Cerrar CERRAR

Guía de compra del Skoda Yeti de segunda mano

Para muchos compradores de coches, el mercado de coches usados es su única opción. Es el caso del que os escribe estas líneas, sin ir más lejos. El precio de los coches nuevos se ha disparado, pero eso no quiere decir que tengamos que renunciar a un coche usado de calidad y con un precio contenido. Uno de los SUV compactos que más desapercibidos pasan en el mercado de seminuevos es el protagonista de este artículo. Si tienes 7.000 €, tienes un SUV pequeño por fuera, enorme por dentro y con etiqueta: es uno de los mejores chollos usados del año.

El Skoda Yeti de segunda mano es una de las mejores compras si buscas un SUV compacto usado

El protagonista es el Skoda Yeti. El Yeti fue el primer SUV de Skoda, y se vendió entre los años 2009 y 2017. Tras presentarse en forma de concept en 2005, fue presentado en su versión de producción en el Salón de Ginebra de 2009. Sus dimensiones exteriores son muy contenidas, con una longitud de solo 4,22 metros. Sin embargo, su altura de casi 1,70 metros, su plataforma, sus mecánicas y su amplitud interior lo ubican firmemente en el segmento de los SUV compactos. Su equivalente actual es el Skoda Karoq, no el Skoda Kamiq.

Entre sus diferentes versiones existió un acabado Outdoor de aspecto aventurero

Fotos del Skoda Yeti

A finales de 2013 comenzó a venderse su lavado de cara, con el que perdió algo de personalidad y la curiosa doble óptica delantera que tenía antes de su actualización. Con todo, siempre fue un coche de diseño marcado, con proporciones muy cúbicas y mucha superficie acristalada. Este punto lograba que se aprovechase su espacio interior de forma sobresaliente, y el conductor tuviese una excelente visibilidad. Su habitáculo era sobrio y sin alardes de diseño, pero estaba construido con materiales de calidad y muy buenos ajustes.

Son coches cuyos interiores han soportado muy bien el paso del tiempo. Además, destacaban por una ergonomía intachable, la practicidad que siempre asociamos a Skoda y una gran modularidad de los asientos traseros. Llamados VarioFlex, estaban heredados directamente del Skoda Roomster: son tres asientos independientes, deslizantes y con posibilidad de reclinar el respaldo. El asiento central podía sacarse del coche, liberando espacio para las plazas laterales. El maletero, por su parte, cubica un sano volumen de 416 litros.

En relación a su tamaño exterior, tiene un habitáculo muy amplio y un gran maletero

La gama de motores del Skoda Yeti se compuso de varias mecánicas diésel y gasolina. Las más vendidas fueron las mecánicas diésel, todas ellas commmon-rail, y casi todas ellas afectadas por el escándalo del Dieselgate del Grupo Volkswagen. Los diésel fueron los conocidos 1.6 TDI, con potencias de 105 CV, y los 2.0 TDI, con potencias de 110, 140, 150 y 170 CV. A partir del año 2015, no están afectados por el Dieselgate. Todos contaban con etiqueta B de la DGT, a excepción de los últimos TDI de 150 CV, de producción escasa, pero portadores de una etiqueta C.

En cuanto a la gama de gasolina, contaba con motores 1.2 TSI de 105/110 CV, 1.4 TSI de 122/125/150 CV y 1.8 TSI de 152/160 CV. El Skoda Yeti era un SUV que pudo equipar cambios automáticos DSG en todas sus mecánicas, además de tracción total en sus motores más potentes. El sistema de tracción total estaba basado en la arquitectura Haldex – de cuarta y quinta generación – y no gozaba de reductora. Aun así, el Skoda Yeti tenía al menos 180 mm de altura libre al suelo y unas cotas todoterreno aceptables para ser un todocamino.

Todos los motores del Skoda Yeti gozan de, al menos, etiqueta B. Los últimos diésel incluso tienen etiqueta C de la DGT

Los motores, en general, son fiables y duraderos, especialmente los 2.0 TDI. No obstante, muchos han estado afectados por el Dieselgate y han sido reprogramados en consecuencia – para reducir su nivel de emisiones. En cuanto a equipamiento, al ser un coche estrenado en 2009, no contamos con ADAS avanzados como control de crucero adaptativo o lectura de señales de tráfico. No obstante, en las unidades fabricadas a partir de 2016 sí contamos con MirrorLink, es decir, con Apple CarPlay/Android Auto en los equipos de infoentretenimiento más avanzados de la gama.

¿Cuánto me va a costar un Skoda Yeti usado?

A riesgo de sonar gallego, la respuesta es un claro “depende”. En primer lugar, has de saber que la oferta de unidades usadas de este SUV en España es relativamente modesta. Aproximadamente, hay unas 250 unidades del coche a la venta. Los precios más altos corresponden a las unidades más modernas: diésel con etiqueta C o gasolina, con kilometrajes en torno a los 100.000 km. Estas unidades rondan los 16.000 euros. Aunque existen unidades muy baratas, el precio de corte para encontrar unidades en buen estado está en torno a los 6.500 o 7.000 euros.

Las unidades más caras son del año 2017, y pueden constar en torno a los 17.000 euros. Merece la pena optar por unidades más asequibles

Las unidades más abundantes serán 1.2 TSI, 1.6 TDI o 2.0 TDI de acceso, podrían rozar los 200.000 km, pero estarán en buen estado general. El precio “dulce” en el que se maximiza la relación calidad-precio de este SUV compacto es de unos 10.000 euros. Por ese importe encontrarás unidades bien equipadas, con motores interesantes y kilometrajes contenidos. De los Skoda Yeti se han importado bastantes unidades europeas. Si no es nacional, asegúrate de que no ha sido víctima de kilometraje “afeitado” y que cuenta con un historial claro de mantenimiento.

Fotos del Skoda Yeti

Foto de Sergio Álvarez

Sergio Álvarez

Técnico en comercio internacional de formación, los coches han sido mi pasión desde que apenas levantaba un metro del suelo y mis padres me regalaron un Ferrari rojo a pedales. Mi afición se ha profesionalizado en Diariomotor, donde estoy presente desde 2008. Escribo a diario, pruebo coches e intento ofrecer la información más interesante a vosotros, nuestros lectores. Soy aficionado al automóvil clásico y los coches "incorrectos".

Cargando...