¿Por qué los dummies de crash-test en Estados Unidos están engordando? ¿Será culpa de la comida rápida?

 |  @davidvillarreal  | 

Pasadas las navidades, la cuesta de enero, y camino ya de la Semana Santa, si lo que quieres es llegar con un tipo fino al verano será mejor que comiences la Operación Bikini ya, para que no te pille el toro. Si es que eso te importa. El sobrepeso también está afectando a los dummies, a esa suerte de maniquíes que se emplean en las pruebas de seguridad, en los crash test. Y a ellos no parece importarles, ni podrán ponerse a dieta para adelgazar antes de que llegue el verano. Porque los dummies de Estados Unidos están engordando y no es su culpa, sino la nuestra.

Los fabricantes trabajan con dummies que son hasta 45 kilogramos más pesados que los que se empleaban hasta hace poco

Publicaban estos días en The Sacramento Bee un artículo en el que nos contaban que muchos fabricantes ya están realizando pruebas de seguridad, crash tests, con maniquíes de hasta 123 kilogramos. 45 kilogramos por encima del peso de los maniquíes que habitualmente se utilizaban en este tipo de pruebas. Los fabricantes, incluso, están trabajando con maniquíes que no solo tratan de respetar las masas de una persona con sobrepeso, sino también la fisonomía de una persona de avanzada edad. Maniquíes que por ejemplo simulan el cuerpo de una señora de 70 kilogramos con más de 100 kilogramos.

Hace un tiempo ya os hablamos del fenómeno de los dummies gordos. Y de su importancia a la hora de salvar vidas.

El sobrepeso y el envejecimiento de la población está llevando a los fabricantes a desarrollar dummies que reflejen mejor su fisonomía

En Estados Unidos, como en Europa, y en los países desarrollados, el sobrepeso es uno de los mayores problemas para la salud. Y en Estados Unidos este problema es especialmente importante. Los propios médicos de los centros de atención primaria ya se están percatando de que su paciente típico suele estar afectado de sobrepeso, o incluso obesidad.

De manera que cualquier prueba rigurosa que trate de emular las consecuencias de un accidente, ha de replicar con el mismo rigor la fisonomía de sus pasajeros. Y la fisonomía del pasajero medio estadounidense es la de una persona rolliza, o con obesidad. El envejecimiento de la población también ha llevado a los fabricantes a trabajar en el diseño del propio dummy, empleando estructuras más frágiles, que puedan mostrar con mayor precisión los daños que sufrirán en sus articulaciones los pasajeros de mayor edad.

De manera que mucho nos tememos que los dummies poco van a poder hacer por mantenerse delgados y esbeltos. Los únicos que tenemos la sartén por el mango, y podemos conseguir que los dummies lleguen a la Operación Bikini con su peso recomendado, somos nosotros.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Subviraje y sobreviraje: qué son y cómo contrarrestarlos