CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

4 MIN

Tesla vende como nuevos sus coches de prueba equipados con baterías de 2017: ¿todo vale para cumplir objetivos?

Elena Sanz Bartolomé | 21 Dic 2021
Prueba Tesla Model 3 Performance 10
Prueba Tesla Model 3 Performance 10

Cuando se acerca el final de año, son muchas las marcas que, de una forma u otra, intentan incrementar su número de ventas para cumplir con los objetivos trimestrales y anuales. Algo que suele traducirse en ofertas o descuentos que benefician al conductor… a no ser que lo que quieras comprar sea un Tesla Model 3.La compañía de Elon Musk está vendiendo como nuevos modelos de pruebas que, además, están equipados con baterías de 2017.

Como apuntábamos antes, las marcas están poniendo todo de su parte para que, cuando 2021 eche el cierre, los inventarios estén al mínimo y esto ayude a mejorar sus finanzas. Tesla no es ninguna excepción, pero lo que sí es extraordinario es el método que está empleando para vender unidades del Tesla Model 3 en Estados Unidos: ofrece, en el apartado de modelos nuevos, vehículos de prueba y de demostración que tienen poco más de 1.600 kilómetros y baterías de hace cuatro años.

39
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Una pérdida del 12%

Ha sido el usuario de Twitter Seth Horowitz uno de los primeros en encontrar ejemplos en Denver, Los Ángeles, Miami, Portland e, incluso, Honolulu. Ejemplares de Tesla con un precio apenas inferior al que tiene un modelo nuevo y con la siguiente declaración que les exime de cualquier responsabilidad: “Las cifras de autonomía pueden ser hasta un 12% más bajas debido a la antigüedad de la batería”. Y, a continuación, un enlace con más información.

Si hacemos click, nos encontramos con la única explicación que ha llegado por parte de Tesla: “Este coche se ha hecho con un paquete de baterías de 2017 que era nuevo cuando se fabricó el vehículo. Sin embargo, las celdas tienen una capacidad reducida debido a su antigüedad y pueden experimentar una reducción de hasta el 12% en su autonomía”. Un texto que deja lugar para muchas dudas. Las baterías eran nuevas cuando se fabricó el vehículo: ¿cuál? ¿Uno de 2017 o el Tesla Model 3 que la marca asegura ser de 2021?

¿Media garantía?

Puede que esta sea una forma de regatear los problemas en la cadena de suministro que todas las marcas están sufriendo debido a la crisis de los semiconductores. Tesla tendría modelos listos para ser vendidos de manera inmediata, pero ¿todo vale para alcanzar sus objetivos? Lo cierto es que optar por un Model 3 con baterías de 2017 tampoco supone un gran ahorro: en los ejemplos de Miami, la diferencia es de 1.390 euros.

A esto hay que añadir que las baterías ya tienen cuatro años. Esto supone la mitad del período de garantía que Tesla ofrece para este componente (ocho años o 160.000 kilómetros): si dentro de ese plazo la capacidad cae hasta el 70%, la marca californiana proporcionar un nuevo paquete. ¿Cómo gestionará esto teniendo en cuenta que el propio fabricante ya avisa de una pérdida del 12%?

Lo cierto es que las baterías y la autonomía siempre han sido un factor limitante a la hora de comprar un coche eléctrico, incluso con las cifras actuales. Razón por la que la estrategia de Tesla de debilitar el talón de Aquiles de estos modelos parece un plan con demasiadas fisuras.

Vídeo destacado del Tesla Model 3