Así es como París está plantando cara a la contaminación y la razón por la que debes amar y a la vez temer al etiquetado de emisiones español. Foto 1 de 2.