Modelos de la marca Citroën

Citroën es un constructor automovilístico de origen francés fundado en el año 1919 por André Citroën. Se trata de uno de los fabricantes históricos en Europa por tener en su trayectoria el desarrollo de modelos y tecnologías que en su momento supusieron un importante hito en la industria del automóvil. Tanto en el pasado como en su historia reciente, Citroën siempre se ha caracterizado por ser una firma de espíritu vanguardista que destaca entre el resto de fabricantes generalistas en la puesta por conceptos y diseños rompedores o cuanto menos adelantados a su tiempo. Citroën es una de las marcas generalistas con mayor presencia en el mercado europeo y rival directa de otros fabricantes como Renault, Ford, Peugeot, Toyota, etc. Desde el año 1976 pertenece al grupo francés PSA que también controla a otros fabricantes como Peugeot, DS u Opel – esta última adquirida este mismo año 2017 -. Uno de los cambios más importantes vividos por Citroën en los últimos años ha sido el lanzamiento de la firma premium DS buscando recuperar la imagen de lujo y sofisticación del Citroën DS “Tiburón”, un proyecto que primero comenzó como submarca bajo el sello Citroën, pero que actualmente se mantiene en el mercado como firma independiente.

¿A qué grupo pertenece Citroën?

El fabricante Citroën pertenece al grupo francés PSA desde el año 1976. Este grupo es en la actualidad el segundo más importante del sector automovilístico en Europa teniendo entre sus firmas más destacadas las ya citadas Peugeot y Citroën, además de DS y la recientemente adquirida Opel que hasta ahora formaba parte de General Motors. PSA cuenta con importantes colaboraciones en el uso compartido de plataformas y mecánicas con otros fabricantes, siendo recientes los acuerdos con Ford para el desarrollo de mecánicas diésel (ya cesado), con Mitsubishi para la fabricación de los primeros modelos eléctricos de Peugeot y Citroën y vehículos todocamino (todavía vigente) o con Opel para la fabricación de vehículos comerciales y SUV (el más reciente). La reciente adquisición de Opel por parte de PSA forma parte de una estrategia de crecimiento y mejora de la competitividad en mercados clave para el grupo como Europa y Asia, siendo además España uno de los motores del grupo en materia de fabricación de vehículos con 3 factorías asentadas en nuestro país: Vigo, Villaverde y Figueruelas.

Historia de Citroën

En el año 1919 fue fundada Citroën. La fundación de la firma nace tras el viaje de André Citroën a Estado Unidos, quién quedó fascinado con Ford y la metodología de Henry Ford para la fabricación de coches en serie, un sistema que permitía reducir de forma sensible los costes, además de permitir un ritmo de fabricación impensable hasta la fecha. De este modo, cesada la Primera Guerra Mundial, la fundación de Citroën se produce a través de los conocimientos y experiencias adquiridos por André Citroën para crear en Francia su propia fábrica de automóviles. El primero modelo producido por Citroën se denominó Tipo A, siendo éste el primer automóvil fabricado en serie en Europa. Además de su bajo coste, el Tipo A consiguió ser un éxito en el mercado gracias a la incorporación de elementos como el encendido eléctrico.

Durante las primeras décadas Citroën se convierte en un fabricante reconocido en Europa por sus ideas adelantadas a su tiempo, sobre todo en una industria automovilística que comenzaba a recorrer sus primeros pasos tras el gran conflicto bélico. De este modo, Citroën también capitaneó avances tan importantes como el uso de carrocerías fabricadas en acero, un diseño revolucionario ya que sus competidores todavía construían las carrocerías empleando madera. Citroën además siempre apostó por la practicidad y la fiabilidad de sus modelos, algo que la firma siempre defendió con numerosas incursiones y safaris por desiertos como el Sahara para hacer ver su superioridad tecnológica.

Sin embargo Citroën siempre tuvo un problema como empresa que no era otro que los escasos beneficios que obtenía de sus productos fruto de unos altos costes de innovación y producción y unas tarifas de venta bastante bajas. Esto llevó al fabricante a una situación límite en el plano económico que terminó con Pierre Michelin tomando el control de la marca pese al desarrollo del también revolucionario Citroën Traction Avant.

