CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

5 MIN

Las carreteras europeas se están derritiendo, ¿a qué se debe? ¿qué problemas plantea? ¿cómo puede evitarse?

David Villarreal | @davidvillarreal | 18 Jul 2022
Carretera Reino Unido 01
Carretera Reino Unido 01

Reino Unido en alerta roja por la ola de calor, por unas temperaturas récord que no solo pondrán a prueba la resistencia de los ciudadanos, sino también de unas infraestructuras que no han sido concebidas para unas condiciones meteorológicas como estas. Las autoridades británicas han advertido a sus ciudadanos de que la ola de calor podría provocar retrasos e interrupciones en el servicio ferroviario, e incluso cortes en carreteras, porque el asfalto comenzará a derretirse.

Este tipo de noticias pueden sorprendernos en España, donde también estamos alcanzado temperaturas récord, pero en muchas zonas estamos acostumbrados a que no haya verano sin algunos días en los que nos acerquemos, o incluso superemos, los 40ºC. Pero en ciudades como Londres, donde se predecía que el cambio climático antropogénico provocaría que en 2050 sus temperaturas sean similares a las de Barcelona actualmente, las previsiones se han adelantado, y estos días verán como el mercurio alcanza cifras próximas a los 40ºC.

¿Por qué se están derritiendo las carreteras? ¿Qué problemas plantea que el asfalto se derrita a nuestro paso? ¿Cómo puede evitarse?

La ola de calor está provocando que muchas carreteras europeas estén derritiéndose

¿Por qué se están derritiendo las carreteras?

Sin entrar en demasiado detalle, el asfalto sobre el que circulamos con nuestros coches está conformado por diferentes capas, que dan consistencia a la carretera, y con diferentes mezclas bituminosas, de áridos y un material ligante, que confieren resistencia, pero también elasticidad, al firme.

La capa exterior está concebida no solo para resistir, sin deteriorarse, el paso de los automóviles y de vehículos de gran tonelaje, sino también para cumplir con unas especificaciones que faciliten el control del vehículo, la distancia de frenado o incluso limiten la rumorosidad inherente en el contacto entre el neumático y el asfalto.

Como curiosidad, los neumáticos que han dejado de ser útiles por haber desgastado su banda de rodadura se reciclan y se emplean en la mezcla que se utiliza para pavimentar las carreteras, contribuyendo también a esa reducción del ruido y a otras propiedades deseables, como la resistencia o elasticidad del firme.

Las carreteras se construyen mediante diferentes capas, con una superficie exterior que debe resistir sin deteriorarse, gozar de cierta elasticidad e incluso ofrecer unas especificaciones determinadas de resistencia a la rodadura y rumorosidad

¿Por qué las carreteras españolas no se derriten?

La mezcla empleada difiere de una carretera a otra, en función de sus necesidades, o de la congestión que ha de soportar. La mezcla también difiere de unos países a otros, e incluso entre diferentes regiones y zonas. Las necesidades de una carretera costera no serán las mismas que las de una vía que transcurre por una zona de alta montaña. Las necesidades de una carretera del levante español no serán las mismas que las de una región centroeuropea, ni tampoco que las de una carretera británica.

Con lo cual, muchas carreteras británicas han sido construidas bajo unas especificaciones, como la temperatura que son capaces de resistir sin que la capa superior se derrita, que nada tienen que ver con las de las carreteras españolas. A lo cual se suma que la temperatura en la carretera pueda llegar a ser 20ºC superior a la temperatura ambiente.

Y he aquí la respuesta a la pregunta que se están haciendo estos días muchos conductores de Reino Unido e Irlanda (theaa.ie), ¿por qué las carreteras españolas no se derriten como las nuestras?

Las carreteras británicas se derriten, y las españolas no, porque la temperatura que resiste la capa exterior ha sido optimizada para sus condiciones meteorológicas

¿Cómo puede evitarse?

Estos días veíamos la solución que están empleando en el transcurso del Tour de Francia, con camiones cisterna que refrescan la capa superior de las carreteras para evitar que el asfalto se derrita, antes de la llegada de los ciclistas.

Reino Unido también ha puesto en alerta a sus efectivos y un amplio dispositivo de vehículos encargados del mantenimiento de las carreteras, que en invierno están preparados para diseminar sal sobre el asfalto y evitar placas de hielo y nieve y que ahora están cubriendo el firme con una fina capa de arena, e incluso grava, que contribuye a evitar que el asfalto se derrita y a mantener su consistencia, en el momento en que este comience a derretirse.

La ola de calor que sufrió Reino Unido en 2003 tuvo como consecuencia un coste de 43 millones de libras esterlinas, únicamente para reparar los desperfectos generados en las carreteras por las altas temperaturas.

Reino Unido está rociando arena y grava sobre sus carreteras, para evitar que se derritan y mantener su consistencia

¿Qué problemas plantea el asfalto derretido a los conductores?

Cuando la capa superior de asfalto de una carretera comienza a derretirse, el rendimiento del automóvil se transforma, alterando su capacidad de giro, frenado, y tracción. Huelga decir lo peligroso que puede ser esto, especialmente para los motoristas.

En condiciones extremas, el asfalto derretido puede llegar incluso a adherirse a la capa de rodadura del neumático, dañándola y reduciendo sus prestaciones. El asfalto derretido también puede proyectarse a los pasos de rueda y la carrocería y dañar el acabado de pintura. Siendo imprescindible una buena limpieza posterior, para evitar daños a largo plazo, que además puede resultar bastante costosa y requerir de productos específicos para eliminar grasas y aceites.