Eagle tiene la fórmula perfecta para hacerte con un Jaguar E-Type: el diseño original, el encanto del “hecho a mano” y una mecánica moderna

 |  @HerraizM  | 

Por regla general, tal y como nos dicta la lógica, las replicas están muy mal vistas y en el mundo del automovilismo no iba a ser menos, pero… ¿verdad que hay un importante trecho entre una réplica de un Rolex Submariner y uno de los multiples homenajes? Este mismo razonamiento se lo podemos aplicar a la protagonista de estas líneas, a una marca, Eagle, que se encarga de dar vida a perfectas recreaciones del mítico Jaguar E-Type, creadas con un espectacular mimo, bien dotadas mecánicamente y claro, con el encanto estético original.

Eagle construye a mano cada modelo y ofrece distintas opciones de configuración:

No, Eagle no es una marca nueva, ni mucho menos. Surgió en 1984, en Sussex, Reino Unido (¿Dónde si no?), de la mano de Henry Perarman, un enamorado del Jaguar E-Type que junto a Paul Brace y Matthew Dewhurst dieron vida a los primeros Eagle a comienzos de 1990 con el fin de ofrecer el tacto de conducción del modelo clásico y su elegante y espectacular diseño con el valor añadido de contar con una mecánica moderna más fiable y cómoda de cara a usarse con mayor regularidad.

¿Entonces por qué hablamos ahora de Eagle si existe desde hace más de 3 décadas? El lanzamiento de una nueva versión de su E-Type nos ha servido como perfecta excusa para profundizar y daros más detalles de esta marca, que sí habíamos mentado en otras tantas ocasiones, como por ejemplo para hablaros de las firmas de coches de bajo volumen de Reino Unido.

Actualmente Eagle comercializa una buena serie de versiones diferentes del “E-Type”, todos ellos construidos a mano y apoyados en un chasis monocasco de aluminio, contando para su mecánica con un 6 cilindros de 4.7 litros, de la propia Jaguar, con algo más de 330 caballos entregados al eje posterior, cambio manual de 5 velocidades mediante, para un conjunto que supera tímidamente los 1.000 kg.

El último modelo de Eagle es el Spyder GT, descapotable y con un buen número de soluciones dispuestas a hacer de este E-Type un coche más cómodo en el día a día:

Eagle emplea mecánicas Jaguar de 6 cilindros, con un cubicaje de 4.7 litros y más de 330 caballos.

Sobre esta base Eagle ofrece diferentes carrocerías y diferentes puestas a punto, con hasta cuatro versiones y cuatro niveles de puesta a punto, siendo la última versión en llegar un Eagle Spyder GT que ofrece, un habitáculo más espacioso, aire acondicionado, un depósito de combustible de mayor capacidad…

Y todo ello lo ofrece en forma de roadster, ya que hasta ahora Eagle ya ofrecía una versión similar con carrocería coupé de la mano del Eagle Low Drag GT.

Amortiguadores Öhlins, frenos AP Racing y una gran predisposición a hacer cosas “a medida” ponen la guinda del pastel al hecho de poder disfrutar de un Jaguar E-Type moderno, con importantes mejoras en confort, rendimiento…

Y ahora es cuando viene la “mala noticia”… ¿sabes cuanto cuesta un Eagle? El precio base, sin sumarle impuestos ni las particularidades que queramos a la hora de configurarlo, es de 695.000 libras, cerca de 820.000 euros al cambio actual.

Sí, no será un Jaguar E-type original, pero… ¿verdad que no es lo mismo que una réplica de un Ferrari con un pobre Toyota como base y mucha fibra de por medio?

Lee a continuación: Así se construye en 2016 un Jaguar E-Type de 1963, en minuto y medio de vídeo

  • ADN

    Hay ciertas replicas que resultan una delicia y son muy fieles a los modelos originales. Eagle es al E-Type lo que Superperformance es al GT40, lo mejor del viejo diseño, debidamente actualizado.
    Recuerdo en su momento cuando Jeremy Clarkson probó el Eagle Speedster, al decir por que pagar su precio, simplemente giró la llave de ignición y…arrancó a la primera.
    Lamentablemente el E-Type siempre gozó problemas de calidad, oxidación, derrames de aceite, etc. Esta réplica suprime todo esto por un precio bastante elevado.

  • Delta

    Ciertamente no entiendo la frase “¿verdad que hay un importante trecho entre una réplica de un Rolex Submariner y uno de los multiples homenajes?”.

    Entre lo que hay un buen trecho es entre un Rolex Submariner y una de sus múltiples copias, homenajes o réplica, entendiendo copia y homenaje como hay que entenderlo. Copia o réplica (esta última palabra es un eufemismo usado por los delincuentes que venden productos falsos) es un producto falso, ilegal pues atenta contra la propiedad industrial y el uso de marcas registradas, y homenaje se suele usar refiriéndose a un producto estéticamente igual o muy similar pero que no usa marcas registradas del fabricante original, lo que lo convierte en plenamente legal siempre que no use patentes o diseños industriales en vigor.

    No entiendo ni esa frase ni el “mismo razonamiento” que podemos aplicar al coche. Si no he entendido mal, pones en el sitio “bueno” a la réplica y en el malo al “homenaje”. Puede que réplica en el mundo del automóvil se refiera a una cosa distinta que en el mundo de los relojes, pero refiriéndose a los relojes la frase resulta ciertamente desacertada, pues estarías poniendo en el lado “bueno” a un Trolex de mercadillo y en el lado “malo” a marcas que hacen relojes con diseños parecidos a los del Submariner, con calidades muy buenas en muchos casos y que son capaces de satisfacer a muchos aficionados, aunque desde luego en una dimensión distinta a la de un Rolex Submariner, igual que este coche satisfará a muchos de sus propietarios, pero en una dimensión distinta a la que satisfaría un Jaguar E-type original y en perfecto estado.