CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

3 MIN

La solución con la que te olvidarás para siempre de los líquidos pre-ITV

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 16 Dic 2021
Itv Gases Trucos  03
Itv Gases Trucos  03

La prueba de gases de la ITV es uno de los más temidos adversarios de cualquier coche diésel entrado en años. Especialmente de coches turbodiésel fabricados en las últimas dos décadas, muchos de los cuales acumulan kilometrajes muy elevados y cuentan con sistemas de inyección y anticontaminación cansados y en estados mejorables. En muchas ocasiones, suele recurrirse a aditivos "pre-ITV", muy habituales en gasolineras. Estos aditivos no son milagrosos, y en este artículo quiero contaros la solución con la que podréis olvidaros de ellos. Además, es gratuita.

No pretendo con este artículo desbaratar la industria de los aditivos ni impediros comprar estos productos. Lo que quiero decir es que por sí solos, no obran milagros. Solo en grandes concentraciones, y solo si se combinan con otra serie de actuaciones serán efectivos. Esta serie de actuaciones, por decirlo finamente, consisten en expulsar por la fuerza toda la carbonilla y hollín que se acumula en el sistema anticontaminación del vehículo. Decenas de miles de kilómetros de hollín, que salen expulsados de golpe en la prueba de gases de la ITV.

Tu coche no sufrirá daños por revolucionarlo un poco más.

La prueba de opacidad consiste en medir la cantidad de partículas contaminantes que produce nuestro vehículo, y para comprobarlo, se acelera el vehículo en vacío, hasta el corte de encendido. Si el coche no suele circular a ritmos alegres habitualmente, se conduce de forma suave o solo hace ciudad, el hollín acumulado posiblemente haga que suspendamos la prueba de gases. Lo mismo ocurrirá, dicho sea de paso, si nuestro filtro de partículas está muy saturado y nuestra EGR está atragantada de carbonilla. Por fortuna, existe una solución.

La puesta a punto "italiana"

Y esa solución, como ya sabéis por otros artículos, es la puesta a punto italiana. Antes de ir a la ITV, conduce durante unos 15 minutos y asegúrate de que el aceite del motor está a temperatura de servicio. Entonces, revoluciona el motor en marchas cortas, da unos cuantos acelerones y no te cortes en llevar el motor hasta la zona roja del cuentavueltas. El trayecto a la ITV es ideal para hacer esto, pero puede también ser una buena idea elegir una ITV más lejana, y poder llevar a cabo todo este proceso de camino a la línea de inspección.

Estos acelerones deben hacerse con el aceite a temperatura de servicio. No lo hagas si no llevas al menos 15 minutos circulando.

Mantener el motor diésel a un régimen elevado pero constante también ayudará a que el filtro de partículas queme sus depósitos y el sistema anticontaminación pueda hacer su trabajo adecuadamente. Esto forzará la expulsión de gran parte del hollín acumulado, y con toda seguridad hará que la prueba de gases de la ITV la pases con nota. No obstante, también debes recordar que si tus inyectores están en mal estado, tu filtro de partículas está en las últimas o tu admisión está rellena de carbonilla, ni estos acelerones ni el líquido pre-ITV harán milagros.