CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Los 6+1 mandamientos que te ayudarán a superar cualquier ITV con nota

Revision Pre Itv

Las ITV son un importante examen para nuestros coches. Un examen en muchos casos anual, que es fruto de no pocos dolores de cabeza para muchos propietarios. Como cualquier examen, si vamos sin haber estudiado, es bastante probable que suspendamos. Si hemos preparado el examen a conciencia, conoceremos la respuesta a cualquier pregunta. Está en nuestra mano superar la ITV con nota, y no llevarnos un "ITV desfavorable" en la ficha técnica. En este artículo te vamos a contar 6+1 mandamientos que te ayudarán a superar con nota cualquier ITV que se te ponga delante.

1) Revisarás que todas las luces del coche funcionen

La principal causa de ITV desfavorables en España son defectos en el sistema de iluminación del coche. Comprobar el buen funcionamiento de todas las luces del coche es la revisión pre-ITV más sencilla. Es tan sencillo como darte un par de vueltas alrededor del coche. Es incluso más fácil: busca una pared cuando sea de noche, y ve activando todas las luces, comprobando que su funcionamiento se proyecta en la pared. Muy importante: no olvides verificar el buen funcionamiento del antiniebla trasero y de las luces de la matrícula. Si no funcionan, el suspenso en la ITV está garantizado.

Si los faros están mal regulados o no apuntan a donde deben también podemos tener problemas.

2) Comprobarás el buen estado de tus neumáticos

Otra de las causas más comunes de suspensos en la ITV es el mal estado de los neumáticos. En la ITV no se comprobará la fecha de fabricación de las gomas, pero si los neumáticos están muy desgastados, anormalmente desgastados - evidencia un problema de alineación o suspensión - cristalizados, visiblemente dañados (cortes, bocados, "huevos") o desparejados, no superaremos la inspección. Por desparejados queremos decir neumáticos diferentes, de marca o medida, en el mismo eje. Los neumáticos pueden ser diferentes entre ejes, mientras estén homologados.

Si nuestra monta de neumáticos no está en la tabla de equivalencias o no cumplimos con el código de velocidad mínimo... suspenderemos.

3) Practicarás la puesta a punto italiana en tu coche diésel

Hace unos meses te contamos el mejor truco para superar la ITV de tu coche diésel con nota en la prueba de gases. Conducir a bajas vueltas o conducir en ciudad durante periodos prolongados acaba saturando de carbonilla y depósitos los sistemas anticontaminación de nuestro coche diésel. Antes de ir a la ITV, y con el aceite del motor a buena temperatura, estira algunas marchas por encima de las 3.500 rpm, mientras pisas a fondo el acelerador. Repite la "puesta a punto italiana" unas pocas veces y el motor expulsará una gran parte de la carbonilla acumulada.

No es broma: puede ser la diferencia entre un suspenso estrepitoso en la prueba de gases y un sobresaliente. Además, es gratis.

4) Evitarás las luces de fallo motor

Desde hace años, en las ITV se revisa que los coches no tengan testigos de fallo en su instrumentación. Una luz de "fallo motor" puede tener decenas de causas diferentes, desde nimiedades a averías realmente graves. Una luz de fallo motor supone una ITV desfavorable, y desde hace unos pocos años, no es suficiente con "borrarla" con un lector de OBD. En coches Euro5 y superiores en las estaciones de ITV se llevan a cabo análisis por puerto OBD, fundamentalmente orientados a vigilar anulaciones electrónicas de sistemas anticontaminación.

Si nuestro coche tiene testigos iluminados en el cuadro, lo mejor es solucionar su causa.

5) Solucionarás holguras y degastes del tren de rodaje

Un origen habitual de ITV desfavorables son holguras y desgastes en el tren de rodaje. Las juntas homocinéticas de los palieres no son un defecto grave en sí, pero sí lo son si se producen fugas de aceite del cambio. Lo mismo ocurre si el motor gotea aceite o anticongelante en la propia inspección técnica. Los cojinetes de la suspensión, tirantes o bieletas pueden ser causa de un defecto grave si están en un estado muy degradado. Si tu coche tiene holguras en la dirección o cruje al pasar por zonas bacheadas, ten presente que no vas al examen con todas las de ganar.

Los amortiguadores del coche no deben ser flanes, ni supurar aceite.

6) Verificarás el estado de los frenos del coche

El buen estado del sistema de frenado es clave para que superemos la ITV, igual que también es clave para nuestra seguridad. A simple vista podemos inspeccionar el estado de las pastillas de freno, al igual que el estado de nuestros discos de freno. Si están muy desgastados la ITV puede ser desfavorable, además de provocar anomalías en la prueba de distribución de frenada. Si notamos que nuestro coche frena de forma irregular, vibra en frenadas fuertes o hace ruidos extraños al frenar, revisa el sistema de frenado antes de acudir a la inspección técnica.

El estado de las pastillas de freno está muy vigilado en las ITV.

6+1) Te pondrás en la piel del operario de la ITV

Ponte en la piel del operario de la ITV. No es tu enemigo, solo es un trabajador, siguiendo las instrucciones que ordenan sus superiores. Empatiza con los operarios: lleva tu coche limpio - a nadie le gusta trabajar sobre un coche sucio o embarrado - y facilita su trabajo con gestos tan sencillo como atar los cinturones traseros. Esto es algo especialmente importante en estos tiempos de pandemia, tanto para ti, como para el inspector de línea. Sonreír y ser amable es gratis, y en muchos casos, puede incluso ser beneficioso.