CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

3 MIN

¿Puedes entrar a una rotonda si ya hay un coche circulando por el carril interior?

Elena Sanz Bartolomé | 9 Oct 2022
Como Entrar Rotonda  01
Como Entrar Rotonda  01

En España, la primera rotonda se construyó en 1976. Han pasado 46 años y estas intersecciones, que nacieron para aliviar las congestiones de tráfico, siguen siendo un punto de conflicto porque son muchos los que todavía no saben utilizarlas correctamente. Además de las dudas generales, hay situaciones más concretas que plantean interrogantes: ¿podemos entrar a una rotonda si hay un coche circulando por el carril interior?

Imaginemos el siguiente escenario: una rotonda de dos carriles en la que un vehículo ya está circulando por el carril interior sin manifestar su intención de cambiarse. ¿Podríamos acceder situándonos en el carril exterior?

Recuerda la DGT que las glorietas son un tipo intersección diferente al resto porque no están regidas por la regla general de prioridad que otorga la preferencia de paso al vehículo de la derecha: en este caso es de los vehículos que ya están dentro siempre que una señal (como un semáforo) no diga lo contrario. Siguiendo la norma, deberíamos ceder el paso al coche que circula por dentro: no obstante, no estaríamos incumpliendo con esta obligación si al entrar, lo hacemos sin obstaculizar al resto de usuarios que circulan por ella. Por lo tanto, sí podríamos.

Circular por una rotonda

Cabe recordar que, cuando abordamos una glorieta, hay tres momentos clave en los que debemos tener claro cómo hay que actuar: la entrada (donde, según un estudio de AXA, se producen el 54% de los accidentes que tienen lugar en las rotondas), la circulación interior y la salida.

Entrar a una rotonda

Cuando nos acercamos a una rotonda, hay que reducir la velocidad e, incluso, detener la marcha si es preciso. A continuación hay que comprobar si podemos entrar sin peligro y sin olvidar la principal norma de estas intersecciones: como decíamos antes, la prioridad es de los vehículos que circulan por dentro así que tendremos que cederles, siempre, el paso.

Dentro de la rotonda

Muchos creen que dentro de una glorieta siempre hay que circular por carril derecho: algo que nada tiene que ver con lo establecido en el Reglamento General de Circulación (RGC) y con lo que la DGT recuerda cada cierto tiempo

Una vez dentro, tenemos que movernos por el interior respetando la preferencia de los vehículos que están a nuestra derecha. Sólo hay un caso en el que sí tendríamos que situarnos en el carril exterior de forma permanente: cuando vamos a abandonar la glorieta por la primera salida.

Salir de la rotonda

Antes de que llegue nuestra salida, tendremos que cambiarnos de carril de forma progresiva, con tiempo suficiente y señalizando todos nuestros movimientos. A pesar de lo que vemos constantemente en las rotondas, está prohibido abandonarlas desde el interior: aunque está penada con una multa de 200 euros, la ‘cruzada’ es una de las infracciones que más se repiten en las glorietas.

¿Y si el tráfico nos impide cambiar a tiempo al carril exterior? Lo más seguro es dar otra vuelta para buscar el lugar adecuado y abandonar la rotonda correctamente sin poner a nadie en peligro.