Elon Musk presenta al primer turista espacial en la Luna, un japonés viajará en 2023 con una misión de artistas

 |  @davidvillarreal  | 

Nadie ha visitado la Luna desde hace más de 45 años, desde el último vuelo de las misiones Apollo y el cohete más grande, y con mayor empuje, que haya operado la humanidad jamás. Aunque SpaceX se haya convertido en referente de las misiones espaciales buscando la optimización de los costes mediante cohetes reciclables, su fundador, y máximo responsable de Tesla, reconoce que su misión es llevar a la humanidad a otros planetas. Por fin hemos conocido una de sus grandes misiones que, pese a lo poético de la historia, no oculta una visión muy práctica del negocio espacial. Yusaku Maezawa, un artista japonés, ha contratado el primer viaje turístico espacial a la historia. Si todo sale según lo previsto, este japonés viajará en 2023 al espacio junto con 8 artistas, circundará la Luna, y regresará para plasmar la experiencia en su arte. El viaje completo durará alrededor de una semana y la distancia más corta a la que se aproximarán a la Luna será de unos 200 kilómetros.

Una misión de artistas alrededor de la Luna

Decíamos que la historia de esta misión espacial es poesía pura, pero también un buen ejemplo de los modelos de negocio que se presentan para una empresa dedicada al desarrollo aerospacial. Ya no hay sitio para grandes misiones espaciales como las de antaño, poco prácticas, muy costosas para soportar el escrutinio de una opinión pública que ya no tiene archienemigos como los de antaño, ni tampoco nada que demostrar, y demasiado largas como para ser amortizadas electoralmente por dirigentes cuyas decisiones dependen de la agenda política.

Aunque Elon Musk ya se anticipó a reconocer que el socio más importante de SpaceX es la NASA, y los contratos que están recibiendo para las misiones de aprovisionamiento de la Estación Espacial Internacional, y el lanzamiento de diferentes satélites, SpaceX cree también en las misiones privadas como fuente de financiación de su proyecto a largo plazo. Y es precisamente esa iniciativa privada, y esos turistas espaciales, los que pueden conseguir nuevos hitos en la carrera espacial.

Elon Musk anuncia al primer turista espacial en la Luna, que viajará en 2023 hasta el satélite con una misión de artistas

SpaceX: presente y futuro

Mientras SpaceX sigue realizando misiones exitosas con sus cohetes Falcon, y prepara junto las primeras misiones tripuladas de sus naves Dragon de segunda generación, que están llamadas a relevar a las Soyuz de fabricación rusa utilizadas por la NASA hasta la fecha, ya piensan en sus próximos grandes hitos.

La misión a la Luna que se llevará a cabo bajo el mecenazgo de Yusaku Maezawa ha de ser también el mejor escaparate para el nuevo cohete Big Falcon Rocket. Este cohete pretende llegar a superar con creces las dimensiones, y la capacidad de transportar cargas más allá de la órbita terrestre que en su día consiguieron los cohetes Saturno V. Y este cohete también es uno de los requisitos técnicos que ha de superar SpaceX para lograr su objetivo más ambicioso, y complejo, el de llevar al hombre a Marte.

Pese a la espectacularidad de la misión, y el efectismo con que en ocasiones presenta Elon Musk algunos de los avances y los planes de SpaceX, es importante reconocer la importancia de lo anunciado estos días. SpaceX ha conseguido hacer viables misiones que parecía casi imposible que se volvieran a llevar a cabo en el corto plazo, como el regreso del hombre a la Luna. Esta misión también ha vuelto a poner de actualidad la importancia de la iniciativa privada, y el turismo espacial. Pero hemos de ser conscientes de que para conseguir que SpaceX sea rentable, seguir avanzando en el desarrollo de misiones, cohetes y naves más económicas, y dar nuevos pasos en la carrera espacial, no hay más opciones que seguir confiando en la, a menudo delicada, inversión pública, y en proyectos como los que siguen liderando agencias espaciales como la nASA.

Ver todos los comentarios 1
  • .Motorhome.

    No lo veo muy posible que de aquí a cinco años se pueda hacer esto, teniendo en cuenta que los turistas en la órbita terrestre son actualmente 0.