Cuando usamos el navegador del coche, nuestro cerebro “desconecta” el sentido común

 |  @sergioalvarez88  | 

Hemos visto multitud de casos. Los camiones de Europa oriental que acababan perdidos en un pueblo de La Rioja, la señora que viajó desde las afueras de Bruselas al centro vía Croacia o los turistas japoneses que acabaron con su coche de alquiler en un lago. El denominador común es que estaban siguiendo ciegamente las instrucciones del navegador, ignorando completamente su sentido común. Un estudio publicado en Nature Communications por varios expertos en neurociencia ha demostrado que nuestro cerebro desconecta el “sentido común” cuando sigue a pies juntillas las instrucciones que le dicta un GPS.

Como se suele decir… “el sentido común es el menos común de los sentidos”.

El estudio ha experimentado con 24 sujetos, a los que se les ordena navegar por el intrincado laberinto que son las calles del centro de Londres, mientras se monitoriza su actividad cerebral. Cuando estos mismos sujetos navegan siguiendo las instrucciones del GPS por las mismas calles, las partes del cerebro que gobiernan la orientación y que monitorizan el entorno están prácticamente apagadas. Esta desconexión mental también ocurre en la gente que usa el navegador para seguir rutas habituales, que repite decenas de veces. No recuerdan calles o desvíos cuando les quitamos la ayuda del navegador.

El navegador GPS es fundamental cuando no conocemos ciertas zonas, o si tenemos el tiempo justo. Pero nunca deberíamos usarlo en nuestra propia ciudad, o al menos, deberíamos esforzarnos en conocer algo más el entorno que nos rodea. Personalmente, aprendí a moverme por Madrid cuando pasé a circular en moto en vez de en coche. La imposibilidad de usar el navegador te obliga a prestar atención, a memorizar trayectos y a usar el sentido de la orientación. Nada de eso ocurre si confiamos ciegamente en el navegador, y en más de una ocasión, podemos incluso tener un susto. Además, estaremos más alerta y despiertos, menos distraídos.

Si queremos mejorar nuestra percepción espacial o conocer una nueva ciudad, dejemos los GPS a un lado.

Puedo contar una experiencia personal en este momento. En casa de un amigo, en un pueblo de Cantabria, la ruta recomendada por el GPS era un camino destrozado y complicado para un turismo convencional, frente a una ruta ligeramente más larga atravesando las calles asfaltadas de la pequeña población. La lógica manda en el segundo caso, pero por desconocer el camino opté por seguir ciegamente el navegador. ¿Resultado? Una rueda pinchada. No fue nada grave, y mi coche tenía rueda de repuesto, pero en el Valle de la Muerte, esta falta de sentido común puede terminar contigo haciendo honor al nombre del lugar.

El hipocampo es la zona del cerebro donde se concentra la actividad relacionada con la memoria y la navegación, un centro de lógica y cálculo. En ciudades con un diseño complicado, como Londres, la actividad cerebral de un taxista es superior a la de alguien que va caminando, pensando en sus cosas. También es muy superior a la de un conductor de un autobús, que sólo sigue una ruta predefinida. En ciudades como Nueva York se ha detectado menor actividad en el hipocampo: su mapa es una cuadrícula, y la mayor parte de decisiones se pueden simplificar en “seguir recto”, “girar a la izquierda” o “girar a la derecha”.

Fuente: The Guardian
En Diariomotor:

Lee a continuación: Desmontando mitos: ¿Tenía realmente el primer Dodge Viper un motor de camión?

Ver todos los comentarios 1
  • almafuerte

    Es lo mismo q nos decía un profesor de matemáticas en mi niñez. “Si empezáis a usar la calculadora se hos olvidará como hacer cálculos mentales”
    Con el navegando pasa lo mismo, no miramos por donde vamos sino por donde nos dice q vallamos.
    Y lo de no poder usar el GPS en la moto… Llevo dos motos distintas y en ambas encontré la manera de poner el navegando del móvil cómodo y fácil de leer. Es q no le hice ningún caso a ese profesor.