CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Legislación

3 MIN

Peajes de viñeta en España: ¿los veremos en nuestras carreteras?

Javier López | @jlopezbryan96 | 25 May 2021
Vignette 2019
Vignette 2019

La situación en España respecto a los peajes no es ni muchísimo menos alentadora, sobre todo teniendo en cuenta las propuestas de establecer este sistema en carreteras en las que hasta la fecha estaban eximidas de aplicar dicho cobro. Sin embargo, el contexto podría cambiar -suscitado por la situación que están experimentando los peajes actuales- de manera fulgurante y radical tras aplicar en nuestras autopistas un sistema que lleva en vigor desde hace tiempo en otros países: los peajes de viñeta.

Seguramente nunca hayas oido hablar de esta solución puesto que se aplica, como ya se ha mencionado, en muchos otros países entre los que no está el nuestro. Sin embargo, es un tipo de peaje que de llegar a España podría suponer el fin de diferentes inconvenientes que acarrea el sistema actual, beneficiando especialmente a aquellos conductores que recorren largas distancias con asiduidad.

¿Qué son los peajes de viñeta?

Como su propio nombre deja entrever, estamos ante un adhesivo que se coloca en el parabrisas como si de la etiqueta medioambiental de la DGT se tratase. Este peaje de viñeta es necesario comprarlo y su uso está destinado para los vehículos con un peso inferior a los 3.500 kilos, entre los que se incluye también a las caravanas.

La principal diferencia entre este sistema y un peaje al uso radica en que no existe ningún control o mantenimiento, ni cabinas en medio de las autopistas; es tan simple como mostrar la pegatina. Aunque eso sí, de querer rehusar de esta variante y que nos cacen circulando igualmente puede implicar una cuantiosa multa que nos hará replantearnos si realmente no nos hubiera merecido la pena pagar el peaje de viñeta.

Como hemos dicho, es una solución que aporta importantes ventajas a aquellos que realicen largos viajes con regularidad, sobre todo porque, en función de diversos factores, tan solo tendremos que afrontar un pago para usar la autopista tantas veces como necesitemos -o queramos- durante un periodo de tiempo concreto.

El desembolso a realizar fluctuará dependiendo de varios aspectos. Primero por el país en el que se adquiera la viñeta, puesto que cada Gobierno estipula los pagos a realizar y no son iguales en Austria que en Bulgaria, por poner dos ejemplos en los que este sistema está vigente.

Otro punto a tener en cuenta es el periodo de tiempo por el que queramos la viñeta. Al igual que sucede con otros apartados de este sistema, todo depende del país en el que lo solicitemos, aunque por norma general el periodo mínimo es de entre diez días y dos semanas, y el máximo entre dos meses y un año.

Por ejemplo, en Austria tendremos que afrontar un pago mínimo de 8,80 euros por un peaje de viñeta vigente durante diez días que asciende hasta los 25,50 euros en caso de que queramos disfrutar de este sistema durante dos meses. En Eslovaquia podremos adquirir un peaje de viñeta por un máximo de un año después de desembolsar 50 euros, mientras que uno de diez días costará 10 euros y uno de un mes 14 euros.

Veremos cómo evoluciona su supuesta aplicación en España, donde aún está por determinar que el peaje de viñeta pase a ser un sistema plausible. Sea como fuere, podríamos estar ante la solución a ese problema que acarrean los peajes tradiciones y que podría evitar su temible extensión por otras vías.