CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Coches eléctricos

4 MIN

Las ruedas sin aire de la NASA llegan pronto de Marte, a tu bicicleta, y a tu coche eléctrico

David Villarreal | @davidvillarreal | 22 Jun 2021
Ruedas Sin Aire Smart Tire Company 05
Ruedas Sin Aire Smart Tire Company 05

Imagina desplazarte con tu bicicleta, o tu coche eléctrico, con ruedas sin aire, con tecnología similar a los vehículos de exploración espacial de la NASA. Durante más de un siglo, nos hemos desplazado en vehículos equipados con neumáticos que, más allá de los avances y las mejoras que han recibido durante todo este tiempo, responden a una idea sencilla, e infalible, la de una estructura toroide de caucho inflada de aire. Durante más de un siglo la humanidad también ha tenido que afrontar situaciones tan desagradables como pinchar un neumático. De ahí que durante este tiempo hayan surgido diferentes soluciones para crear neumáticos antipinchazos, como los famosos neumáticos run-flat.

La carrera espacial ha propiciado el desarrollo de ruedas que se enfrentan a condiciones tan extremas como las que han tenido que afrontar los vehículos de exploración espacial Curiosity y Perseverance en Marte, abandonando el caucho, optando por aleaciones específicas para tal misión, e incluso por un diseño de radios curvos.

En la Tierra, el neumático sigue siendo la solución perfecta, para tu bicicleta, para tu coche de combustión interna o eléctrico. Si la solución actual funciona, ¿por qué cambiarla?

La carrera espacial y el desarrollo de vehículos de exploración como Curiosity y Perserverance han propiciado el desarrollo de ruedas sin aire para los vehículos que utilizamos aquí en la Tierra

16
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Ruedas sin aire y sin pinchazos

The Smart Tire Company se ha inspirado en los vehículos de exploración espacial para crear una suerte de ruedas, sin aire y, por ende, sin pinchazos, para los vehículos en los que nos desplazamos aquí en la Tierra. Para ello han empleado una combinación de tecnologías y aleaciones que permiten recubrir una llanta con una estructura conformada por una suerte de aleaciones que, según la propia compañía, "es tan elástica como el caucho y tan resistente como el titanio".

De manera que son capaces de amortiguar las irregularidades del terreno, dotar al vehículo en cuestión de una buena capacidad de tracción, resistir el paso del tiempo y los kilómetros y estar siempre plenamente funcionales sin sufrir pinchazos.

Lo cierto es que esta tecnología suena prometedora. Más aún, si cabe, cuando esta empresa anuncia que sus ruedas sin aire estarán disponibles en el mercado en 2022 para los ciclistas y poco después para la industria del automóvil.

Una estructura de aleaciones metálicas permitiría, según sus creadores, obtener las propiedades de un neumático de caucho, de adherencia, flexibilidad y resistencia

La realidad es más compleja. Y del proyecto que se ha anunciado, a verlo materializado en la calle y, lo que aún es más importante, en nuestras bicicletas, y nuestros coches, aún hay muchas dudas que resolver. Un vehículo de exploración espacial, que ha de moverse por un terreno árido y escarpado, a una velocidad reducida, en una atmósfera hostil, ha de prescindir de neumáticos y requiere de ruedas tan complejas como estas.

Pero aquí, en la superficie terrestre, necesitamos de ruedas que cumplan con unas prestaciones determinadas, adherencia, baja resistencia a la rodadura, confort, velocidad y ajustarse a un presupuesto determinado. ¿Serán capaces de cumplir con todas ellas?

Su encaje en los vehículos que utilizamos aquí en la Tierra es dudoso, pero podrían encontrar su utilidad en servicios de bicicletas compartidas, coche eléctricos compartidos y vehículos autónomos urbanos

De ahí que el futuro de The Smart Tire Company se dibuje, sobre todo, en aplicaciones muy concretas. Es probable que no sea la opción más adecuada para el ciclista ocasional, ni para el que utiliza la bicicleta como medio de transporte, ni tampoco para el que pueda hacer un uso deportivo de la bicicleta, ¿pero no sería la opción más adecuada para servicios de bicicleta compartida? ¿No nos evitaría el problema de coger una bicicleta compartida y encontrarnos con que está pinchada o, en el mejor de los casos, con el sillín invertido, cuando algún buen samaritano ha advertido de que esta bicicleta está fuera de servicio? (Popular Mechanics)

The Smart Tire Company pretende dar también el salto al coche eléctrico. Y aquí, de nuevo, encontramos las dificultades de un producto como este y el nicho en el que podría funcionar. La primera dificultad, el marco regulatorio, que verifique su funcionalidad y permita su utilización. Los nichos a los que podría dirigirse, los de la miríada de coches compartidos que están conquistando las calles de nuestras ciudades, e incluso los servicios de transporte de mensajería y pasajeros que, sin conductor, llegarán muy pronto.

Más imágenes de las ruedas sin aire de The Smart Tire Company: