CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

4 MIN

No creas todo lo que lees, las cajas de cambio sin mantenimiento no existen

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 29 Dic 2022
Peugeot 308 2021 Interior Cambio Automatico
Peugeot 308 2021 Interior Cambio Automatico

De unos años a esta parte, tengo la sensación de que el mantenimiento de los coches ha pasado a un segundo plano en importancia para sus usuarios. No estoy hablando de aficionados al motor o petrolheads, si no del usuario medio. Y uno de los motivos es porque en la mayor parte de vehículos, los intervalos de mantenimiento recomendados se han alargado de forma considerable. De esta problemática hablaremos otro día, pero hoy queremos hablaros de una "moda" peligrosa: fabricantes que afirman que sus cajas de cambios no tienen mantenimiento.

Para un consumidor medio, saber que un componente mecánico de su coche - tan importante como la caja de cambios - no tiene mantenimiento es paz mental y menos quebraderos de cabeza. El problema está en que en muchos casos, el fabricante de esa caja de cambios, que no suele ser el mismo fabricante del coche, contraviene las indicaciones del fabricante y afirma que sí tienen mantenimiento. Adivinad quién tiene razón. Las cajas de cambio de un coche, necesitan de valvulina o líquido de cajas de cambio automáticas (ATF), para funcionar adecuadamente.

Los fluidos de las cajas de cambio pierden propiedades con el tiempo y el uso.

En el caso de los cambios manuales, hablamos de un aceite específico que baña sus engranajes, sincronizadores y mecanismos internos. Este aceite es comúnmente llamado valvulina, y suele reemplazarse cuando hay que cambiar el embrague del coche. Algunos fabricantes especifican intervalos de mantenimiento de entre 80.000 y 120.000 km para el cambio de la valvulina, pero otros fabricantes afirman que sus cambios manuales no tienen mantenimiento. Por ejemplo, el manual de usuario de los Saab 9-3 diésel afirma que su cambio manual no tiene mantenimiento.

¿Quiere esto decir que la valvulina del cambio no está sometida a degradación y desgaste a causa del uso? Tras unos 120.000 km sin cambiar la valvulina, en mi última revisión, fue cambiada, mejorando de forma sustancial la suavidad de la caja de cambios. Es evidente que la valvulina requiere de sustitución periódica, pero también es cierto que un usuario promedio, en la vida útil promedio del coche, posiblemente no llegue a experimentar fallos mecánicos a causa de ello. Los cambios manuales son robustos en general, ¿pero qué ocurre con los automáticos?

Todos los cambios tienen mantenimiento. Sean manuales o automáticos.

El ATF de las cajas de cambio automáticas es un fluido hidráulico que funciona bajo presión, y es el que permite el correcto funcionamiento del convertidor de par, además de bañar sus engranajes y componentes internos. Algunos fabricantes de coches anuncian que sus cambios automáticos no tienen mantenimiento, mientras que ZF - el fabricante del cambio automático que montan dichos vehículos - afirma que el intervalo de mantenimiento del ATF es de entre 80.000 km y 130.000 km, en función del modelo de cambio en cuestión.

Cuando se cambia el ATF de un cambio automático, suele también cambiarse su filtro, y también la junta del cárter del cambio. No es un mantenimiento excesivamente costoso, pero es más caro que un cambio de aceite de motor, especialmente si se realiza con una máquina especializada de diálisis. Cambiar el ATF de un cambio automático es especialmente importante si queremos asegurar una buena longevidad del sistema y un funcionamiento suave. Y es vital si queremos evitar averías muy costosas y complejas - mucho más que las de un cambio manual.

Los cambios de aceite son también vitales en los cambios de doble embrague.

¿Por qué algunas marcas dicen que sus cambios no tienen mantenimiento?

Los motivos no son del todo simples. Por una parte, tratan de aquilatar el coste de mantenimiento, y ofrecer tranquilidad mental al cliente promedio. Esta ausencia de mantenimiento también puede ser usada con fines comerciales, como argumento de venta e incluso. El cliente promedio tendrá el coche durante un número de años y kilómetros determinado, y los problemas derivados de la falta de mantenimiento serán responsabilidad del usuario (o usuarios) siguientes, que adquieran el coche de segunda mano.

No obstante, es posible que algunas marcas que anuncian que sus cambios no tienen mantenimiento sí sustituyan el ATF a clientes que recorren un kilometraje muy por encima de la media. Los compradores del vehículo usado serán los que lleven el coche por encima de los 10 años o los 200.000 kilómetros, y serán lo que posiblemente, no lleven el coche al servicio oficial de la marca a causa de su mayor coste. En cierto modo, no influyen en la "reputación" de la marca, y pueden achacar sus averías mecánicas al anterior usuario del vehículo.