CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

3 MIN

Así es el combustible sintético español que promete ser la salvación de los motores de combustión

Elena Sanz Bartolomé | 16 Jun 2022

¿Están, realmente, condenados los motores de combustión? Europa ha aprobado la prohibición que impedirá vender vehículos de diésel y gasolina en 2035: a partir de ese momento si quieres un modelo nuevo tendrá que ser un coche eléctrico, pero los térmicos podrán seguir circulando. Incluso podrán hacerlo de forma neutra gracias a los efuels que son capaces de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Uno de esos combustibles sintéticos es español y promete ser toda una salvación.

Tal y como informa The Objective, detrás de él está Repsol, Petronor (su filial) y socios como Enagás, el Ente Vasco de la Energía (EVE) y Aramco. Este proyecto pionero forma parte de la estrategia europea de lucha contra el cambio climático y pretende revolucionar el proceso europeo de transición energética. ¿Cómo? Con un combustible sintético que captura el CO2 para volver a emplearlo.

Dos frentes

La base de operaciones será el centro de descarbonización que se ubicará en el Puerto de Bilbao. Estará integrado, en primer lugar, por una planta de combustibles sintéticos que promete ser una de las mayores instalaciones de este tipo a nivel global: aunque existen otras son a menor escala y usan una tecnología diferente. Estará lista dentro de un par de años gracias a una inversión de 103 millones de euros.

En segundo lugar contará con un programa de valorización de recursos urbanos, que atrapará el dióxido de carbono, lo almacenará y después lo empleará. ¿Cómo? Tratando los residuos procedentes del plástico, papel, telas… para reutilizarlos y obtener, así, energía baja en carbono. Esta segunda vida concebirá un combustible sintético que puede sustituir al de origen fósil progresivamente.

Sin cambios para el conductor

Repsol es consciente de que una considerable cantidad del CO2 que hay en el aire que respiramos procede del diésel y la gasolina. Por eso han apostado por un combustible sintético que servirá para neutralizar las emisiones, pero también para ir reduciendo, poco a poco, el nivel de gases contaminantes que están presentes en la atmósfera.

Según la petrolera, este tipo de combustibles sintéticos se obtienen a partir de hidrógeno renovable y del CO2 que se ha retirado de la atmósfera. Razón por la que se consideran neutros en emisiones: el dióxido de carbono que emiten es el mismo que se ha empleado en su producción.

Su gran ventaja, eso sí, es que son aptos para cualquier vehículo: coches, camiones, aviones… Su uso no implicará grandes cambios para los conductores, que podrán seguir utilizando tanto sus vehículos como las estaciones de servicio habituales. Aunque sí hay un hándicap: el precio será más alto que el del diésel o la gasolina.