CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

3 MIN

Vender piezas usadas, la tabla de salvación a la que se aferran las marcas de coches

Elena Sanz Bartolomé | 30 Nov 2022
Cuadro De Mandos Digital Citroen Bx Digit
Cuadro De Mandos Digital Citroen Bx Digit

Recurrir a repuestos de segunda mano es, a veces, una buena fórmula para reparar tu coche o, incluso, para cambiar alguna de sus piezas. Este proceso requiere tiempo para encontrar la pieza: puedes tener suerte y dar con ella en alguna plataforma de compra-venta, pero si no es así hay que ir a un desguace y buscar en persona: pocos son los que cuenta con un inventario al que acceder cómodamente desde tu casa. Citroën quiere cambiar las normas de ese juego y ya ofrece piezas usadas, que puedes comprar online con la garantía de la marca francesa. Así funciona Citroën B-Parts.

Hace unas semanas, Citroën lanzó Citroën B-Parts: un catálogo de componentes usados que incluye más de cinco millones de repuestos. Para ello se han basado en una de las filiales de Stellantis: B-Parts, que según el grupo automovilístico es “el líder europeo en la distribución online de piezas de vehículos usadas”.

¿Cómo funciona Citroën B-Parts?

Los repuestos están clasificadas en siete familias, que van desde motor hasta carrocería, pasando por los airbags, la electrónica y la electricidad, el interior, el alumbrado o la suspensión. El público al que se dirigen son tanto conductores particulares como talleres autorizados de Citroën y ya está activo en varios países europeos (Alemania, España, Francia, Portugal, Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Austria, Finlandia, Dinamarca, Lituania, Noruega, Suecia y Suiza).

¿Cómo funciona? Basta con introducir el nombre del modelo o la matrícula para acceder a las piezas disponibles para ese vehículo en concreto. El sistema también permite crear un sistema de alertas para que el usuario reciba una notificación cuando la pieza que busca vuelva a estar disponible. Y no sólo han puesto el foco en modelos nuevos, también en aquellos que ya no forman parte del mercado e, incluso, en clásicos como el Citroën 2CV.

Citroën B-Parts ofrece una garantía de 12 meses en cada una de las piezas vendidas y si el conductor no está conforme con su compra, tiene un plazo de catorce días para devolver las piezas.

La legislación en España

Su objetivo es ayudar a los propietarios a arreglar sus vehículos a un precio reducido y accesible. La iniciativa de Citroën, no obstante, puede encontrarse con algún hándicap: en España, por ejemplo, el Real Decreto 1457/1986 que regula las reparaciones que se llevan a cabo en los talleres establece una serie de obligaciones para estos procesos: una de ellas es que todas las piezas de repuesto deben ser nuevas.

Eso sí, como buena norma, tiene sus excepciones. Según el Artículo 9, si el cliente acredita su conformidad por escrito, el taller podrá emplear piezas reacondicionadas o reconstruidas por el fabricante del vehículo, por los servicios autorizados por él o por industrias especializadas autorizadas expresamente por el Ministerio de Industria y Energía. El taller no sólo deberá informar al cliente, también asumirá su idoneidad y garantía.

Habría una segunda posibilidad: cuando se den una serie de circunstancias extraordinarias como, por ejemplo, por una razón de urgencia justificada, por tratarse de elementos de modelos que se han dejado de fabricar y no figuran en las existencias normales de los almacenes de repuestos o por cualquier otra razón aceptada por el usuario, siempre y cuando no afecte a elementos activos o conjuntos de los sistemas de frenado, suspensión y dirección del vehículo. En este caso, el taller tendrá que asumir la responsabilidad, por escrito, del buen estado de los repuestos usados.