3.500 euros al año por renunciar a tu coche, ¿es la solución a los problemas del tráfico y la contaminacion?

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 
Car2go Londres 3500 Euros Renunciar Coche

Es evidente que el tráfico en las grandes ciudades genera problemas, congestión en las calles, dificultad para realizar cualquier desplazamiento urbano y, en última instancia, contaminación. Nadie pone en duda a día de hoy que, ante estos problemas, hay que valorar diferentes soluciones. Las restricciones al tráfico, abogar por vehículos menos contaminantes, e incentivar el transporte público, son algunas de las medidas que ya se están implantando en muchas urbes. Ahora bien, ¿y si nos pagaran 3.500 euros por renunciar a nuestro coche? ¿Se solucionarían los problemas del tráfico y la contaminación?

3.500 euros por renunciar a tu coche

Reino Unido está proponiendo una solución radical o, como mínimo, sorprendente, que va mucho más lejos de los incentivos para renovación del coche, que por sustituir un vehículo antiguo y más contaminante, por uno nuevo, y más eficiente, te proporcionan una pequeña ayuda económica.

Según The Times, el gobierno británico propondrá una subvención de 3.000 libras (casi 3.500 euros al cambio actual), a aquellos que decidan deshacerse de su coche privado, para moverse en transportes públicos, y coches y bicicletas compartidas.

Esta prueba piloto subvencionará con hasta 3.500 euros a aquellos que renuncien a su coche privado para desplazarse en transportes públicos

Autobus Londres

Un proyecto piloto para reducir el número de coches

El plan inicial es introducir estas ayudas a modo de prueba piloto, estudiar su funcionamiento, y su viabilidad, para decidir si es posible su implantación a gran escala en todo el país. La prueba piloto se introduciría inicialmente en Coventry y West Midlands y en ella participarían 100 conductores, que renunciarán a su coche para desplazarse únicamente en transporte público.

Cada uno de los conductores recibirá una ayuda, por renunciar a su coche, entre los 2.333 euros y los 3.500 euros al año. Esta ayuda llegará en forma de saldo en una tarjeta prepago, y en una aplicación para el móvil, de manera que esa cantidad pueda utilizarse para pagar los desplazamientos en transporte público, y otras soluciones ecológicas, como alquiler de bicicletas, o coches compartidos eléctricos.

Reino Unido valora su implantación a gran escala, que se sufrague también con planes privados, tras analizar qué incentivos conseguirían que los conductores renuncien a su coche

Car2go Bicicletas Londres

Es evidente que esta idea no está exenta de dudas y polémicas. ¿Debería pagar el contribuyente a aquellos que tomen la decisión de renunciar a su coche? ¿No tendrían el mismo derecho a esas ayudas aquellos que, desde un primer momento, se desplacen en transporte público y ya hayan renunciado a desplazarse en coche privado?

De implantarse a gran escala, en Reino Unido ya valoran que estas ayudas no solo se financien con fondos públicos, sino también gracias a la contribución de las empresas públicas y privadas de transporte, y a compañías que operen con vehículos compartidos ecológicos. El objetivo de la prueba piloto, sobre todo, pasa por estudiar qué incentivos necesitaría un conductor para renunciar a su coche privado.

Y lo cierto es que las intenciones de Reino Unido pueden ir más allá de estas ayudas. Probablemente el objetivo final sea comprender si los conductores renunciarían a su coche si a cambio pudieran desplazarse en transporte público gratis, o a muy bajo coste, que en la práctica es lo que conseguirían con estas ayudas.

Lee a continuación: El diésel aún sigue muy vivo, sobre todo en el mercado de segunda mano

Ver todos los comentarios 1
  • javi

    que propuesta más estúpida, espero y deseo que fracasen, lo que tampoco veo complicado que suceda, es inviable, sobre todo si todos con conductores hiciesen eso, ya que eso supondría dar ese dineral a todos ellos y además se dejarían de obtener los ingresos que estos pagan por poder circular, sería insostenible de manera que o se terminarían las ayudas o habría que subir otros impuestos