¿Qué garantía me protege si compro un coche de segunda mano? ¿Y si lo compro a un particular?

 |  @davidvillarreal  | 

La semana pasada conocimos una noticia un tanto sorprendente. Un concesionario tuvo que compensar a uno de sus clientes, que había adquirido un coche de segunda mano, con más de 8.000€ que no solo cubrían el coste total del vehículo que había adquirido, sino también algunas de las reparaciones que el cliente tuvo que llevar a cabo tras la compra. La adquisición de un coche de segunda mano siempre genera dudas en el cliente, y desconfianza, ya no solo por el uso que haya podido hacerse del vehículo con anteriores propietarios, sino también por los instrumentos que protegen la compra. ¿Qué garantía me protege si compro un coche de segunda mano? ¿Qué diferencias existen entre un coche segunda mano de un concesionario y un profesional, o de un particular?

La garantía en un coche de segunda mano es un derecho del comprador

La compra de cualquier turismo de segunda mano siempre conlleva, por ley, una protección para el comprador, una garantía para el coche de segunda mano. Esa garantía está destinada principalmente a evitar estafas, y por supuesto a asegurar que el cliente recibe su vehículo en las condiciones pactadas, recibiendo una cobertura ante defectos y vicios ocultos que podría no haber descubierto antes de formalizar la compra. Las propias leyes que estipulan las responsabilidades y los derechos del cliente y del comprador en una transacción de un objeto de segunda mano, establece estas garantías.

Lo que sí hay que tener muy claro es que estas garantías no son una cobertura total de cualquier avería, sobre todo de aquellas que puedan haber sido causadas a posteriori, por el mal uso del nuevo propietario, o por objetos sujetos a desgaste. La garantía que cubre las transacciones de coches de segunda mano sí protege al comprador de vicios ocultos, porque de haberlos conocido antes de la compra es muy probable que no la hubiera llevado a cabo, o hubiera pactado unas condiciones diferentes.

El cliente está protegido por la ley, por defectos ocultos que ya estuvieran presentes en el momento en que se culminó la venta del coche de segunda mano, e independientemente de que proceda de un particular, un profesional,
o un concesionario

Demostrar el vicio oculto para estar cubierto por la garantía

Dependiendo del vendedor, de su honestidad, y de la naturaleza de la avería que sufra el cliente, hacer efectiva la garantía de un coche de segunda mano puede ser más o menos problemático. El comprador del coche de ocasión es el que ha de demostrar que la avería que ha sufrido en el periodo que consideramos de garantía tras su compra ya estaba presente anteriormente, es decir, era un defecto oculto. Lo que en ciertos casos puede conllevar acabar en los tribunales.

¿Cómo protege la garantía de un coche de ocasión?

Independientemente de que la compra se realice en un concesionario, con un profesional de la compra-venta de vehículos, o con un particular, en todos los casos el vendedor estará obligado a compensar a su cliente ante la presencia de un defecto oculto. Esa compensación podría suponer el pago de la reparación pertinente o la devolución integra del precio que pagó el comprador por su coche de segunda mano, que fue el caso del fallo judicial que conocimos la semana pasada.

El vendedor ha de sufragar el coste de la reparación del defecto oculto, o reembolsar el importe que el cliente pagó por el coche y proceder a su devolución

¿Qué diferencia hay entre un coche segunda mano de profesional y de particular?

Ya os decíamos que un coche de segunda mano siempre goza de unas coberturas, una protección para el cliente, independientemente de que este proceda de un concesionario, de un profesional, o de un particular. Pero la garantía mínima, estipulada por ley, es superior – en el tiempo – en compras realizadas a concesionarios o profesionales, y se extiende a un periodo mínimo de un año (el mínimo legal), que en ciertos casos y ciertos concesionarios puede ser superior (una garantía contractual). El periodo mínimo de garantía de un año es un derecho del cliente que está recogido en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

En el caso en el que hayamos adquirido un coche de segunda mano de un particular, nuestra transacción también estará protegida por el Código Civil, en donde se recoge la venta de objetos entre particulares. En cualquier caso, el plazo con que contará el cliente será de tan solo seis meses desde que se entrega el vehículo.

Lee a continuación: ¿Por qué ha tenido este concesionario que devolver 8.094€ a un cliente que compró un vehículo de segunda mano?

Ver todos los comentarios 1
  • Cesar Martínez

    Acabo de leer en un blog de coches de segunda mano que las garantías de los profesionales a la hora de la verdad no cubren casi nada. Que cuando surge cualquier problema siempre te dicen es por desgaste.
    Por eso y porque me salía más barato, mi coche actual se lo compré a un particular de segunda mano y por el momento sin problema. “Cruzo los dedos”.