La recogida silenciosa de basuras será pronto una realidad, gracias a este camión Mack

 |  @sergioalvarez88  | 

El servicio de recogida de basuras es imprescindible para la vida moderna, encargándose de alejar de nuestras vidas los residuos que los humanos generamos. En las ciudades, es una ruidosa flota de grandes camiones de basura la que se encargan de recoger nuestros residuos. Estos camiones vacían la basura de cubos y contenedores, compactándola en su interior. Una labor que no es precisamente silenciosa: este sistema requiere la potencia del enorme motor diésel del camión, que se revoluciona durante el tiempo que sus hidráulicos levantan el contenedor y compactan sus contenidos. Al menos hasta ahora.

Mack Trucks, la mítica marca estadounidense de camiones – que desde el año 2000 es propiedad de Volvo Trucks – ha presentado el primer camión de basura eléctrico del mercado, al menos si hablamos de vehículos de gran formato. Se llama Mack LR y promete no volver a despertarnos a las dos o las tres de la mañana. Este camión tiene una apariencia similar a la de un camión de la basura convencional, pero no consume diésel como si no hubiera un mañana y no emite un solo gramo de dióxido de carbono. El alma de este camión son cuatro enormes baterías NMC de iones de litio, de capacidad no especificada.

Aparentemente es igual a otros camiones Mack de basura. El bulldog, logotipo de Mack, es de color bronce en este camión.

Estas baterías se encargan de alimentar no sólo dos ejes motrices – con un motor de 130 kW de potencia por eje – sino todo el sistema hidráulico de compactado de basura y elevación de contenedores, necesario en cualquier camión de basura. Los dos motores son capaces de producir picos de potencia combinada de 496 CV y 349 CV de potencia continua, más que suficiente para la operativa a baja velocidad del camión. En vez de tener una transmisión de una única velocidad, cuentan con una caja de cambios de dos relaciones, para garantizar una mayor eficiencia a diferentes velocidades.

Este tipo de vehículos pesados son ideales para una correcta expansión de la movilidad eléctrica. Eliminan un vehículo ruidoso y contaminante, operando en un régimen claramente ineficiente, y lo reemplazan por una máquina silenciosa de cero emisiones. En los camiones de basura la autonomía no es un gran problema: hacen rutas cortas y siempre duermen en una base, donde pueden ser recargados durante el día, cuando están parados. Sus baterías son compatibles con un protocolo de recarga rápida de 150 kW, y en Diariomotor creemos que estos camiones cuentan con al menos 300 kWh de electricidad almacenada.

Cuenta con una instrumentación específica y un sistema de gestión energética específico para una conducción a baja velocidad.

Al ser vehículos que hacen constantes arranques y paradas, la frenada regenerativa consigue recuperar parte de la energía empleada en ponerlos en movimiento. Además, tienen un mantenimiento mucho más simple y económico que un camión de la basura alimentado por gasóleo. Los Mack LR comenzarán a trabajar con el New York City Department of Sanitation (DSNY) – el departamento de recogida de basuras de Nueva York – el año que viene, como proyecto piloto. La ciudad, aspira a en un futuro librarse de todas las emisiones procedentes del tráfico rodado, por lo que este movimiento tiene mucho sentido.

Fuente: Mack
En Diariomotor:

Lee a continuación: El fascinante baile mecánico de la locomotora de vapor más grande de todos los tiempos (+vídeo)

Ver todos los comentarios 1
  • Jpd45

    Tiene todo el sentido del mundo sobre todo en flotas municipales que estos vehículos eléctricos seran el futuro de nuestras ciudades