La diferencia entre consumo real y homologado se dispara: la peor Mercedes con hasta un 56%. Foto 2 de 4.