CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

La DGT te pone a prueba con una sencilla pregunta que tiene truco: ¿qué es un reposacabezas?

Elena Sanz Bartolomé | 26 Jun 2022
Reposacabezas  01
Reposacabezas  01

En el interior del coche hay elementos en los que pocas veces pensamos: nos ponemos en marcha sin pararnos a comprobar si están correctamente colocados y lo hacemos, probablemente, porque no somos conscientes de su importancia. El ejemplo que mejor se adapta a esta descripción es el de los reposacabezas y la DGT nos ha llevado a plantear una pregunta sobre ellos: ¿son un elemento de seguridad o de confort?

La Dirección General de Tráfico, en sus redes sociales, lo enfoca desde un punto de vista semejante: “¿Usas adecuadamente el reposacabezas?”. Para, a continuación, recordarnos que no debemos conducir con la cabeza apoyada en él porque no es un elemento de confort: “Te recordamos que es otro elemento de seguridad”. No en vano, forma parte de un conjunto que incluye también al cinturón de seguridad y a los airbags.

Colocarlos (bien) en tres pasos

Para cumplir correctamente sus funciones (limitar el movimiento excesivo del cuello y evitar un latigazo cervical) debe estar bien colocado: tanto los de los asientos delanteros (conductor y copiloto) como los de la fila trasera. Antes de recordar los pasos a seguir hay que llevar a cabo una comprobación previa: el ángulo de inclinación del asiento no debe superar los 25 grados para que el ajuste sea idóneo.

El primer paso para colocar correctamente el reposacabezas es mantenerlo a cuatro centímetros de la cabeza.

El segundo consiste en regular su altura de manera que el centro de gravedad de nuestra cabeza (situado a la altura de los ojos) coincida con la parte resistente del reposacabezas, es decir, el centro. La DGT nos recuerda que dejarlo en su posición más baja puede incrementar la gravedad de las lesiones así que comprueba que la parte superior del reposacabezas queda entre la parte superior de tu cabeza y tus ojos.

El tercer (y último paso) consiste en asegurarnos de que está bien bloqueado: para ello hemos tenido que escuchar el ‘click’ de las barras con las que ajustamos la altura. Ahora sólo queda abrocharse el cinturón e iniciar la marcha.

¿Y todo esto por qué?

En un alcance por detrás, la cabeza sufre dos movimientos consecutivos: hacia atrás (hiperextensión) y hacia abajo (hiperflexión). En una colisión frontal los padece al revés: primero hacia abajo y, después, hacia atrás.

Los reposacabezas son un elemento obligatorio de la seguridad pasiva del coche, que, como decíamos antes, juega un papel clave en un accidente limitando el movimiento de la cabeza y evitando un latigazo vertical. Una lesión que puede producirse en un impacto que tiene lugar a una velocidad por encima de los 10 km/h.