¿Qué es Valeet? Madrid estrena servicio de aparcacoches vía app

 |  @HerraizM  | 

La ciudad es un entorno poco, muy poco, amigable para el uso de nuestro coche y no, no hay vuelta atrás, ya nunca lo será y medidas como el cierre de ciertas calles y otras restricciones a la circulación no ayudan, evidentemente, a ello, encaminándonos a un futuro en el que no podrás ir en tu coche a tu restaurante céntrico favorito. En medio de este oscuro porvenir, de nuevas soluciones a la movilidad urbana, aparece una nueva aplicación dispuesta a hacernos más fácil eso de convivir con el coche en la ciudad, focalizada en Madrid, bautizada como Valeet y dispuesta a ofrecernos un servicio de aparcacoches a un precio comedido.

Por ahora Valeet sólo está disponible en Madrid pero en 2017 llegará también a Barcelona

Esta aplicación está disponible tanto para Android como para iOs y sus servicios tienen un precio de 5 euros a la hora, ascendiendo a un máximo de 25 euros al día, pero… ¿cómo funciona exactamente?

Una vez estamos registrados en la aplicación debemos informar de la zona céntrica a la que nos dirigimos, teniendo en cuenta que la aplicación sólo opera en los madrileños barrios de Malasaña, Recoletos, Justicia y Salamanca. Una vez llegamos a nuestro destino nos esperará un operario de la aplicación, uniformado e identificado gracias a un código de seguridad que sólo ellos conocen.

Este aparcacoches se encargará de llevar nuestro coche hasta un parking privado y nos lo devolverá cuando así lo solicitemos con la aplicación, pudiendo escoger un lugar de recogida diferente al de la entrega.

Curiosamente además los operarios de la aplicación se desplazan hasta nuestra ubicación, en el momento de la recogida del coche, en un patinete plegable, una solución de movilidad urbana que, recordemos, también ha explorado Peugeot.

¿Y si le ocurre algo a nuestro coche mientras los operarios de Valeet se desplazan con él? AXA Seguros se encarga de asegurar, hasta 1 millón de euros, nuestro coche durante este servicio.

Lee a continuación: Red Terror: la historia del primer coche en la Antártida, un incombustible Volkswagen Beetle rojo