ESPACIOS
ENERGÍA Y SOSTENIBILIDAD
Cerrar CERRAR

La industria europea de paneles solares estaría al borde de la bancarrota por culpa de China

Existe cierta preocupación en la industria de la energía solar en Europa por las importaciones chinas debido a su coste más económico y el impacto que están teniendo en su negocio. Es importante mencionar que los precios de los paneles solares han caído significativamente desde principios de año, lo que ha provocado una acumulación de existencias y una dura competencia entre los fabricantes chinos para ganar cuota de mercado en Europa.

Esto ha llevado a algunas empresas al borde de la quiebra y ha provocado riesgos de insolvencia debido a la devaluación de su producto al estar acumulado por tanto tiempo. Los efectos de esta situación en los esfuerzos de la UE por impulsar la producción local de tecnologías verdes y alcanzar su objetivo de que en 2030 el 45% de la energía proceda de fuentes renovables no se han hecho esperar.

¿Qué decisiones puede tomar la Unión Europea contra China?

La Unión Europea ya puso un arancel a las importaciones chinas en 2012 para limitar la competencia desleal y lo volvió a levantar en 2018 para impulsar las instalaciones de energías renovables. Sin embargo, esto ha llevado a una mayor dependencia de los productos chinos similar a la dependencia de la UE del gas ruso antes de la invasión a gran escala de Ucrania.

La UE está presionando a las empresas europeas para que «desprotejan» sus cadenas de suministro de China, pero esto ha resultado en poco o ningún progreso. Además, hay un impacto negativo del dominio chino en la cadena de suministro del sector energético solar sobre el objetivo de la UE de fabricar 30 GW de la cadena de suministro del en Europa para 2030, meta que ahora está «en grave riesgo».

La UE sabe de la importancia de tomar medidas tempranas para hacer frente a esta situación con el fin de alcanzar sus objetivos en materia de energías renovables, así como la necesidad de diversificar las cadenas de suministro lejos de actores dominantes como China.

Se estima que alrededor de dos quintas partes de la producción mundial de polisilicio, principal materia prima de los paneles solares, procede de la región occidental de Xinjiang, donde el gobierno chino ha sido acusado de obligar a las minorías musulmanas a trabajar en fábricas en campos de detención. Algo de lo que ya hemos hablado anteriormente, el enfoque que hay que darle a las condiciones humanitarias en la que trabajan estas personas.

Empresas de este sector han enviado cartas para recomendar a la Comisión Europea que haga una adquisición urgente de sus inventarios y acelere un reglamento previsto para prohibir los productos fabricados con trabajo forzado. Esto podría ayudar a resolver el problema de los productos chinos que entran en el mercado a bajo precio y contribuir a igualar las condiciones para los fabricantes europeos.

Más información: ft.com

Cargando...