comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

9 MIN

Consejos para comprar un coche de segunda mano con 5 años

Coche Segunda Mano 5 Anos Bmw Serie 5 Touring G31 Portada

En Diariomotor intentamos ayudarte en la elección de tu próximo, ya sea nuevo o de ocasión, y es por eso que tenemos guías con los mejores consejos para comprar un coche con más de diez años, con muchos kilómetros o para elegir tu primer coche. Entre todos esos coche, los de 5 años de edad conforman un segmento muy interesante a la par que demandado (junto a los más antiguos), pues poseen prácticamente las últimas innovaciones en materia de seguridad, tecnología y conectividad a un precio en torno a un 40 % menor de lo que costaban nuevos, además de existir una gran oferta debido a que la mayoría de las empresas de renting renuevan las flotas con esa edad. Pero, ¿qué debes tener en cuenta para comprar un coche con 5 años? Te lo contamos a continuación.

1. Documentación e historial limpio

En la comprar de cualquier coche, independientemente de su edad o estado, aunque se trate de un clásico de medio siglo para restaurar, lo más importante de todo es que la documentación esté al día. Con esto nos referimos en primer lugar que no pese sobre él ningún tipo de carga pendiente y tenga todos los impuestos correspondientes abonados.

Especialmente en coches de esta edad debes prestar especial atención a la reserva de dominio, ya que esta impide por parte de la entidad financiera (si su propietario ha optado por dicha modalidad de pago) transferir el coche. Así, hasta que su actual dueño no abone el préstamo y solicite “levantar” la reserva no podrás tener el coche que has comprado a tu nombre.

Pedir un informe del vehículo completo por 8,50 € es un básico: sabrás si el coche es transferible, si ha sido usado como renting o alquiler y si tiene alguna carga pendiente.

La mejor forma de conocer si un coche es transferible y posee algún gravamen es solicitar un informe completo del vehículo a la DGT, el cual tiene un coste de 8,50 €, y también te aportará otra información muy útil, como el historial de ITV que te ayudará a comprobar su kilometraje (aunque en este caso sólo podrás consultar la primera), así como el número de dueños anteriores o si es un coche procedente de renting.

Asimismo, tampoco olvides echar un ojo a la Ficha Técnica del coche, pues en ella podrás comprobar si se trata de una unidad importada, la motorización y potencia que dispone, si en caso de poseer alguna modificación está homologada o si ha sufrido un accidente grave que ha obligado a sustituir parte del bastidor (aparecerá un R al final del mismo). Igualmente, si en la esquina superior izquierda aparece el código 1040 o 1005 significa que ha prestado servicio como taxi o autoescuela, siendo el código 1000 el que corresponde a la clasificación de turismo.

2. Mantenimiento al día y libro sellado

Aún siendo de ocasión, un coche con esta edad supone en la mayoría de los casos un fuerte inversión, del orden de los 15 o 20 mil euros en la mayoría de los casos, por lo tanto conviene asegurarnos que se les ha llevado a cabo un mantenimiento lo más escrupuloso posible. Así pues, además de las facturas, asegúrate de que cuenta con el libro de revisiones sellado, ya que con esa antigüedad lo más normal es que se encuentre fuera del periodo de garantía oficial, y a la vez, si se trata de una unidad de las primeras tiradas de un modelo nuevo es susceptible de sufrir algún fallo de diseño. De esta forma, con el libro sellado, al pasar alguna campaña o tener algún tipo de problema mecánico la marca no podrá escudarse en un mal mantenimiento. Además, esto también te servirá para comprobar que su kilometraje es el real, pues hasta los cuatro años no habrá pasado ninguna ITV, por lo que se trata del periodo donde es posible manipularlo sin que quede constancia en ellas.

Un libro de mantenimiento sellado es casi la única forma de comprobar su kilometraje, pues hasta los cuatro años no pasa la primera ITV.

Igualmente, aunque si la unidad te cuadra por todo lo demás no debiera ser problema, los coches de esta edad suelen tener un kilometraje comprendido entre los 50 y 100 mil kilómetro, lo que significa que estos últimos necesitarán realizar algunas intervenciones algo más costosas, como la sustitución de la correa de distribución, amortiguadores o el aceito de la caja de cambios (el cual NO es de por vida, ni en las manuales ni en las automáticas). Si precisa de ellos en breve puedes usarlos como argumento de negociación.

