CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

7 MIN

Así sufrimos el mal uso de los intermitentes (y cómo cambiarlo)

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 16 Feb 2021
Usar Intermitente
Usar Intermitente

Contenido

Cuando nació el automóvil, a finales del siglo XIX, los contados vehículos que circulaban por las calles no disponían de intermitentes. Dado el bajísimo volumen de tráfico de la época los fabricantes ni siquiera los habían inventado. A medida que los coches se fueron extendiendo por todo el mundo y el volumen de tráfico crecía exponencialmente los coches los fueron equipando paulatinamente y para la década de 1930 raro era el coche que no disponía de ellos de serie. Y aún así, parece que algunos conductores se han olvidado de que su coche los monta de fábrica.

Realmente son uno de los elementos de seguridad vial más básicos y elementales de un coche, pero a la vez uno de los más útiles y vitales: su función es indicar a los demás usuarios de la vía hacia dónde nos dirigimos y cuales son nuestras intenciones - de otra manera desconocidas para los demás vehículos - mediante una luz naranja intermitente. Son obligatorios en la Unión Europea para todos los turismos de nueva matriculación y su uso es tan sencillo como accionar una pequeña palanca tras el volante. No cuesta esfuerzo y apenas cuesta dinero.

Mi intención en este pequeño artículo es hacer sentir mi opinión sobre el mal uso, o más bien ausencia de uso de los intermitentes por parte de algunos conductores. Creo no ser el único en haber vivido situaciones de peligro o de frustración al volante debido al incorrecto uso de los indicadores. A continuación detallaré algunas situaciones en las que el uso correcto de los intermitentes redundaría en una mayor seguridad vial y fluidez del tráfico.

Uso de los intermitentes en rotondas

Las rotondas proliferan por toda la geografía española y son muy útiles en algunas intersecciones con tráfico para mejorar la fluidez de éste. El uso de los intermitentes es vital en las rotondas - así como también saber circular correctamente por su interior - pero son uno de los lugares en los que su uso más olvidado parece. Basándome en mi experiencia personal, muchas veces me detengo en el ceda el paso esperando para entrar en la rotonda mientras que varios coches circulan hacia mi salida.

Piensa en las rotondas como calles de forma circular, si tienes dudas sobre su circulación en ellas o el uso de los intermitentes.

No ponen el intermitente, por lo que espero para que pasen por delante mío y a continuación poder entrar en la glorieta con mi coche. De repente, dichos coches se escabullen por una salida anterior sin dejar muestras de ello en forma de luces naranjas de aviso. Me siento ciertamente indignado al saber que podría haber entrado en la rotonda sin problemas en lugar de esperar por esa persona que no usa los intermitentes. Creo no ser el único que ha sufrido este comportamiento egoísta e insolidario.

El uso de los intermitentes es obligatorio para indicar que vamos a salir de una rotonda y por tanto informar a los demás conductores, mejorando la agilidad del tráfico. Otro caso que puede acabar en accidente implica que nos hallamos circulando por una rotonda de dos carriles. Nosotros circulamos por el carril externo mientras que otro coche circula parejo a nosotros por el carril interno. Nuestra salida no es la siguiente pero sí lo es la del otro conductor.

No usar los intermitentes en una rotonda puede terminar en un golpe completamente evitable.

Si este señaliza su maniobra no me cuesta nada frenar ligeramente para facilitarle la salida de la rotonda, es una maniobra perfectamente legal. Sin embargo, si no lo hace entiendo que no quiere salir por dicha salida y continúo tan tranquilo; cual es mi sorpresa cuando el otro coche se abalanza sobre mí sin previo aviso cortándome el paso. Debo frenar de golpe para evitar un golpe y recibo un buen susto. Desafortunadamente, esta situación tampoco es desconocida para nadie.

Uso de los intermitentes en autopistas y autovías

Las circunvalaciones de las grandes ciudades y el tráfico denso de las mañanas no deben distraernos. Es preocupante que la mayoría de los cambios de carril que se efectúan no se señalizan debidamente: o directamente no se señalizan o bien el conductor lo señaliza cuando ya tiene dos ruedas en nuestro carril, a efectos prácticos no ha señalizado la maniobra. Si lo unimos a un respeto escaso de las distancias de seguridad obtenemos un cóctel peligroso, una colisión por alcance es posible.

Es especialmente importante usar los intermitentes si el tráfico es muy denso.

Otro caso que se da en autopistas y autovías es la no señalización o incorrecta señalización de los adelantamientos. No es nada fuera de la común ver como los coches cambian de carril sin indicar la maiobra y vuelven al carril sin hacerlo. Otro caso de uso incorrecto son los que mientras adelantan mantienen el indicador izquierdo encendido. No es una conducta peligrosa pero mucho me temo que el uso del intermitente es incorrecto, e incluso puede llevar a distraerse a otros conductores.

El proceso correcto, tal y como aparece en el Código de Circulación es el siguiente: antes de adelantar miramos que no venga nadie por el retrovisor, ponemos el indicador y una vez hayamos hecho el desplazamiento lateral lo quitamos. Una vez hayamos rebasado al coche más lento usamos el retrovisor para ver que la vuelta al carril derecho sea segura, ponemos el intermitente derecho y volvemos al carril cancelando el indicador una vez haya concluído el desplazamiento lateral. Fácil y sencillo, ¿verdad?

No mantengas el intermitente encendido mientras circulas por el carril izquierdo. Y no lo hagas para "meter prisa" a otro conductor.

Ciudad, la eterna asignatura pendiente de los intermitentes

La jungla urbana, por algo la llaman así. Atascos, calles estrechas, tráfico denso... es el terreno más propicio para que una maniobra sin señalizar acabe en un disgusto. Hay varios casos en los que no usar los intermitentes es peligroso y puede ser fuente de problemas de todo tipo. Uno de ellos es circular en calles estrechas tras otro coche. Este frena de repente en seco: por lo visto hay un hueco para aparcar. Simplemente señalizar el hueco ahorra problemas y cabreos.

Piensa en los motoristas, ciclistas, peatones y otros usuarios de la vía, mucho más vulnerables.

También se da el caso opuesto, alguien sale de su hueco de aparcamiento sin indicar la maniobra, a veces sin mirar por el retrovisor. En calles estrechas es todo un peligro, no hay sitio para esquivar al otro vehículo y en mi experiencia personal he tenido varios sustos por este motivo. Yo no puedo adivinar de antemano si alguien va a irrumpir en la calzada como tampoco puedo adivinar que el conductor del Volkswagen Golf vaya a abrir su puerta de golpe sin mirar si venía algún otro vehículo por la calle.

Con la gran cantidad de cambios de carril e intersecciones existentes en el centro de cualquier ciudad, indicar nuestras intenciones con cierta antelación es vital. Solo de tal manera los demás vehículos sabrán qué pretendemos hacer.A todos aquellos que no suelen usar los intermitentes: por favor, no cuesta nada hacerlo y la seguridad vial mejora notablemente.

0