CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Este es el gesto gratuito que te ahorrará multas y disgustos al volante

Usar Intermitente

El uso de los intermitentes a la hora de señalizar nuestras maniobras es absolutamente vital para garantizar fluidez en el tráfico. Los intermitentes ayudan a que los demás conductores conozcan nuestras intenciones, además de advertir de forma visual de nuestras maniobras. No solo aumentan nuestra seguridad a la hora de circular, contribuyen positivamente a la seguridad de todos los usuarios de la vía - ya sean peatones, ciclistas, otros conductores o servicios de emergencia. Sin embargo, algunos (malos) conductores parecen no entenderlo.

No usar los intermitentes, es como mínimo, una actitud egoísta. No estamos solos en las calles, ni muchísimo menos. El uso de los intermitentes no es opcional, es una obligación que aprendemos desde la autoescuela, y los intermitentes son parte del equipamiento de serie de cualquier coche desde la época de nuestros abuelos. Su obligatoriedad está claramente explícita en el Reglamento General de Circulación, concretamente en su artículo 109:

Artículo 109. Advertencias ópticas.

1. El conductor debe advertir mediante señales ópticas toda maniobra que implique un desplazamiento lateral o hacia atrás de su vehículo, así como su propósito de inmovilizarlo o de frenar su marcha de modo considerable. Tales advertencias ópticas se efectuarán con antelación suficiente a la iniciación de la maniobra, y, si son luminosas, permanecerán en funcionamiento hasta que termine aquélla.

El primer punto del artículo 109 no deja lugar a dudas. Toda maniobra que implique un desplazamiento lateral - es decir, cualquier tipo de giro - debe ser obligatoriamente señalizada, y debe ser señalizada con una antelación suficiente. De hecho, los intermitentes deberán permanecer encendidos hasta que termine la maniobra que vamos a efectuar. La normativa también aclara el uso de los intermitentes en adelantamientos, así como el uso de las manos, en caso de fallo de los intermitentes, o de que el coche no los equipe.

2. A los efectos del apartado anterior, deberá tenerse en cuenta, además, lo siguiente:

a) El desplazamiento lateral será advertido utilizando la luz indicadora de dirección correspondiente al lado hacia el que se va a realizar, o el brazo, en posición horizontal con la palma de la mano extendida hacia abajo, si el desplazamiento va a ser hacia el lado que la mano indica, o doblado hacia arriba, también con la palma de la mano extendida, si va a ser hacia el contrario.

En las maniobras que impliquen un desplazamiento lateral, es éste el que exclusivamente se avisa, por lo que la advertencia deberá concluir tan pronto como el vehículo haya adoptado su nueva trayectoria.

En plata, cuando señalizamos un adelantamiento, solo debemos señalizar el desplazamiento lateral. Cuando estemos circulando por el carril izquierdo en el adelantamiento, no tenemos que mantener encendido el intermitente. Señalizaremos para volver a nuestro carril, y el uso del intermitente habrá terminado. Una pequeña puntualización personal: ante el volumen de tráfico en algunas rotondas, aunque contravenga la norma, mantener el intermitente izquierdo señalando nuestra intención de continuar el giro puede ahorrarnos más de un disgusto.

No usar los intermitentes con cierta anticipación también puede ser motivo de sanción.

Conociendo ya la norma, has de saber que no hacer uso de los intermitentes, o hacer un uso incorrecto de los mismos, acarrea sanciones. Son sanciones sin retirada de puntos del carnet, pero con una pena económica. Efectuar una maniobra sin hacer uso de los intermitentes supondrá 200 euros de multa, y efectuar una maniobra con un uso incorrecto de los intermitentes - dejándolos puestos al adelantar, o señalizando al lado equivocado - supondrá 80 euros de multa. En todos los casos, el infractor puede acogerse a un descuento por pronto pago.

Más allá de la multa, recuerda que el uso de los intermitentes puede evitarte muchos problemas. Multitud de accidentes, golpes que pueden ser tontos pero muy molestos - y accidentes no tan tontos, si implican a usuarios vulnerables - serían evitables si condujésemos de forma menos agresiva, más defensiva y haciendo buen uso de herramientas como los intermitentes. En el fondo, se trata de usar el sentido común. No uses los intermitentes por evitar multas, usa los intermitentes por educación, cortesía, seguridad y sentido común.

Usar los intermitentes te evitará enfados, frustraciones e incluso accidentes.