CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

3 MIN

La subida del litio, o cómo el futuro del coche eléctrico también se vuelve muy negro

Javier López | @jlopezbryan96 | 15 Abr 2022
Coche Electrico Inconvenientes
Coche Electrico Inconvenientes

Cuando piensas que nada más puede pasar, pasa. O al menos esa es la sensación que se aprecia en ámbitos económicos y automovilísticos. Y es que si la subida de los combustibles parecía estar apaciguándose en cierta manera, ahora llegan los coches eléctricos con su propia odisea: la subida del precio del litio.

Así lo han comunicado firmas como Tesla en las que el propio Elon Musk ha compartido a través de Twitter el temor que le produce la ausencia de un precio límite para este componente imprescindible. ¿La solución? Convertirse ellos en exportadores y refinadores del litio en busca de abaratarlo, algo que Musk ya ha empezado pero con mucho camino aún por recorrer.

La subida del litio obligará a los fabricantes de coches eléctricos a convertirse en "mineros"

Y es que cuando un elemento esencial se encarece en países exportadores como lo es China, los fabricantes se encuentran con un gran problema para hacer que sus productos sean rentables. Con un coche eléctrico que ya de por sí es caro, esta situación solo conseguirá que sea todavía más complejo adquirirlos, especialmente para el común de los mortales.

Elon Musk insiste a través de sus redes sociales que "el problema no es la escasez del litio, ya que se puede encontrar en casi cualquier parte del mundo, sino su alto precio". Además de que el proceso de extracción y refinamiento es lento, lo que complica aún más el ya de por sí tedioso escenario. Y es que con el paso del tiempo la demanda del litio ha aumentado drásticamente, pero obtenerlo es paulatino, y ha provocado, en cierta parte, que crezca demasiado su precio.

Concretamente, el coste del litio en China ha aumentado un 126%, lo que deja un deseable pasado en el que tan solo hace dos años la tonelada de este se pagaba a casi 7.000 dólares. A día de hoy es necesario desembolsar cerca de 80.000 dólares por la misma cantidad. Si a ello le sumamos la cada vez mayor oferta de coches eléctricos y la imperiosa necesidad que tienen los diferentes gobiernos de convertirlos en la única solución plausible pata tener un vehículo, nos topamos con un resultado cuanto menos desesperante.

Y es que ya no solo es un problema de Tesla, sino también de la mayoría de fabricantes que cuentan, como mínimo, con un coche eléctrico en su gama. Alentadas entre otros motivos también, son muchas las marcas las que buscan refugio en China o bien gestando fábricas allí, o bien entrando a formar parte de grandes grupos automovilísticos con base y sede en el país, lo que les permite disfrutar de ciertas ventajas en lo que a creación de eléctricos se refiere.

Pero muchas otras abogan por lo que Tesla plantea como la solución más plausible: ser ellos mismos quienes extraigan y refinen el litio. El propio Musk ya tuvo esta iniciativa en el desierto de Nevada, llegando a patentar su propio proceso de extracción con el que pretendía abaratarlo en un 33%.

¿La realidad? Que para poder cumplir con dicho porcentaje es necesario ampliar la escala a un nivel muy superior, ya que de lo contrario será necesario depender casi en su totalidad de los servicios que ofrece China en cuanto a exportación de litio.