Imprimiendo pistones con impresora 3D para un coche deportivo de 700 CV

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 
Pistones Impresion 3d Porsche 05

La impresión 3D o, mejor dicho, la fabricación aditiva, supone una auténtica revolución para industrias como la del automóvil. Lo habitual en un coche de producción es que existan técnicas más económicas y escalables para producir componentes. Pero Porsche ha hallado en la impresión 3D la clave para producir pistones optimizados, para alcanzar un mayor rendimiento en un coche deportivo de altos vuelos, de 700 CV de potencia, el Porsche 911 GT2 RS. Ahora bien, ¿por qué la impresión 3D es la solución ideal para producir un componente crítico en el motor de un coche, y aún más en un deportivo, como son los pistones?

Impresión de pistones con impresora 3D

La fabricación aditiva ha permitido a Porsche producir pistones optimizados que, únicamente por su diseño, pueden contribuir a desarrollar 30 CV de potencia más. El diseño de pistón de Porsche es más ligero que un pistón forjado y su refrigeración es más sencilla gracias a unos conductos que no podrían haberse introducido en el pistón empleando las técnicas de fabricación tradicionales.

La fabricación aditiva es la solución ideal para producir componentes que necesitan una optimización del diseño que va más allá de lo que permiten las técnicas de producción tradicionales

La impresión 3D de pistones de Porsche se basa en el empleo de un fino polvo de metal de gran pureza, que se une en capas sometido a la acción de un láser. Pensemos que la impresión 3D facilita, primero, la creación de estructuras complejas, que no serían posibles mediante mecanizados y forjados. Pero también facilita que los ingenieros desarrollen componentes que, gracias a estas estructuras complejas, pueden optimizarse mucho más, por ejemplo en términos de aligeramiento.

Pistones Impresion 3d Porsche 04

Como os decimos, la fabricación aditiva no es la solución ideal para producir cualquier componente, sobre todo existiendo técnicas más sencillas y económicas. Pero sí puede ser la solución ideal para producir componentes muy concretos, en los que la optimización ha llegado a diseños que no podrían producirse empleando técnicas tradicionales y, sobre todo, en tiradas limitadas y cortas. De ahí que Porsche llegase a la conclusión de que imprimir pistones 3D para el Porsche 911 GT2 RS era la solución más adecuada.

La impresión 3D está resultando de gran utilidad, sobre todo, para la producción de piezas únicas o en series muy limitadas, como componentes para clásicos y prototipos, y también para los procesos de mejora continua de las fábricas

Porsche está produciendo también unas 20 piezas para sus clásicos. Componentes descatalogados, que gracias a la impresión 3D pueden volver a producirse para mantener en perfecto estado a un coche clásico. También se están produciendo otros componentes, en vehículos de serie, mediante impresión 3D, como estructuras para asientos deportivos.

No obstante, la aplicación más extendida de la impresión 3D en la industria del automóvil se está dando, primero, en la producción de prototipos, que emplean piezas únicas y, sobre todo, en los procesos de ingeniería que se llevan a cabo a pie de línea. La impresión 3D está siendo de gran ayuda en los procesos de mejora continua que se llevan a cabo en fábricas de todo el mundo, desde las que producen utilitarios para todos los públicos, a las que ensamblan hiperdeportivos al alcance de unos pocos.

Más imágenes de los pistones de impresión 3D de Porsche:

Ver todos los comentarios 2