La Guardia Civil nos recuerda cómo actuar en caso de que nos alcance una riada

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 

Esta semana parte de las regiones de Cataluña y la Comunidad Valenciana han sido azotadas por una DANA, un fenómeno meteorológico caracterizado por fuertes lluvias torrenciales que dejan a su paso grandes riadas, capaces de arrastrar coches coches como si nada. En este contexto, desde la cuenta de Twitter de la Guardia Civil han aprovechado para recordarnos cómo actuar ante estas situaciones, información que ha sido ampliada por el diario ABC.

Ante todo, evita circular por zonas inundadas

En situaciones de lluvia intensa lo primero que debemos hacer al volante es disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad, además de utilizar el alumbrado de cruce junto con las luces antiniebla traseras, siendo opcional, pero recomendable, acompañarlas de las delanteras. Así, en carretera evita en la medida de lo posible atravesar charcos o balsas de agua, y si no es posible cambiar de carril, disminuye la velocidad justo antes de llegar, atravesándolas sin acelerar o frenar bruscamente, ya que a su paso experimentarás el fenómeno de aquaplaning al no ser capaces lo neumáticos de evacuar la suficiente cantidad de agua, siendo la adherencia muy limitada.

Por el contrario, si te encuentras a tu paso con una corriente de agua de cierta entidad, o un estancamiento de agua de 5, 10 o más centímetros, no circules a través de ellos bajo ningún concepto. En primer lugar, y aunque conozcas la zona, no sabes qué puede ocultar, un agujero o cualquier piedra arrastrada por la corriente, además de que corres el peligro quedarte parado en cualquier momento y que el nivel del agua comience a subir, o que esa corriente que al principio no parecía para tanto, sí lo sea.

¿Cómo salir de un coche arrastrado por la corriente?

Si finalmente, por el motivo que sea, acabas atrapado en el interior de tu coche y estás siendo arrastrado por la corriente, la mejor forma para salir es a través de la ventanilla, haciéndolo siempre que sea posible por el lado del coche que recibe la corriente, para así evitar ser atropellado por el mismo. Si no puedes bajarla, se recomienda usar algún tipo de objeto largo y punzante para hacer palanca y romperla, ya que a golpes es más complicado. Si no fuese posible, la siguiente opción pasa por abrir la puerta, algo que no es tan fácil como parece, ya que el agua de fuera la está empujando hacia adentro, y hasta que no se iguale la presión interior con la exterior, cosa que sucede a medida que se inunda el habitáculo, será casi imposible de abrir. Además, en el caso de salir por la puerta deberás hacerlo en la dirección de la corriente, por lo que corres el riesgo de que el vehículo te golpee.

Finalmente, la alternativa menos recomendable, según afirma el propio Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, es sacando el parabrisas delantero empujándolo con los pies, algo muy complicado. Pero además, lo más seguro debido al peso del motor, es que cuando el coche está siendo arrastrado se oriente con el morro hacia la corriente, por lo que una vez que el parabrisas esté fuera el habitáculo se inundará rápidamente, corriendo el riesgo de ser ahogados. Por último, una vez que hayas conseguido salir, espera en el techo del vehículo a que llegue la ayuda.

Fuente: Guardia Civil | ABC

Lee a continuación: La Guardia Civil podrá analizar las llamadas de nuestro móvil si sufrimos un accidente de tráfico

Ver todos los comentarios 0