Desde la toma de control de Citroën por parte de Michelin la firma francesa vive momentos gloriosos, especialmente en la primera parte bajo el paragüas de Michelin y sobreviviendo a la Segunda Guerra Mundial, desarrollando modelos de gran éxito comercial como el Citroën 2CV en 1948 o el vanguardista Citroën DS en 1955 que con su suspensión hidroneumática o su dirección asistida supuso una revolución sin precedentes en la historia del automóvil. También cabe destacar que Citroën adquirió Maserati en el año 1967, compra que tuvo como máximo exponente el también revolucionario en su tiempo Citroën SM. Sin embargo, las ventas de Citroën y los beneficios de Citroën comenzaron a reducirse ante una competencia feroz en Europa durante los años 60, lo que llevó a la marca a buscar liquidez en el exterior culminando con la adquisición por parte de Peugeot.

Tras la operación de compra en 1976, Peugeot y Citroën pasaron a dar forma al grupo PSA. Este grupo más tarde vendería Maserati a De Tomaso en 1975, al igual que también reestructuraría por completo la línea de productos de Citroën para buscar una mayor rentabilidad a costa de contener las inversiones en revolucionarias ideas y diseños. De este modo Citroën y Peugeot comenzaron a desarrollar modelos de forma conjunta, tanto a nivel de plataforma, como mecánicas y tecnología, lo que llevó a la marca Citroën a romper de forma drástica con su anterior línea vanguardista. Hubo que esperar hasta finales de los años ’80 – principios de los ’90, para que Citroën volviese a resurgir como fabricante verdaderamente independiente en el apartado estilístico y en tecnología. De esta primera etapa en colaboración con Peugeot merecen reconocimiento los modelos Citroën GS, CX, XM o Xantia, siendo este último una de las berlinas que todavía sigue demostrando hoy el potencial de su tecnología de suspensión gracias al Citroën Xantia Activa y su imbatible estabilidad.

La segunda etapa de Citroën en PSA puede ubicarse con el cambio de denominación para sus modelos a comienzos del nuevo siglo, abandonando los nombres específicos como Xsara y las anteriores letras como ZX. De este modo la gama pasa a estructurarse bajo la letra “C” más un número: C1, C2, C3, C4… la llegada de nuevas variantes se acomoda incluyendo denominaciones como C4 Picasso, C5 Tourer o C3 Pluriel entre otros. En la actualidad se mantiene esta estructura para la gama y Citroën mantiene un rol dentro del grupo PSA donde apuesta por el diseño vanguardista y muy diferenciado con respecto a sus competidores como es el caso del Citroën C4 Cactus donde destacan los peculiares Airbump. Recientemente la firma Citroën ha perdido uno de sus grandes símbolos históricos, la suspensión hidroneumática ha dejado de ser fabricada a pesar de sus grandes beneficios por culpa de unos altos costes y muy baja demanda. Aún así Citroën pretende seguir siendo líder en tecnología de suspensión con el nuevo sistema Progressive Hydraulic Cushions en el Citroën C5 Aircross.

¿Qué significa el logotipo de Citroën?

La historia del logotipo de Citroën se remonta a un periodo anterior a la fundación de lo que hoy conocemos como el fabricante de automóviles Citroën. Así, André Citroën visitó Polonia en uno de su viajes, trayecto donde descubrió un peculiar diseño de engranaje de madera que era usado en un molino de agua. Este diseño de engranaje helicoidal era toda una novedad por su ventajas en cuanto a menor generación de ruido y transmisión de fuerza que los convencionales engranajes rectos. De este modo André Citroën regresó a Francia donde tras adquirir la patente del diseño fundó un taller especializado en engranajes basados en el diseño helicoidal, diseño que empleó para crear el logotipo del taller donde quedaría reflejado el dibujo de estos engranajes con dos chevrones enmarcados en una elipse. Rápidamente Citroën se hizo famoso en Francia y la joven industria automovilística comenzó a fijarse en los engranajes que André popularizó.

Coches clásicos de Citroën

Citroën 2CV (1948): fue fabricado entre 1948 y 1990 defendiendo una fórmula de vehículo de bajo coste apto para cualquier uso gracias a su sencillez, a lo robusto de su mecánica y carrocería y al diseño de sus suspensiones para soportar cualquier trato dentro o fuera de carretera. Es sin duda uno de los modelos más reconocibles de la marca cuya leyenda es similar a la del Volkswagen Escarabajo o el SEAT 600.

