeneración del FAP, provocada en taller mediante un acceso a la electrónica del coche. Con el motor caliente y a un régimen constante prefijado, la ECU inyecta combustible adicional para elevar la temperatura de los gases de escape por encima de valores habituales. Este proceso puede ser efectivo, pero corremos el riesgo de dañar el propio FAP, debido a las altísimas temperaturas que se generan en su interior - no existe un flujo de aire que refrigere su carcasa exterior. El tubo de escape alcanza tal temperatura que incluso corremos peligro de incendiar residuos situados bajo el coche, por lo que debe hacerse en una zona bien ventilada.

Limpieza profesional en profundidad

Si el problema persiste, tenemos ante nosotros un FAP que podría haber alcanzado el final de su vida útil. Con todo, existe la posibilidad de limpiar el FAP a conciencia y recuperar parte de su efectividad. Hablo en condicional porque cada caso es un mundo. Un FAP que ha sufrido varias regeneraciones forzadas o cuyo mantenimiento ha sido muy descuidado podría haberse dañado en exceso, y ni siquiera una limpieza podría salvarlo. No obstante, una limpieza por ultrasonidos o una limpieza química en una lavadora de filtros de partículas puede restaurar al completo filtros que aún tienen vida por delante.

Fap Sucio

La vida media de un FAP se estima en unos 150.000 km. Obviamente, las condiciones de uso y el diseño de cada FAP hacen que esta cifra pueda ser muy variable.

Sustitución del filtro de partículas

Una de las opciones más caras, y en algunos casos, la única opción existente. Si los filtros no han podido ser lavados profesionalmente o la suciedad está demasiado adherida a sus celdas, su reemplazo será la alternativa más cara, pero será necesaria. El diseño de los FAP varía mucho entre coches, y su coste puede oscilar entre 500 euros y más de 2.000 euros, a lo que habría que sumar el coste de la mano de obra del taller o servicio oficial. El coste de cambiar un filtro de partículas será siempre superior en un servicio oficial, frente a un taller independiente o un servicio multimarca. En cualquier caso, es una operación económicamente dolorosa.

Vaciado y anulación

El coste de sustituir un FAP hace que muchos conductores se planteen su vaciado. Se corta la carcasa del filtro y se extraen las celdas cerámicas de filtrado, instalando en su interior un tubo recto. La electrónica del coche es a continuación reprogramada para que el coche no haga regeneraciones. Como es obvio, el coche expulsará todo su hollín a la atmósfera, y lo hará de forma visible. Aunque esta anulación evita problemas futuros, es manifiestamente ilegal y puede ser detectada en las ITV - mediante una inspección visual, o bien mediante análisis por OBD en coches compatibles con la normativa Euro 5 o superiores.

 title=

Aunque anular un FAP es relativamente asequible y evita problemas es una operación ilegal y puede ser detectada por la ITV.

Lee a continuación: Humo en el escape: las averías que revelan los gases de tu coche diésel o gasolina

Ver todos los comentarios 0