3. Mejor un profesional, pero ojo a los rentings

Como decíamos en el punto anterior, estamos ante una gran inversión, por lo que en líneas generales es mejor gastar un poquito más de dinero y apostar por un profesional, y a ser posible, que se trate de los propios programas de vehículos de ocasión de las marcas o de una compra-venta importante de reconocido prestigio. No obstante, esto no quiere decir que existan pequeños profesionales extremadamente honestos, que los hay.

La idea de comprar un coche a un profesional es porque debe darte como mínimo un año de garantía, de hecho, aunque renuncies a ella por escrito, salvo que tu también seas otro profesional, en un juzgado invalidarían ese contrato. De esta forma quedarías cubierto ante un problema mecánico importante o cualquier vicio oculto, pues a pesar de que un particular debe responder ante esos vicios ocultos, es algo más complicado demostrar que tenía conocimiento de la avería en cuestión y ha obrado con mala fe. En un profesional directamente lo cubriría la susodicha garantía.

Sin embargo, cuando compres en un profesional debes tener presente que en muchas casos su stock de vehículos proceden de flotas de rentings. Ello puede ser un problema, ya que nos podemos topar con un renting en el que el coche ha sido conducido por una única persona y lo ha cuidado o con el típico coche de renting que ha pasado por todas las manos de la oficina, y hasta por las del cuñado del informático, y que no ha sido tratado de la mejor de las maneras posibles, lo cual a la larga puede acarrearte a la larga averías en el turbo, en la EGR u otro tipo de averías habituales, a pesar de contar con todas las revisiones pasadas en el S.O.

4. Inspección visual y prueba dinámica

Al igual que en cualquier compra de un V.O., es recomendable realizar una pequeña inspección visual y una prueba dinámica. En primer lugar fíjate en el estado de su carrocería, que las juntas o franquicias son homogéneas y no hay disparidad en los tonos de la pintura o un faro más gastado que otro. En busca de posibles indicios de un golpe, revisa el hueco de la rueda de repuesto y también en el vano motor que no haya nada extraño en las puntas del chasis ni los tornillos de las aletas con señas de haber sido tocados. No obstante, hay golpes y golpes, pues un pequeño rozón o golpe tonto contra un bolardo no es grave. Asimismo, un desgaste irregular en los neumáticos indica que los ángulos de dirección no son los correctos, bien sea porque es necesario hacer un paralelo “rutinario” o bien debido a un golpe fuerte. El problema viene cuando están las aletas tocadas, la puerta del conductor, el capó, un neumático está mucho más gastado que su compañero… es cuestión de ir sumando pequeños indicios, no sólo uno.

No se te olvide comprobar que elementos como los faros, el climatizador o los mandos del volante funcionan.

Tras esa inspección exterior toca fijarse en elementos de desgaste del habitáculo, como el volante, pedales, apoyabrazos, palanca de cambio y demás en busca de una posible alteración del odómetro. Asimismo, comprueba que elementos como climatizador o los costosos faros matrix LED funcionan adecuadamente.

Por último realiza una prueba de conducción, prestando atención en no percibir ningún ruido extraño, que las marchan engranan perfectamente en todos los modos de funcionamiento, subiendo y bajando, o que al frenar no se desvía hacia ningún lado. Igualmente, no tengas miedo de darle un pequeño apretón cuando haya alcanzado temperatura, pues te permitirá comprobar a plena carga si hay vacíos en la entrega de potencia o cualquier otro tipo de fallo que salga a relucir en esas condiciones.

5. Igual te compensa comprarlo con muchos kilómetros

Por último, en lugar de apuntar más consejos, que seguramente los conozcas todos, me gustaría dejarte una pequeña reflexión: ¿No te convendría buscar una unidad con muchos kilómetros? Supongamos que un conductor medio realiza unos 15.000 km al año, esto significa que esos coches que estás buscando tendrán unos 75.000 km. Sin embargo, si por tus necesidades recorres muy pocos kilómetros, puede resultar más interesante comprar una unidad con 150.000 o 180.000 km a un precio considerablemente menor, y después de haberla tenido unos pocos de años, cuando las demás la alcancen en kilómetros, venderla habiendo perdido muy poco dinero. Es cuestión de hacer números.

Más información útil para comprar un coche de segunda mano:

- Guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años - 10 consejos importantes para que tu primer coche sea un éxito - 5 formas de detectar si los kilómetros del coche de segunda mano que vas a comprar son reales - Cómo cambiar de nombre o transferir un coche tú mismo: todo lo que debes saber paso a paso - Informe vehículo DGT: ¿qué es, cuánto cuesta y cómo solicitarlo? - ¿Interesa comprar un coche de segunda mano con muchos kilómetros? - Cómo evitar las 4 averías más habituales en un coche diésel