Citroën DS (1955): un vehículo de culto muy valorado entre los coleccionistas. Supuso una verdadera revolución desde su lanzamiento gracias al uso de tecnologías como la suspensión hidroneumática, la dirección asistida o los faros direccionales. Su diseño le llevó a ser conocido como Citroën “Tiburón” entre el gran público. Fabricado entre 1955 y 1975, el Citroën DS se convirtió en el modelo más lujoso jamás fabricado por Citroën y en el referente de su época, siendo el preferido de jefes de estado, altos dignatarios y grandes fortunas.

Citroën SM (1970): heredero del concepto de vanguardia tecnológica del DS, el SM supuso el proyecto más avanzado y posiblemente ambicioso de Citroën ayudándose de la recientemente adquirida Maserati para desarrollar la mecánica V6 de este Gran Turismo. El objetivo del Citroën SM era ofrecer en el mercado un nuevo hito tecnológico, algo que consiguió con creces, pero que dado su vanguardista planteamiento, su coste de adquisición y el periodo histórico en el que fue presentado marcado por la crisis del petróleo, terminó por ser cancelado. El Citroën SM fue fabricado entre 1970 y 1975 y a día de hoy es una pieza de coleccionista.

Citroën CX (1974): heredero del Citroën DS, nació en 1974 y se mantuvo a la venta hasta el año 1991. Su diseño y aerodinámica buscó ser una reinterpretación del concepto DS en unos tiempos más modernos que además tuvieron que convivir con la nueva etapa como parte del Grupo PSA. El CX fue el coche de lujo de Citroën por 18 años y consiguió vender más de un millón de unidades, siendo fabricado en la planta de Vigo entre otras fábricas en el mundo. Su habitabilidad y confort eran su principal reclamo, algo que se consiguió gracias a la dotación de amplias butacas que buscaban emular la comodidad de un salón y al uso de la suspensión hidroneumática que ya era una de las firmas más características de Citroën.

Logros en competición

Citroën es una de las marcas europeas más laureadas de la historia contando con gestas sumamente importantes en raids y rallys. De este modo Citroën tiene en su palmarés 5 campeonatos mundiales de Rally Raid en 1993, 1994, 1995, 1996 y 1997, añadiendo la victoria absoluta en 4 Rally Dakar en 1991, 1994, 1995 y 1996 haciendo uso del modelo Citroën ZX. También posee una de las trayectorias más importantes en el Campeonato Mundial de Rallies (WRC) habiendo conseguido 8 títulos mundiales de constructores y otros 9 títulos mundiales de pilotos. Sebastian Loeb es el artífice de estas victorias a los mandos de los modelos Citroën Xsara WRC, Citroën C4 WRC y Citroën DS3 WRC.

En estos momentos Citroën está involucrada en el Campeonato Mundial de Turismos (WTCC) donde encadena 3 campeonatos consecutivos de pilotos y constructores empleando un Citroën C-Elysée WTCC.

Citroën en España

Citroën, y por ende el Grupo PSA, está ligado a la industria automovilística española desde el año 1958 que se fundó la primera factoría de Citroën en Vigo, Galicia. Esta factoría es una de las más importantes del grupo francés y allí se producen diferentes modelos de Peugeot y Citroën, incluyendo modelos que no se comercializan en el mercado europeo y son directamente exportados a otros mercados. La segunda fábrica que inauguró Citroën en España fue en Villaverde, Madrid, en el año 1964, contando a día de hoy con la producción en exclusiva de un modelo tan importante para el fabricante en volumen de ventas como es el Citroën C4 Cactus que también es exportado a diferentes mercados en todo el mundo. Tras la adquisición de Opel por parte de PSA, también debemos incluir la fábrica de Figueruelas, Zaragoza, como parte del tejido industrial de Citroën en nuestro país ya que allí también está siendo fabricado el Citroën C3 Aircross que comparte plataforma y mecánicas con el también nuevo Opel Crossland X.

A futuro, uno de los aspectos más importantes para las inversiones de PSA en España está relacionado con el uso de plataformas modulares entre las marcas Peugeot, Citroën, DS y Opel, además de con la apuesta por la fabricación de variantes y coches eléctricos. En la factoría de Vigo ya se produce actualmente el primer vehículo eléctrico que es el Citroën Berlingo eléctrio, estando prevista la adjudicación de un modelo eléctrico para la planta de Villaverde.