CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Economía

7 MIN

¿Volveremos a pagar más de dos euros por el diésel? Todas las apuestas dan como ganador al ‘sí’

Elena Sanz Bartolomé | 4 Nov 2022
Gasolinera Barata 01
Gasolinera Barata 01

Cuesta creer lo que, desde hace un tiempo, vemos cuando vamos a una estación de servicio: el diésel más caro que la gasolina… incluyendo la de 98. La histórica tendencia ha sufrido un giro de 180 grados y el gasóleo, un combustible empleado por el 57,9% de los coches de nuestro país (42,8% en Europa), se acerca a su máximo histórico. ¿Volveremos a ver el diésel por encima de la barrera de los dos euros? Podemos apostar a que sí.

Los datos son los que mejor explican la situación que está viviendo el diésel en nuestro país, aunque en el resto de Europa el panorama no es muy diferente. En lo que va de año, el gasóleo ha experimentado una subida del 42,6% frente a la de la gasolina de 95, que está siendo del 16,8%: queda por ver cómo cambian estos porcentajes hasta final de 2022.

Una montaña rusa

En verano, concretamente en los meses de agosto y septiembre, el precio del diésel dio un descanso a los conductores que tienen vehículos con este tipo de motor. No obstante, tras aquel paréntesis ha regresado la tendencia alcista. El incremento que está viviendo desde octubre supone que llenar un depósito de gasóleo sea más caro que hace un año: el coste extra es, a pesar del descuento estatal, de unos 20 euros.

Y por si el panorama no fuera lo suficientemente serio, las previsiones del sector apuntan a que existen posibilidades de que a finales de año el precio del diésel supere, sin problemas, la barrera de los dos euros. Actualmente, según el último Boletín Petrolero de la Unión Europea disponible (03/11/2022), el precio medio de la gasolina en España es de 1,76 euros el litro: esto supone un descenso del 0,17% respecto a las cifras de la semana pasada, pero un incremento del 10,6% desde finales de febrero cuando comenzó el conflicto bélico de Ucrania.

Por encima de los dos euros

El precio medio del diésel, por su parte, se sitúa en 1,971 euros tras un leve descenso del 0,1%: desde febrero, eso sí, se ha incrementado un 33,3%, es decir, tres veces más que la gasolina. Así las cosas llenar un depósito de gasóleo de 55 litros cuesta 108,41 frente a los 96,80 euros de la gasolina.

Aunque el precio medio del diésel que facilitan desde Bruselas no ha rebasado los dos euros, en algunas estaciones de servicio sí lo ha hecho: se han visto precios que oscilaban entre los 2 y los 2,1 euros, aunque hablamos de cifras previas a la aplicación de la bonificación de 20 céntimos del Gobierno a los carburantes. Sea como sea, era una situación que no se había producido desde el pasado mes de mayo.

La principal causa: la escasez de diésel

Repasados los números, vamos con las razones que nos ha llevado hasta ellos. Y es que hay un motivo que destaca por encima del resto: la escasez del diésel. Estos días, varios medios económicos recogían las declaraciones que hizo Josu Jon Imaz (CEO de Repsol) durante la presentación de los resultados de la compañía: “Nos estamos quedando sin destilados medios en algunos países europeos”. Sus palabras no invitaban a la esperanza: “Podemos ver altos precios del diésel en los próximos meses”.

Europa no es la única que está en apuros porque, según Bloomberg, Estados Unidos sólo tendría reservas de diésel para unos 25 días. Una situación que se produce en un momento del año donde la demanda de combustible crece debido a celebraciones señaladas y a período festivos que están por llegar como la Navidad.

Recortes en la producción

La escasez no es la única causa con la que podemos explicar el incremento en el precio del diésel. Las decisiones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en las cifras actuales y en las futuras, como veremos después. Tras anunciar un recorte de dos millones de barriles al día, en una semana el precio medio del diésel en las gasolineras subió diez céntimos pasando, así, de 1,814 a 1,914 euros el litro.

Las exportaciones de Rusia

Existen otras razones de las que ya os hemos hablado en otras ocasiones: la dependencia de las exportaciones de Rusia es una de ellas. Alrededor del 60% del diésel de Europa llegaba desde allí, pero las sanciones a este país tras invadir Ucrania han hecho que la oferta de este combustible disminuya mientras la demanda se ha mantenido. ¿El resultado? Menos diésel y más caro. Una situación que promete agudizarse cuando, a principios de 2023, entren en vigor las prohibiciones de la Unión Europea.

La situación de las refinerías europeas

A lo largo de la última década, en Europa han cerrado 24 refinerías: la mayoría de estas instalaciones que han cesado su actividad estaban centradas en la producción de diésel, pero tuvieron que tomar la decisión porque el gasóleo no era rentable. Con este movimiento se ha perdido el 10% de la producción de este combustible y esto ha provocado, además, que se creen cuellos de botella en las refinerías que siguen activas porque muchas de ellas no están preparadas para transformar todos los tipos de crudo. Esta ralentización en el proceso de refinado se ha traducido en una subida de precios.

El precio del gas natural

Su cotización se ha multiplicado por diez en los dos últimos años por dos principales motivos. El primero es la propia inflación del diésel sobre la que os estamos hablando: pensando en el invierno, varias industrias (agricultura, energía…) han blindado sus reservas de gas y lo han sustituido por diésel. El segundo es que el gas natural es básico para el proceso de transformación de petróleo en diésel.

El invierno

Aunque la fecha oficial para la llegada del invierno es el 21 de diciembre y falta un mes y medio, la preparación para afrontar los meses más fríos del año ya ha comenzado. El diésel es un combustible primordial en Europa: no sólo para el transporte de personas y mercancías por carretera o mar, también para los hogares y para sectores como la construcción o la industria.

La cotización del diésel

Uno de los factores que más influye en el precio del diésel es su cotización internacional en el mercado: en el caso de España, se toma como referencia el Mercado del noroeste de Europa (ubicado en Rotterdam) y el del Mediterráneo (situado en Génova).

Otros elementos que entran en juego son el coste al por mayor del carburante que, según los cálculos de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, supone el 49% del precio del diésel, los impuestos y los costes de distribución (38%) así como los márgenes de los mayoristas (13%).

El precio del diésel en el futuro

No pretendemos jugar a ser Nostradamus con algo que nos afecta a todos, pero sí sabemos que determinas acciones pueden agravar la situación que vive el diésel. Os contábamos antes que la OPEP ha decidido recortar su objetivo de producción diaria en dos millones de barriles: es la mayor reducción que han anunciado desde mayo de 2020.

No obstante, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha apuntado a que, en realidad, no serán dos millones sino, aproximadamente, uno porque, hoy en día, la mayoría de países de la OPEP están produciendo por debajo de las cuotas que tienen asignadas. La mayor parte de ese recorte correrá a cargo de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes Unidos.

Este cambio de cifras no minimiza las consecuencias que este movimiento puede tener. Ya ha provocado un aumento en el coste del petróleo, que puede ir a más puesto que el precio del barril Brent para ser entregado en diciembre ya ha rondado los 92 dólares (94,26 euros, según el cambio actual) en el mercado de futuros de Londres. Recordemos que fue el pasado marzo cuando alcanzó su máximo con una cifra de 128 dólares y que, desde entonces, su valor había bajado un 31%.