CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

6 MIN

Haz que tu coche gaste menos en los viajes

Rafael López San Martín | 28 Ago 2021
Autopista Peaje 1118 02
Autopista Peaje 1118 02

El precio del combustible está en estos días vergonzosamente alto, esto coincide justo con la época del año en la que los trayectos largos están a la orden del día por lo que muchos conductores intentamos hacer todo lo posible para que nuestro vehículo consuma lo menos posible durante los viajes.

Ser cautos con el acelerador no es lo único que nos ayudará en esta batalla por el ahorro.
  • Conduce más despacio, pero más ágil. Aprovecha las inercias e intenta no tener que frenar para después acelerar.
  • Utiliza el control de crucero si el coche dispone de él.
  • No sobrecargues el coche sin necesidad y reparte bien los pesos equitativamente.
  • Intenta mantener el aire acondicionado no más de 10 grados por debajo de la temperatura exterior.
  • Ten los mantenimientos del coche al día y revisa la presión de los neumáticos, cuanto más baja sea, más resistencia a la rodadura y más consumo.
  • Intenta llevar el motor en el régimen de vueltas adecuado.

Como cargar mejor el coche

Cuanto menos peso, mejor. Lo más común en vacaciones es querer llevarnos una gran cantidad de ropa y accesorios, tanto, que es común ver por la carretera a coches “pasados de rosca” llevando tanto peso que se les nota la trasera hundida en exceso. Huelga decir que esto no beneficia al consumo que vamos a conseguir durante los viajes, pero además de eso, es peligroso ya que afecta directamente a la capacidad de trabajo de la suspensión y por ende, a la estabilidad del coche.

Por otro lado, muchos quieren llevarse las bicicletas a su lugar vacacional o de vuelta al hogar a la finalizacion de sus vacaciones, por lo que la solución más común es llevarlas en la “baca”. Haciendo esto, añadimos a nuestro coche una resistencia al aire tremenda, y evidentemente al coche le costará más esfuerzo mantener una velocidad por lo que gastará considerablemente más. Hay otros métodos que esconden las bicicletas del aire, como llevarla sujetas en el portón trasero. Con ello, aunque seguiremos ofreciendo más resistencia que sin las bicis, al menos ofreceremos menos que en la baca de techo.

En cuanto al reparto de pesos, tenemos que pensar que el coche va a ir muy cargado y lo ideal es repartir equitativamente el peso de la carga para que todos los amortiguadores trabajen por igual y la estabilidad del coche se vea menos comprometida. Un ejemplo simple es la diferencia que nosotros mismos notamos entre llevar un bidón de gasolina de 20 litros cogido con una mano vs llevar otro igual en la otra. De una forma llevamos solo unos 13/14 Kg, que no es mucho, pero el peso va mal repartido (todo en el lado derecho) haciendo que vayamos incómodos con esa carga. En cambio, si llevamos otro bidón idéntico en la mano izquierda, aunque doblamos el peso, ya no es tan sufrido ya que el peso va perfectamente repartido y nuestro cuerpo puede trabajar mas cómodamente.

Ahora bien, el tema de poner el peso lo más repartido posible puede hacer que nos planteemos meter maletas en el habitáculo. En tal caso, considerad que ante un accidente cualquier objeto suelto en el habitáculo es potencialmente peligroso y puede causar daños graves. Así que llevadlos bien atados de manera que ante un impacto, no salgan despedidos. Además si vuestro coche tiene sistema anti latigazos en los asientos, conviene no obstaculizar el hueco de detrás de los asientos delanteros, ya que si metemos ahí una maleta el sistema no funcionará correctamente.

La presión de los neumáticos

Hay cuatro elementos en un coche que para mí particularmente son lo más importante, los frenos, los neumáticos, la suspensión y la dirección. Esos elementos a mi entender son los que te van a salvar la vida, independientemente de si el coche tiene más o menos potencia o más o menos seguridad pasiva o activa. A fin de cuentas, el neumático es lo que te une a la carretera, los frenos lo que hace que puedas parar, la suspensión lo que proporciona la estabilidad y comodidad y la dirección, pues que puedas girar. Pero todo eso, sin el neumático no va a ninguna parte. Que esté en buen estado es importantísimo, pero no solo su estado en cuanto a nuevo o viejo, gastado o poco gastado, si no su estado en cuanto a correcto inflado. Cuanto más baja sea la presión de inflado, más resistencia a la rodadura ofrecerá el neumático y por ende, más consumo tendremos en nuestro coche. También más riesgo de accidente por reventón ya que el exceso de fricción lleva al neumatico a un sobrecalentamiento.

Conducir con nocturnidad

No es algo fácil de hacer, pero tiene ciertas ventajas en verano. Las condiciones de conducción mejoran considerablemente, si tenemos en cuenta que la temperatura ambiental baja y por ello, no tenemos por qué “dar tanta caña” al aire acondicionado, incluso podemos ir sin él. Esto ya de por si ayuda al consumo del coche.

Además, la densidad del tráfico es mínima, por lo que rodamos sin atascos, sin tener que adelantar en exceso y sin ser adelantados en igual medida. Esto hace que podamos llevar una conducción ágil y mantener perfectamente las inercias.

Eso sí, procura viajar lo más descansado que sea posible y aunque seas de esos que tira millas hasta llegar a destino, intenta parar de vez en cuando a tomar un café o refresco.

La conducción ágil e inercial

Ya la hemos mencionado antes, pero merece un apartado por su cuenta. Es muy importante no solo porque hace que nuestro coche gaste menos, sino porque también ayuda a que el motor trabaje con mucho menos esfuerzo. Esto hace que se desgaste menos, que sufra menos y que tengamos menos papeletas para una rotura en carretera.

Para conseguirla lo que debemos hacer es intentar mantener la misma velocidad siempre, anticipando los adelantamientos para que no nos veamos obligados a frenar. En las cuestas arriba, podemos ir poco a poco exigiendole menos al motor de forma que aprovechemos la inercia del coche sin un consumo alto de combustible, Despues en la bajada podremos recuperar esa velocidad perdida con menos esfuerzo.

Con esto ya me despido, ¡feliz dia!