CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

4 MIN

Un año de récord: estos han sido los 5 coches más caros de 2022 (y no todos son clásicos)

Elena Sanz Bartolomé | 3 Ene 2023
Mercedes 300 Slr Uhlenhaut Video
Mercedes 300 Slr Uhlenhaut Video

A lo largo de 2022 hemos sido testigo de numerosas subastas, aunque algunas de ellas han acaparado más titulares que otras. No era para menos: estaban protagonizadas por coches que han batido récords. Tanto es así que, en el año que acaba de terminar, conocimos al vehículo más caro de la historia… por ahora. ¿Recordáis cuál fue? Os refrescamos la memoria con los cinco coches que hicieron saltar la banca en 2022… y no, no todos han sido clásicos.

Mercedes 300 SLR Uhlenhaut Coupé (1956) - 135 millones de euros

El Mercedes 300 SLR Uhlenhaut Coupé es, desde 2022, el coche más caro del mundo vendido, eso sí, en una subasta. Fue en 1956 cuando Mercedes fabricó dos unidades de carretera del Mercedes 300 SLR: una fue bautizada como 'Red' (Rojo) debido al color de su tapicería y la otra recibió el apodo de 'Blue' (Azul) por la misma razón.

A esta denominación se sumó el apellido del jefe de pruebas de la casa alemana: Rudolf Uhlenhaut. Durante los últimos 67 años había vivido en el museo que la marca tiene en Stuttgart y es la primera vez que uno de estos dos ejemplares salía a la venta. La puja comenzó en 50 millones y un comprador pagó 135 millones de euros, convirtiéndolo en el coche más caro que se ha subastado hasta el momento.

Ferrari 410 Sport Spider (1955) - 22 millones de euros

El Ferrari 410 Sport Spider fue uno de los prototipos que la marca italiana para competir en la Carrera Panamericana de 1955… que nunca llegó a pisar. Solamente dieron forma un par de unidades y esta, en concreto, fue la montura con la que Carroll Shelby ganó más carreras en su carrera deportiva: ocho victorias y diez podios.

Impulsado por un V12 de 4.9 litros y tres carburadores Weber 46 DCF, pasó, también, por las manos de pilotos como Jo Bonnier, Juan Manuel Fangio, Richie Ginther, Masten Gregory y Phil Hill.

Ferrari F2003-GA (2003) - 14 millones de euros

El podio se cierra con un vehículo que no necesita presentaciones. El Ferrari F2003-GA fue el monoplaza con el que Michael Schumacher ganó su sexto (y penúltimo) Mundial de Fórmula 1 en 2003. Lleva las iniciales de Gianni Agnelli (GA) y, de momento, es el F1 más caro de la historia. Ferrari lo ha mantenido en perfectas condiciones: tanto es así que está listo para salir al circuito, tal y como lo demostró Mick Schumacher.

Talbot-Lago T150-C-SS Goutte d'Eau (1937) – 12,57 millones de euros

Era la primera vez que se ponía a la venta desde el año 1950 y superó todas las expectativas. No era para menos. Este Talbot-Lago T150-C-SS Goutte d'Eau fue cuidadosamente restaurado en el año 200 para devolverle su aspecto original y la combinación de colores que lucía cuando salió de fábrica.

No obstante, su exclusividad reside en las formas de su carrocería: es una de las pocas firmadas por Figoni et Falaschi. Su exterior luce la aleación ‘Modèle New York’, de la que solamente pueden presumir dos unidades en todo el mundo. Y por si todo esto fuera poco, este Talbot-Lago T150-C-SS Goutte d'Eau es el único de ese par de ejemplares con el exterior intacto.

Bugatti Type 57S Atalante (1937) – 10 millones de euros

El Bugatti Type 57S Atalante siempre ha sido uno de los modelos más codiciados de la casa francesa: una de las razones que fue diseñado por el propio Jean Bugatti, que concibió un coupé de dos plazas.

Únicamente fabricaron 17 unidades y la ‘S’ de su nombre nos revela una característica singular de este modelo: su centro de gravedad era más bajo que el modelo estándar… y era, también, más deportivo. Y es que bajo esa elegante carrocería negra se esconde un ocho cilindros en línea atmosférico de 3.3 litros, que estaba sobrealimentado para rondar los 220 CV.